24 de enero de 2017

Por tierras donde reinan el silencio, los Castillos, las Iglesias románicas y los pueblos negros. Guadalajara (1ª parte)


Caras talladas en la roca, Castillos de ensueño encaramados en altos cerros, Iglesias de piedra románicas, pueblos teñidos de color negro pizarra. En definitiva viaje al pasado, a lo desconocido a lo misterioso, a lo olvidado, a Guadalajara.

Detalle de la zona a visitar

Un año más tenemos la oportunidad de hacer una escapada en el puente del Pilar con nuestra casa rodante.
Al no ser demasiados los días que disponemos no queremos hacer muchos kilómetros y nos decidimos a visitar la provincia de Guadalajara con la escusa de visitar los "pueblos negros", que ya tenemos ganas de ver esta zona tan peculiar.

Itinerario de la ruta

Salimos después de comer poniendo rumbo en primer lugar a otro lugar que teníamos ganas de visitar y que hasta entonces no habíamos tenido la ocasión de acercarnos, Las caras talladas en piedra de Buendía.

Itinerario Albacete-Buendía

Por autovía circulamos en la primera parte del trayecto y luego a la altura de Saélices nos desviamos por una carretera comarcal en buen estado hasta que llegamos al pueblo de Buendía, provincia de Cuenca donde la cosa cambia.
Y es que con el inicio de la ruta de las Caras me ha pasado algo curioso que nunca me ha ocurrido antes con otro punto. Había seleccionado las coordenadas para acceder al parking tanto las que hay en internet como situándome directamente en el mismo parking mediante Google Earth y en ambos casos el navegador me enviaba directamente a la otra orilla del embalse de Buendía.

Camino de acceso

Realmente algo extraño y que no acierto todavía a comprender por lo que decidí poner en el navegador un punto intermedio a la salida de Buendía, concretamente en el camino que sale del pueblo hacía la ruta de las Caras.

Situación de la ruta

Por este tortuoso camino de tierra que transcurre por los campos de labor y que tiene zonas en las que hay que circular a muy baja velocidad, tras recorrer unos 4 kilómetros llegamos al parking donde dejar el vehículo. GPS: 40 24 06 N 2 45 19 W, gratuito y sin servicios.


Parking de la ruta de las Caras

Panel indicador de la ruta

Entrada a la ruta de las Caras

Un poco más adelante está ubicada la entrada a la ruta con un panel indicador de lo que a continuación vamos a ver en este paraje.
Dicha ruta es muy accesible y la puede realizar cualquiera, además cada figura está indicada y no hay pérdida, por lo que se hace muy ameno.

 Mapa de la ruta

El terreno está formado por areniscas y rocas a base de este mineral lo que le dota de ese característico color amarillo, siendo éste un material muy apropiado para ser tallado. Por este motivo desde el año 1992 dos artistas locales, Jorge Maldonado y Eulofio Reguillo se empeñaron y dieron forma a estas rocas con una serie de representaciones de carácter espiritual, místico y religioso.



Algunas de estas figuras tienen unas dimensiones y proporciones considerables y denotan el esfuerzo y trabajo que tuvieron que emplear sus autores para conseguir hacerle hablar a la roca con esta perfección.



Evidentemente y como no podría faltar en este tipo de lugares los visitantes que se consideran discípulos aventajados de los artistas dejan sus prescindibles graffitis que contrastan con el esfuerzo que en su día hizo el artista.



La ruta resulta ser un agradable paseo en continuo descenso mientras van saliendo a nuestro paso una tras otra las figuras que estos originales artistas han tenido a bien ofrecernos a los que hasta aquí nos acercamos y que sin su esfuerzo y tesón pasaría a ser una zona más de bosque de pinos y rocas sin siquiera pararnos a visitar.


Las aguas del Tajo estancadas en el embalse de Buendía

En esto estamos cuando viene a nuestra memoria un recorrido algo parecido que hicimos al bosque de Oma en el País Vasco que consiste en que su autor Agustín Ibarrola pintó en su día los troncos de los pinos con vivos colores para que fueran vistos desde un punto concreto para verlo en perspectiva. Aquello es mucho más conocido que esta ruta de las caras sin que aquello a nuestro parecer sea más bonito que esto, pero todo es cuestión de gustos.


Tras hacernos unas singulares y macabras fotos subidos en la roca conocida como la calavera y viendo que se nos hace de noche de un momento a otro ponemos fin al singular recorrido que es este de las caras de Buendía y nos encaminamos de vuelta al pueblo.

