22 de octubre de 2015

Barcelona y Gerona medievales 1ª parte


En esta entrada del blog visitaremos dos provincia de nuestro país, que nos tientan desde hace ya bastante tiempo, Barcelona y Gerona. Descubriremos el rico interior medieval que poseen ambas provincias en un viaje de diez días por estas tierras acogedoras y llenas de encanto.

Itinerario completo de la ruta

Estamos en el segundo viaje por importancia del año, Semana Santa, y este año 2015 nos hemos decidido por Cataluña, y allí que nos vamos.
Después de comer y terminar la autocaravana partimos con dirección a Barcelona, pues queremos pernoctar allí ya mañana empezar el día instalados y descansados.
Había barajado varias alternativas para pernoctar en Barcelona, desde algún parking libre a uno de pago, pasando por el que más recomendaba la gente, el Citystop de Barcelona, aunque por verlo algo caro, sobre 30 euros por día, decidimos probar el parking Almogavers-Llacuna que sale 10 euros por día más barato.

Situación del parking

El trayecto transcurre sin incidentes y nos metemos en Barcelona sin problemas. Llegamos al parking igualmente sin incidentes y ya una vez en el mismo vienen los problemas. El vigilante del parking nos dice que a pesar de tener hecha la reserva, ésta no empieza hasta mañana a las 10 de la mañana. Le hago saber que esta cuestión no figura en ningún lugar o que si figura no nos hemos dado cuenta. El caso es que después de un tira y afloja y después de que el vigilante consulte telefónicamente con la central de reservas, sobre las 23:30 horas nos deja acceder al parking.

Parking Almogavers-Llacuna

Este parking es para todo tipo de vehículos, pero dispone de unas cuantas plazas para autocaravanas. Al reservar 3 días te hacen el precio de 20 euros la noche. Dispone de unos aseos donde poder descargar el poti, pero no tiene toma de agua ni electricidad. GPS: 41 24 10 N 2 11 46 E. Bien situado, a poca distancia está la parada del metro Llacuna que unos 4 o 5 paradas te deja en el centro.

Parque Güell

Tras una tranquila noche en el parking, cosa que pensábamos que no sería así ya que el parking es grande y creíamos que el ajetreo sería mayor, ponemos rumbo a nuestro primer destino de hoy, el Parque Güell.


Se puede acceder a una parte abierta del parque sin pagar, pero para ver la zona más importante e interesante del parque, hay que abonar la entrada  que cuesta 8 euros por adulto, cosa que hacemos después de pensarlo dos veces, ya que estamos aquí cómo no lo vemos...


El Parque Güell es un parque público con jardines y elementos arquitectónicos situado en la parte alta de Barcelona, concretamente en el monte Carmelo. Ideado como una urbanización de lujo, fue construido entre 1900 y 1904 y fue diseñado por el arquitecto Antoni Gaudi.


Fue el empresario Eugeni Güell el que encargó a Gaudí, máximo representante del arte moderno catalán el diseño de este complejo que fue inaugurado en el año 1926, siendo incluido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1984.


Cuando sacamos las entradas nos dan hora para visitar los lugares que son de pago, algo recomendable para evitar aglomeraciones y que en el día de hoy es fácil que se den. Hoy es Sábado y se nota la gran cantidad de gente que hay por aquí, no estamos solos.






Después de visitar la zona del parque visitable libremente al llegar la hora que tenemos nos ponemos en la cola de nuestro turno para ver los monumentos y zonas que solo son visitables si se paga.
Podemos ir admirando diferentes edificios y construcciones con un estilo muy peculiar y particular, algo diferente y que se sale de lo convencional.

Sala Hippostila


Terminamos de ver el parque y como conclusión hay que anotar que o te impacta y te deja estupefacto o no te termina de convencer, creo que no hay término medio. Y también que casi todo se puede ver sin necesidad de pagar, ya que por dentro los edificios no tienen mucho que ver, podríamos habernos ahorrado las entradas y a estas horas estaríamos comiendo ricamente y no bajo este sol abrasador que está haciendo hoy.
Buscamos un lugar para comer y finalmente damos con un restaurante que ofrecen unos menús bastante aceptables en cantidad, calidad y precio. Solo anoto que está situado al inicio de la Avenida Príncipe de Asturias y tiene nombre de pájaro.

Camp Nou

Al terminar de comer tomamos de nuevo el metro y nos desplazamos al Nou Camp para hacer el Tour Camp Nou del Barcelona que le había prometido a Alejandro. Los precios son para mi gusto algo elevados, 21 euros yo y 17 Alejandro, pero esto es algo que debemos hacer si o si, no hay alternativa. Mientras, Mati y Paula se van a dar una vuelta por las tiendas de las inmediaciones.








Bueno, qué decir de esta experiencia, pues eso que es algo que si eres aficionado del Barça pues es un lujo hacerlo ya que ves todos los trofeos que ha cosechado este gran club, te empapas de toda la historia y de todos los futbolistas que han pasado por aquí, y como broche final accedes a pie de campo y contemplas este pedazo de estadio, una buena experiencia sobre todo para Alejandro.

