17 de abril de 2016

Por tierras de descubridores, Cáceres 2ª Parte


En esta segunda entrega nos esperan destinos tan bellos y diferentes entre sí. Comenzaremos con una ciudad que es Patrimonio de la Humanidad, Cáceres. Seguiremos hacia una localidad que posee uno de los puentes más antiguos, bonitos y mejor construidos del país, Alcántara. Y finalizaremos en un lugar difícilmente imaginable, de cuento de hadas, de fantasía, Monsanto.

Situación de Cáceres

Itinerario completo de la ruta

Trujillo-Cáceres

Partimos de Trujillo con dirección a Cáceres todo ello por una estupenda autovía. Sobre las dos de la tarde llegamos al área de autocaravanas de Cáceres situada a la entrada de la población.

 Situación del área

 Parking al lado del área

Todas las plazas del área están ocupadas por lo que tenemos que estacionar a unos 50 metros donde también hay un buen número de autocaravanas. GPS del área: 39 28 50 N 6 21 59 W. Dispone de carga y descarga de aguas y es gratuita. Situada a unos 10 minutos andando de la Plaza Mayor.

 Área de autocaravanas de Cáceres

Plano turístico de Cáceres

Comemos tranquilamente viendo la lluvia caer y cuando veo que una autocaravana se marcha del área nos movemos y podemos conseguir una plaza en dicho área.
Después de descansar un rato nos ponemos en marcha hacia el casco antiguo de esta ciudad Patrimonio de la Humanidad.


 Plaza Mayor

En unos diez minutos llegamos a la Plaza Mayor de Cáceres una bonita Plaza aunque no nos gusta tanto como la de Trujillo que la consideramos más coqueta y más armónica.

 Torre de Bujaco

Aquí en la Plaza está también la oficina de turismo. Nos acercamos a ver los horarios de las visitas guiadas que en esta ocasión sí que es de pago y que cuestan 6 euros por cabeza. Las visitas no las hace la propia oficina de turismo sino que es una asociación de guías quienes hacen esta actividad. Pero la siguiente es mañana por la mañana. Lo que resta de tarde haremos una aproximación de la ciudad para mañana por medio de la visita recalcarlo más.

 Ayuntamiento de Cáceres

 Arco de la Estrella

Subimos las escaleras que nos conducen al arco de la Estrella. Un curioso arco realizado en la muralla con una inclinación para que puedan pasar y girar los vehículos.

 Arco de la Estrella

 Plaza de Santa María

Enseguida llegamos la la Plaza de Santa María de la que toma el nombre porque en este lugar se erige la concatedral de Santa María. Sacamos la entrada a la misma por un euro por cabeza y nos disponemos a ver este monumento.

San Pedro de Alcántara

 Interior de Santa María

A la entrada del monumento se dirije a mi un cura que me pregunta de donde somos. Al decirle que somos de Albacete me comenta que el Obispo que hay actualmente allí estuvo en Cáceres hasta que ascendió a Obispo. Entablamos una amigable conversación y finalizada la charla me dispongo a ver el interior del templo.



Es la Iglesia más importante de la ciudad y se construyó entre los Siglos XV y XVI. Lo que más nos llama la atención es su retablo del Siglo XVI realizado en cedro y pino.

 Capilla de los Blázquez

También es muy bonita la capilla de los Blázquez donde se expone el Cristo negro del Siglo XIV, además de unos curiosos sarcófagos.

 Vistas desde el campanario

Por unas sinuosas escaleras subo al campanario ya que no consigo localizar a Mati. Como me he entretenido hablando con el cura vamos cada uno por nuestra cuenta.



Las vistas de la ciudad desde aquí arriba son muy bonitas aunque hay que resguardarse de vez en cuando pues la lluvia y el viento son más intensos en estas alturas. Pero merece la pena realizar el esfuerzo de subir.

 Escalera de caracol del campanario


 Palacio de los Golfines de Abajo

Salimos de la Catedral y seguimos paseando por las empedradas callejuelas de Cáceres apareciendo ante nosotros infinidad de Palacios con sus torres y sus escudos heráldicos. Al ser domingo están todos cerrados por lo que nos tenemos que conformar con ver sus fachadas.

Iglesia de San Francisco Javier

Conforme vamos andando al doblar una esquina aparecen nuevos monumentos como el que se alza ante nosotros en la Plaza de San Jorge, la Iglesia de San Francisco Javier y a la derecha la Casa de Los Becerra.

San Jorge matando al dragón



Seguimos ascendiendo hacia la parte alta del casco antiguo de Cáceres bajo una fina pero persistente lluvia que nos está acompañando desde que hemos llegado.