Para saber más de la ruta de las caras en una página muy interesante: Ruta de las caras

Situación del parking

Parking en Buendía

Llegamos a Buendía y estacionamos junto a un tramo de muralla. No es que sea complicado aparcar en Buendía pero conviene no meterse muy al centro del pueblo ya que las calles son estrechas.
GPS: 40 22 08 N 2 45 22 W, gratuito y sin servicios.


No teníamos previsto visitar Buendía, tan solo hacer la ruta de las Caras, pero cuando estabamos atravesando el pueblo hemos pensado que cómo pasando por este pueblo no lo vamos a ver. Por tanto y aunque sea de pasada vamos a echar un vistazo.


Iglesia de la Asunción

Y las primeras impresiones que nos causa Buendia son positivas. Enseguida llegamos a la coqueta y bonita Plaza Mayor donde se encuentra quizás lo más interesante de este pueblo como son la Iglesia de la Asunción y el Ayuntamiento.

Plaza Mayor y Ayuntamiento


El pueblo destila un ambiente medieval en gran parte de sus calles y rincones con tramos de murallas y con un trazado urbano que adivina un pasado de más importancia del que tiene en la actualidad.


Ahora estamos en la parte baja del pueblo, un barrio coqueto donde podemos contemplar las casas cuevas que parecen en buen estado de conservación y que seguramente llenan de orgullo a sus propietarios. Además hay un pequeño lavadero que nos recuerda que no hace tanto aquí era donde las mujeres se juntaban para hacer la colada.



Nos separamos un poco del pueblo y desde la carretera Buendía nos ofrece una bella perspectiva a estas horas de la noche con el remate de la Iglesia de la Asunción.



Seguimos callejeando encontrándonos con partes de la antigua muralla que en su día protegió el pueblo y que le da ese toque de encanto e interés.
Decidimos ponernos en marcha y avanzar hasta el próximo destino que era donde teníamos pensado pernoctar hoy: Cifuentes, aunque también hubiera sido buena decisión quedarnos en Buendía ya que se veía ambiente por el pueblo. Además disponen de área de autocaravanas: GPS: 40 22 05 N 2 45 44 W a la salida del pueblo teniendo que recoger la llave en la oficina de turismo. Cuando salimos de Buendía vemos que no hay nadie en el área y las instalaciones están cerradas.

Itinerario Buendía-Cifuentes-Sigüenza

Salimos hacia Cifuentes bordeando en principio el embalse de Buendía. También pasamos después por el embalse de Entrepeñas dándonos la sensación que esta zona es bonita y tiene interés pero como es de noche no podemos admirar esta zona que nos da la impresión de tener potencial. Habrá que venir por aquí con más tiempo y si puede ser de día.

Situación Pernocta en Cifuentes

Sobre las diez de la noche llegamos por fin Cifuentes y estacionamos en la calle Camino del Val de San García, una calle de casas residenciales, GPS: 40 47 09 N 2 37 05 W, gratuito, sin servicios, muy tranquilo y a cinco minutos andando de la Plaza del pueblo.


Anoche al ser ya tarde cuando terminamos de cenar no hicimos la típica visita nocturna de casi todos los lugares donde pernoctamos, así es que esta mañana toca visitar Cifuentes.

Restos de muralla, Puerta Salinera

Cuevas en la subida al castillo

Estamos en la provincia de Guadalajara y más concretamente en la comarca de La Alcarria siendo Cifuentes un importante núcleo urbano que alberga varias pedanías gozando de un rico pasado histórico poseyendo un variado patrimonio arquitectónico.


Castillo de Don Juan Manuel

Sin duda el monumento más importante es el castillo del Infante Don Juan Manuel que mandó construir en el año 1324 sobre los restos de una antigua fortaleza árabe del siglo XI.


Parece ser que actualmente el Ayuntamiento de Cifuentes es el actual propietario del castillo tras haberlo adquirido a los herederos del Infante. 
Tras un agradable paseo en continuo ascenso llegamos al promontorio donde se alza este imponente monumento rodeado de un frondoso pinar.
Lo encontramos acotado por un vallado y con varios carteles que prohiben el paso anunciando que se encuentra en proceso de restauración, cosa que no vemos y sí una preocupante dejadez y abandono. Una pena pues el castillo tiene muy  buena pinta, por lo que tenemos que conformarnos con verlo por fuera y adivinar los secretos que guarda en su interior.