Fuentes de Montjuic

Terminado el Tour por el campo del Barcelona, nos desplazamos en metro hasta la Plaza de España ya que queremos asistir al espectáculo de luz y música que se ofrecen todos los días en las fuentes de Montjuic.


Ascendemos a Montjuic por la Avenida de la Reina María Cristina y enseguida llegamos al meollo donde se está celebrando este espectáculo digno de ver y que consiste en diferentes chorros de agua de la fuente a la vez que se proyectan luces de diferentes colores, todo ello amenizado por música.


Para finalizar el día nos metemos en el centro comercial que han construido en la antigua plaza de toros de Las Arenas, una obra de ingeniería realmente espectacular que ha conseguido conservar la antigua y bonita fachada de la plaza de toros, metiendo en su interior un moderno centro comercial.
Hay una exposición fotográfico con todo el proceso de construcción de este edificio, muy interesante por cierto.

Las Arenas

Torre San Sebastiá

Esta noche en el parking ha habido algo más de ruido que la noche anterior. Desde uno de los pisos que dan al parking un grupo de jóvenes que estaban bebiendo han estado dando voces, aunque a media noche han dejado de dar por saco, por lo cual hemos podido dormir bien.
Tomamos el metro y nos paramos en la parada de la Barceloneta y nos dirigimos hacia el teleférico de Barcelona.


Tomar el teleférico del puerto cuesta 11 euros por cabeza y en 5 minutos te desplaza hasta el mirador de Montjuic. Algo caro, eso es verdad, pero las vistas desde el teleférico son preciosas, sobretodo la zona del puerto de Barcelona y una vez en Montjuic va uno bajando tranquilamente hacía la estatua de Colon, para pasear por las Ramblas.





Estatua de Colon

Las Ramblas

Hoy hace un día precioso, el sol luce en todo su esplendor y da gusto pasear por esta precios ciudad que es Barcelona, así que tranquilamente y después de admirar unas magníficas vistas de la ciudad desde el mirador de Montjuic, bajamos hacía la zona del puerto encontrándonos con la imponente columna dedicada al almirante Colón, para seguidamente adentrarnos en las famosas Ramblas de Barcelona.



Plaza Real

Callejeando llegamos hasta la Plaza Nova donde se encuentra la Catedral de Santa Eulalia y donde averiguamos que esta tarde la entrada  para visitarla será gratuita, por lo que dejamos su visita para después de comer.

Catedral de Barcelona

En la misma Plaza, vemos un restaurante de pinchos vasco y ahí que nos metemos para darle un merecido descanso al cuerpo y reponer fuerzas a base de pinchos y tapas.




Terminamos de comer y seguimos callejeando por la Calle Bisbe y por los bellos rincones de Barcelona, saliendo a nuestro encuentro edificios realmente bonitos y detalles maravillosos.

Generalitat

Así llegamos a la Plaza Sant Jaume, donde se encuentran los edificios que albergan la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona.



Plaza del Rei

Estamos en pleno Barrio Gótico de Barcelona y no dejan de asombrarnos las calles y plazas como ésta en la que nos encontramos, la Plaza del Rei, con unos admirables edificios góticos. Es verdaderamente agradable perderse por el entramado de callejuelas del este Barrio e ir descubriendo rincones con mucho encanto.







Catedral de Barcelona

Nos dirigimos hacia la Catedral de Santa Eulalia, ya que esta tarde el acceso es gratuito y algo así hay que aprovecharlo. Hacemos cola y cuando se abren las puertas pasamos al interior de este bello templo de estilo gótico.
La actual Catedral se construyó entre los siglos XIII al XV y se asienta bajo los restos de una antigua catedral románica, edificada a su vez bajo sobre una Iglesia de época visigoda





Sepulcro de Santa Eulalia


Una vez visitado el bonito interior de la Catedral , salimos al Claustro donde podemos ver que hay un jardín botánico y una bonita fuente de San Jorge luchando contra el dragón.



Santa María del Mar

Cuando terminamos de ver la Catedral nos vamos en busca de otro monumento que merece la pena visitar, la Iglesia de Santa María del Mar.

Interior de Sta. María del Mar

Salimos del Barrio Gótico y nos encaminamos por la Via Laietana donde salen a nuestro paso algunos edificios curiosos como el Palau de la Música.



Palau de la Música, Barcelona

Interior del Palau

Seguimos andando y enseguida llegamos al Paseo de Gracia, otro lugar muy conocido y que alberga diversas casas curiosas de ver por lo menos por fuera que es lo que hacemos nosotros entre las que destacan la Casa Batlló, La Pedrera, Rocamora, etc.

 Casa Batlló

Miramos el precio de las entradas de la Casa Batlló que son de 21 euros por adulto y nos echan para atrás, pues consideramos que es un abuso cobrar este dinero por acceder a un edificio, nos contentamos por ello con ver la fachada de la misma. Lo mismo ocurre con as otras casas del Paseo de Gracia.