Así llegamos a la Plaza de las Veletas donde destaca el Palacio del mismo nombre y que alberga el Museo de Cáceres que evidentemente también está cerrado.


Nos dejamos perder por las calles peatonales del casco antiguo de Cáceres donde está todo a mano y si te descuidas vuelves a pasar por los mismos lugares que hace un rato. Pero es una delicia pasear sin rumbo fijo e ir descubriendo bellos rincones y fachadas preciosas.



Las murallas rodean todo el casco antiguo y se conservan bastante bien y delimitan lo que es la parte más antigua de la ciudad.


Puerta del Río


Recorremos prácticamente todo el casco viejo de la ciudad aunque al ser festivo no podemos visitar nada excepto la concatedral. Mañana con la visita guiada terminaremos de conocer mejor la ciudad.


Casa árabe

Cuando pasamos por la Cuesta del Marqués vemos una casa-museo árabe del siglo XII donde se permite la visita a cambio de la voluntad por lo que pasamos a verla.


La tienen muy bien restaurada y llena de muchos elementos decorativos que hacen que su visita sea muy interesante. Además la chica explica el modo de vida de la casa de forma muy amena.



Poco a poco se va echando la noche encima y la ciudad cambia de cara y adopta esos tonos tan característicos y bonitos de este tipo de lugares cuando se iluminan de forma artificial.
Una vuelta por la parte nueva y comercial de Cáceres y vuelta a la auto a cenar y dormir ya que mañana por la mañana la volveremos a visitar.


 Iglesia de Santiago

Amanece un nuevo día igual de gris que el de ayer. Y parece que va a ser la tónica de este viaje. Tan solo nos hizo bueno el primer día, en el que llegamos a comer fuera de la auto. Ahora eso es inimaginable aunque en estas fechas esto es lo normal.

 Interior de la Iglesia

Nos ponemos de nuevo en ruta y hoy al ser Lunes encontramos abiertos los monumentos. Por eso nos asomamos al interior de la Iglesia de Santiago donde destaca el retablo en contraposición con la austeridad del resto del Templo.


 Jardines del Palacio de Carvajal

Como hasta las once de la mañana no empieza la visita guiada seguimos aprovechando para ver lugares que ayer estaban cerrados. Nos metemos en el Palacio de Carvajal donde también hay información turística de la ciudad y visitamos sus jardines donde destaca una higuera centenaria.


 Grupo haciendo la visita

Se hace la hora de la visita y vamos a la sede de la asociación de guías que está ubicada en la Plaza Mayor al lado del Ayuntamiento. Al final se forma un buen grupo y empezamos la visita guiada que durará entre hora y media y dos horas.


 Casa del Sol

Pasamos por la mayoría de los lugares que visitamos ayer tarde por nuestra cuenta, incluso nosotros vimos más que ahora. Pero la diferencia estriba en que ahora nos va contando la guía la historia de los monumentos al tiempo que nosotros preguntamos a ella nuestras dudas.

 Iglesia de San Mateo

Torre de las Cigüeñas

Al único lugar que se puede acceder con la guía es a la concatedral de Santa María pero como nosotros pasamos ayer tarde no volvemos a entrar y nos entretenemos en un taller de madera mientras el grupo visita el monumento.


A las dos horas de empezar la guía la misma termina y casi damos gracias a ello pues la mañana es bastante desapacible con bastante aire y una ligera lluvia.
Nos vamos hacia la auto a comer poniendo fin a la visita a Cáceres una ciudad muy bonita sobre todo el casco antiguo que merece la pena patear a conciencia.
Sabemos que nos ha quedado bastante por ver como el interior de algunos Palacios o algún museo, pero es que la ruta continua y no nos podemos entretener más tiempo.

Itinerario Cáceres-Alcántara

Después de comer, tirar y cargar aguas ponemos rumbo a la localidad de Alcántara famosa por su puente romano.

Parking del puente y pernocta

Parking en el puente

Llegamos a Alcántara y nos dirigimos en primer lugar hacia el puente romano donde existe un parking. GPS: 39 43 17 N 6 53 30 W, gratuito y donde hay una fuente de agua.



Lo habíamos visto en infinidad de fotos e incluso recuerdo que en la escuela estudié este puente, pero no es hasta que estás aquí y lo ves in situ cuando te das cuenta de la grandiosidad de esta obra y que a pesar de haber pasado tanto tiempo el mismo se conserve en pie y muy bien por cierto.


Lo construyeron en época romana concretamente entre los años 104 y 106 después de Cristo en honor del emperador romano Trajano nacido en Hispania. El arco de en medio está también dedicado a este emperador con su nombre.


En uno de sus extremos hay un tempo romano donde puede leerse que "este puente durará mientras dure el mundo". Sí que es cierto que a lo largo de sus 2.000 años de antigüedad se han producido algunos daños que posteriormente han sido reparados. Pero dichos daños se debieron a las guerras de sucesión e independencia cuando interesaba que no se pudiera pasar por dicho puente por lo que algún arco fue intencionadamente destruido.



La verdad es que el puente ejerce en nosotros una atracción difícil de describir. Es como si te quedaras prendado de la armonía perfecta del mismo, y eso que hace una tarde de perros con un aire que no invita a permanecer mucho tiempo al aire libre.



Pernocta en Alcántara

Terminado de ver el puente tomamos de nuevo la auto y nos vamos de vuelta hacia el pueblo con el objetivo de buscar un estacionamiento para pasar la noche visitando previamente el pueblo.

 Puerta de la Concepción

Estacionamos frente a la piscina municipal del pueblo. GPS: 39 42 54 N 6 52 55 W, gratuito y sin servicios. Bajamos por la carretera hasta la Plaza de la Pera y desde aquí tomamos la calle Arco de la Concepción donde se ubica una de las puertas de entrada a la ciudad antigua de Alcántara.

 Convento de San Benito

Llegamos a uno de los lugares imprescindibles de Alcántara junto con su famoso puente, el convento de San Benito, un recinto de carácter religioso militar que tiene su origen en la Edad Media cuando estas tierras les fueron arrebatadas a los árabes. Primeramente fue la Orden de Calatrava la encargada de la defensa de estas tierras fronterizas siendo cedidas las mismas posteriormente a la Orden de Calatrava.

 Bonita fachada del convento


Es un edificio de unas proporciones excepcionales y uno se pregunta sobre la importancia que tuvo que tener esta población en aquellas remotas épocas para hacer una construcción de estas dimensiones.


Nos acercamos a la puerta de acceso principal y vemos en un letrero que la próxima visita gratuita va a empezar dentro de una hora rogándose puntualidad, por lo que vamos a dar una vuelta por el pueblo para hacer tiempo.



Sin rumbo fijo nos dejamos llevar por nuestros sentidos y vamos descubriendo una localidad con un rico patrimonio. Son muchas las Casonas y Palacetes que van saliendo a nuestro encuentro y en cada uno de estos puntos de interés figura un letrero con la información de lo que estamos viendo.


 Iglesia de Santa María Almocóvar

Así llegamos a la Plaza de España donde se alza la Iglesia de Santa María de Almocóvar del Siglo XIII construida sobre una antigua mezquita la cual está cerrada y no podemos visitar.

 Estatua de San Pedro de Alcántara

Frente a la portada románica del templo se erige la estatua del fraile franciscano San Pedro de Alcántara que nació en esta localidad en 1499, viviendo en tiempos de Santa Teresa con quien entabla buena amistad y convirtiéndose en su consejero.

 Portada de la Iglesia

Una pena que la Iglesia esté cerrada pues su interior contiene algunas obras de arte dignas de ser vistas como un Cristo yacente, unos sepulcros bastante interesantes, unas tablas y la pila bautismal en la que fue bautizado San Pedro de Alcántara.



 Convento de las Monjas

Salimos hacia el exterior de la población y llegamos al convento de las Monjas hoy día cerrado y amenazando ruina, una pena. Y por el mismo camino llegamos a la zona del antiguo castillo donde hoy apenas quedan unos simples restos de la muralla.



Desde aquí arriba se tienen unas buenas vistas del puente romano y el Tajo así como de la verde ribera del mismo. Se trata del mirador de las Monjas.


 Claustro del Convento de San Benito

Cuando se acerca la hora de la visita al convento esperamos un rato en la puerta junto con otras 5 personas y al momento una señora nos abre la puerta y nos invita a entrar para comenzar la visita guiada.


Actualmente este conjunto arquitectónico pertenece a Hidroeléctrica Española quien ha restaurado todo el conjunto. Evidentemente en la actualidad el convento no está habitado por ninguna Orden religiosa.


 Iglesia del Convento

La Iglesia es grandiosa, más bien tiene dimensiones de Catedral lo que da una idea de la importancia de este lugar. Con tres naves y con una considerable altura con bóvedas de crucería impresiona su visión.

Claustro del convento

Una pena que este conjunto monumental haya sufrido algún que otro saqueo en diferentes guerras así como en el famoso terremoto de Lisboa los muros sufrieron grandes desperfectos como se puede apreciar en la Iglesia.
En una sala se pueden apreciar unos planos del puente romano y cómo fue la manera de construcción de dicho puente y sus reparaciones posteriores.