Casa Milá o de La Pedrera

Ya está oscureciendo y estamos algo cansados de estar todo el día andando sin parar prácticamente, por lo que decidimos volver a la auto y emplear el día de mañana de nuevo en visitar alguna cosa más de esta sorprendente ciudad que es Barcelona.

 Torres Venecianas en la Plaza de España

Hoy visitaremos el Pueblo Español en Montjuic, seguiremos viendo la montaña de Montjuic, nos sumergiremos de nuevo en las amblas visitando el mercado de la Boquería y terminaremos viendo la Sagrada Familia.

Entrada al Pueblo Español

El metro nos deja en la parada de Plaza España y subimos andando hacia la entrada del Pueblo Español que dista unos 15 minutos de la parada, aunque el tramo final es cuesta arriba.


Las entradas nos cuestan 12 euros por adulto y 9,50 por cada estudiante. Este recinto se trata de un museo arquitectónico al aire libre y está integrado por un total de 117 edificios a escala natural siendo algunos de ellos los más representativos de la geografía española.




Ni que decir tiene que en muchos de los bajos de dichos edificios existen tiendas y restaurantes para poder tomar algo o comer directamente.




Este complejo fue construído en el año 1929 con motivo de la exposición universal que se celebró en Barcelona, siendo el principal objetivo de su construcción reunir las diversidades arquitectónicas de nuestro país en un solo pueblo, realmente curioso y acertado.




También hay algún taller de forja de vidrio donde se puede acceder y ver en directo el arte que los maestros vidrieros trasmiten de generación en generación, al mismo tiempo que venden sus productos artesanalmente elaborados, una buena ocasión para hacerse con un recuerdo.


Entre unas cosas y otras hemos pasado casi toda la mañana visitando y recorriendo el Pueblo Español, el tiempo se aprovecha bien aquí. 

Aparcamiento de autos en Pueblo Español

Cuando salimos del Pueblo Español nos topamos con el parking del mismo donde hay varias autocaravanas estacionadas. No sabemos el precio del mismo y sí que está en el mismo Montjuic pero algo alejado de la parada de metro más próxima, plaza de España, aunque sí hay parada de bus más cerca. GPS: 41 22 02 N 2 08 48 E.

Vistas de Barcelona

Llegamos al Museo de Arte desde donde se tienen unas estupendas vistas de la ciudad y de las fuentes que antes de anoche visitamos en el espectáculo de agua, luz y sonido. 

 Museo de Arte

Tras deleitarnos con las vistas tratando de situar los diferentes puntos de la ciudad que hemos visto hasta ahora y los que nos quedan por ver, bajamos por las escaleras hasta la Plaza de España donde de nuevo tomamos el metro para dirigirnos a la Plaza de Cataluña.

Plaza de Cataluña

 Ramblas de Barcelona

Hoy también hay una gran cantidad de gente por esta parte de la ciudad y las Ramblas está rebosando de viandantes y de bullicio.

 Mercado de La Boquería

Llegados a la altura del famoso Mercado de la Boquería no podemos resistirnos a ver el interior del mismo tratando de esquivar a los turistas que como nosotros curiosean por los pasillos de este emblemático edificio, un tanto deslucido por la masiva afluencia de turistas, la verdad.
Callejeamos un poco por detrás del Mercado y descubrimos una zona de la ciudad que debe merecer la pena descubrir con más tiempo, otra vez será.


Comemos unas hamburguesas en un establecimiento de la Plaza de Cataluña y espero a que el resto de la familia haga unas compras y den una vuelta por las incontables tiendas de moda que hay en las inmediaciones. Mientras espero tengo la oportunidad de ver el bullicio que hay por aquí y el ir y venir constante y sin descanso de personas y vehículos.

Sagrada Familia

De nuevo tomamos el metro que nos deja en la parada de Sagrada Familia y nada más salir del metro nos encontramos con este descomunal monumento diferente de los que uno pueda haber visto antes.


Hacía ya bastantes años que habíamos visto la Sagrada Familia por primera vez y a decir verdad sí que han avanzado los trabajos de construcción del mismo, aunque evidentemente las obras todavía siguen y queda bastante por hacer, pero ha avanzado si.
Lo de visitar el templo por dentro es algo complicado pues hay unas colas imposibles, creo que para verlo habría que hacer la reserva por adelantado. Nos tenemos que conformar con ver esta mole de hormigón por fuera.


Después de esta última visita ponemos rumbo al parking donde tenemos la auto pues queremos dormir esta noche en el Monasterio de Montserrat para mañana hacer una ruta senderista por esta mítica y maravillosa montaña, pero eso será ya en la próxima entrada del blog.
Hasta pronto.

1 comentario:

Dolores-MiGranDiversion dijo...

Precioso reportaje y fotografías de mi ciudad.
Saludos