Concluye la visita del monasterio sin que podamos acceder a la fachada que más llama la atención y que actualmente sirve como escenario en los festivales anuales de teatro que se llevan a cabo en Alcántara. Están de obras y el acceso está cerrado.

 Puente de Alcántara iluminado

Nos acercamos a un super y compramos alguna cosa típica de la zona y cuando se hace de noche vamos a ver el puente iluminado ya que según nos han comentado merece la pena verlo de noche con una iluminación especial. De nuevo estamos en el mirador de las Monjas.
A nosotros particularmente no nos gusta. La iluminación es fría, apagada y no nos dice nada. Cuando estamos volviendo se pone a llover y cae una tromba de agua exagerada que nos obliga a refugiarnos bajo unos soportales.



Cuando por fin para de llover nos vamos hacia la auto no vaya a ser que le de por continuar lloviendo y se nos haga tarde. Cuando vamos por la calle principal vemos pasar tes furgos como alma que lleva el diablo y nos preguntamos dónde irán a estas horas. A la mañana siguiente veremos que han pasado la noche en el parking del puente, otro buen lugar para pernoctar,

Itinerario Alcántara-Monsanto

Hemos dormido plácidamente después de que anoche unos chavales se marcharan de una zona de juegos que hay al lado de la piscina y que con sus voces nos pareciera que la noche no iba a ser tranquila. Por tanto el parking ha sido un acierto.
Cuando preparaba la ruta vi que relativamente cerca de Alcántara nos pillaba un curioso pueblo de Portugal, Monsanto por lo que decidí que iríamos a conocerlo y eso es lo que vamos a hacer esta mañana.

Situación del parking Monsanto

 Parking en Monsanto

Tras casi una hora y media llegamos al Monsanto. El pueblo está encaramado en los alto de un cerro y el aparcamiento es algo difícil. De todas formas en el pueblo que hay antes de subir a Monsanto, Relva se llama, hay un gran parking en llano, aunque está casi a 2 kilómetros y cuesta arriba para acceder a Monsanto. Por tanto nos aventuramos a subir y probar suerte.
A la entrada del pueblo hay un parking donde estacionan los autobuses pero está ocupado por lo que bajamos de nuevo y encontramos un hueco aquí, GPS: 40 02 24 N 7 06 35 W, gratuito y sin servicios. Justo enfrente hay otro parking en llano y por tanto más adecuado, pero como es más difícil la entrada y solo vamos a estar unas 2 o 3 horas lo dejamos al borde de la carretera.



Monsanto es un pueblo curioso. Situado a tan solo 20 kilómetros de la frontera de España se haya ubicado en lo alto de un cerro granítico. Hasta aquí no hay nada reseñable aunque se divise desde el pueblo una amplísima extensión de dehesa mediterránea.


Lo curioso viene cuando llegas al pueblo y compruebas que estás en un lugar diferente. De esos sitios que no se parecen a ninguno de los que hayas visitado anteriormente. Y es que por todo el pueblo ves unas piedras redondeadas de granito de diferentes tamaños, pero casi todos ellos son del tamaño de una casa pero redondos. Parece que aquí ha estado jugando un gigante a los bolos.


Y no es que los pedruscos hayan caído sobre el pueblo, aunque imagino que alguno habrá caído desde que está habitado. No, aquí el pueblo se ha he hecho entre estas piedras, osea que se ha aprovechado la configuración de los mismos para hacer las calles y casas.



Las casas de este pueblo las han construido sus habitantes utilizando los huecos que estos grandes bolos de granito han ido conformando por azar en un juego de difícil equilibrio, pues si se le ocurre moverse a alguno de estos pedruscos lo que quedaría debajo sería nada.


 La Torre de la Iglesia y el gallo


Conforme vamos ascendiendo por las estrechas y coquetas callejuelas de Monsanto van surgiendo ante nosotros formaciones y construcciones preciosas donde el granito reina en todos lados. Cubierto por un misterioso velo verde tan solido material, que le da una apariencia menos ruda y sobria.


 Castillo

Dejamos la parte alta del pueblo para seguir ascendiendo por una senda hacia el castillo situado como es costumbre en lo más alto del cerro. Se empezó a construir sobre el año 1100 siendo posteriormente modificado.

 Vistas desde el castillo



Subir hasta aquí arriba tiene su recompensa en forma de magníficas vistas que se tienen de toda la dehesa que abarcan kilómetros y kilómetros. Además de comprobar que por falta de piedras no iba a quedar la construcción del castillo.

 Aljibe del castillo

 Ermita del castillo

El estado de conservación de las murallas no es malo del todo y hay tramos que permite recorrer las mismas, eso sí con cuidado pues en algunos tramos la altura es considerable.


 Monsanto

Al divisar desde aquí Monsanto uno no llega a entender muy bien qué motivos impulsaron a los habitantes de esta zona a construir casas en este lugar. Los grandes bolos graníticos juegas en un peligroso equilibrio en el que un movimiento de tierras podría hacer que los mismos rodaran ladera abajo con el consiguiente peligro.

 Capilla de San Miguel

Entre el castillo y el pueblo visitamos los restos de una pequeña ermita o capilla que como curiosidad presenta el campanario separado de la misma.
También vemos varios sarcófagos excavados en la roca llenos, pero de agua.

 Sarcófago

 Campanario de la capilla

Tanto la capilla como el castillo fueron habitados por la Orden de los Templarios tras la derrota de los moros en esta zona, siendo esta Orden la encargada de la repoblación y reconstrucción de esta zona.



De nuevo bajamos al pueblo para seguir descubriendo lo que a la subida se nos ha podido pasar. Es una delicia perderse por aquí, pasear sin prisas, deteniéndose a cada esquina, en cada rincón.

 Gorrinera

Nos hace mucha gracia el detalle que vemos de la fotografía de arriba. Una gorrinera con su caseta de piedra y tejado de hierba. Una pasada vamos, muy original. Y claro con su cerda de inquilina.


Yo no estaría muy tranquilo si tuviera que vivir bajo esa gran piedra que se aprecia en la foto de arriba.



Hay algunos rincones que son deliciosos. Han labrado la roca para  hacer accesibles las casas y hecho las calles siguiendo la caprichosa caída de los grandes bloques de granito.



Taberna Lusitana

No nos queremos marchar de Monsanto sin tomar un vino y como a la subida hemos visto una taberna que tiene buena pinta pues a la bajada nos metemos en la misma y pedimos unos vinos tintos y un poco de queso.


No hay nada mejor que visitar un lugar tan bonito como este y poner la guinda con una visita gastronómica como ha sido el caso. Lo de "ponnos un poco de queso" que le hemos dicho al camarero, ha sido interpretado por "os pongo medio queso", de dos clases para probar las diferencias.
Y lo mejor el precio, 7 euros por dos vinos y medio kilo de queso con su correspondiente pan.


Por tanto y como consejo, si venís por aquí no dejéis de visitar esta taberna, pero hacerlo después de subir al castillo ya al final de la ruta. Ya que las raciones son más que generosas.
No me imagino lo que debe ser quedarse a comer. Ya tenemos la excusa para volver.



Continuamos descendiendo, cuando empieza de nuevo a llover. Ha sido una suerte que la lluvia nos haya dado esta tregua para visitar Monsanto pues ha sido llegar aquí y parar, pero como ya estamos terminando pues vuelve a las andadas por lo que aligeramos el paso para terminar la visita.


 Iglesia de la Misericordia

De hecho aquí debe llover en abundancia pues el moho está por todas partes incluso rodeando a los bolos de piedra con la poca tierra que tienen encima.

 Iglesia de San Salvador

 Capilla del Espíritu Santo

Bajamos a la auto por la Rua Fernando Namora paralela a la carretera y volvemos a descubrir arcos y capillas muy coquetas. Hemos pasado unas tres horas aquí pero a decir verdad podríamos estar un día entero vagando por este encantador pueblo. Pero tenemos que seguir y la lluvia no da tregua.

Parking en Monsanto

Llegamos a la auto totalmente embriagados de la belleza y singularidad de este pequeño enclave en la montaña. Monsanto es la aldea más portuguesa o eso he leído en algún lugar. Pero de lo que si estamos seguros es de las sensaciones tan maravillosas que nos llevamos de aquí. Es de esos lugares que cuesta marcharse, de los que cuando te alejas vuelves la cabeza hacía atrás y te prometes que algún día volverás.


3 comentarios:

Patricia dijo...

¡Qué estupenda entrada! Cáceres luce maravillosa.
Me ha encantado leer todo y disfrutar de las imágenes. Pero, Monsanto... No lo conocemos y me ha sorprendido tanto tanto.
Ojalá vayamos.
Un abrazo y hasta pronto.

jarl dijo...

!qué recuerdos!, nosotros estuvimos en Navidades por esa zona y nos encanto. Monsanto es todo un descubrimiento en Portugal.

private tours Madrid dijo...

Tengo muchas ganas de ir para esa ciudad, estuve cuando era más pequeño con mis padres y me gustó muchísimo el clima, la gastronomía y las cosas que vi, tengo que volver pronto