La Balsa

Bajamos de nuevo al pueblo y nos topamos con una bonita y coqueta balsa que recoge las aguas del novel río Cifuentes que en sus primeros pasos llega hasta aquí y llena este recinto con sus limpias y transparentes aguas que invitarían a darse un remojón si no fuera por la época del año que es.

Convento de Nuestra Señora de Belén

Plaza Mayor

El día es estupendo, la temperatura muy agradable lo que invita a pasear tranquilamente por el pueblo. Así pasamos por la fachada del convento de Nuestra Señora de Belén donde conviene pararse un rato y leer el cartel informativo al tiempo que se observa la bonita fachada de piedra.
Llegamos a la triangular Plaza Mayor donde está el Ayuntamiento que lo están reconstruyendo y que le quita vistosidad a la plaza porticada.

Iglesia del Salvador

Desde la Plaza Mayor observamos la imponente silueta de la Iglesia del Salvador al fondo en lo alto de un promontorio y para allá que nos vamos.

Casa de los Gallos

Enfrente de la Iglesia nos sorprende la "Casa de los Gallos" una antigua casona al parecer de los siglos XVI-XVII rematada con un imponente escudo nobiliario. Actualmente es un restaurante y según se ve desde fuera tiene muy buena pinta.

Interior de la Iglesia


La Iglesia del Salvador es un monumento de estilo románico y gótico de finales del siglo XIII, siendo su interior sobrio y sencillo destacando la portada de Santiago y su gran rosetón gótico.

Portada de Santiago

La Portada de Santiago situada en la fachada oeste de la Iglesia es una maravilla que nos retiene absortos durante un buen rato mientras admiramos la profusión de figuras mitológicas, ángeles, santos, un obispo, etc. El estado de conservación es bastante bueno y el detalle de las figuras es impresionante, una maravilla vamos.


Detalle de la Portada

Iglesia de Santo Domingo

Casi al lado de el Salvador se encuentra la Iglesia de Santo Domingo que actualmente alberga la oficina de turismo al tiempo que es sala de exposiciones al estar el interior totalmente rehabilitado.

Ermita del Remedio

Bajamos de nuevo a la Plaza Mayor y nos dirigimos hacia la ermita del Remedio que formó parte de la Iglesia del antiguo hospital del Remedio donde solo quedan las arcadas de uno de los lados del patio. 

Portada de la ermita

Tras hacer unas compras en una tienda y en un supermercado del pueblo damos por finalizado nuestro paseo por Cifuentes, un pueblo bastante interesante y con un potencial turístico envidiable.
Ponemos rumbo a Sigüenza donde llegamos a la hora de comer buscando un buen lugar para sacar la mesa y las sillas.
Tengo en el navegador un furgoperfecto en las inmediaciones de Sigüenza pero al querer acceder llegamos a una plaza donde se hace imposible pasar con autocaravana por lo que tenemos que dar la vuelta como podemos y buscar otro lugar. Lo encontramos en una zona de picnic en la carretera de Alcuneza a 1 kilómetro de Sigüenza, GPS: 41 04 37 N 2 37 39 W.

Zona de picnic

A este lugar se le conoce como la "Fuente del Abanico" y es un buen lugar para comer tranquilamente a la sombra y al mismo tiempo cargar agua pues hay un fuente. Además comprobamos que el lugar es frecuentado por los lugareños pues varias familias están comiendo en las mesas fijas.

Situación zona de picnic y parking en Sigüenza

Parking en Sigüenza

Una vez que hemos comido y descansado nos acercamos al pueblo y buscamos el parking del castillo, una gran explanada de tierra desde donde tenemos unas vistas del castillo realmente preciosas y donde pasaremos la noche contemplando tan magnífico monumento.
GPS: 41 03 46 N 2 38 32 W, gratuito y sin servicios.

Plano turístico de Sigüenza



Esta tarde la dedicaremos a visitar Sigüenza. Bueno y qué decir de este pueblo, sencillamente que es precioso y que merece mucho la pena perderse sin rumbo fijo por sus callejuelas medievales e ir descubriendo despacio tan maravilloso y autentico lugar.

Casa del Doncel

Sigüenza es uno de esos lugares que nada más entrar en el casco antiguo quedas totalmente prendido de él, cayendo sin remedio a sus pies, sin que andes más de 200 metros quedándote embobado de una casona, de un palacete, de una torre, de una Iglesia, de un simple rincón.


Perfectamente conservado y restaurado nos sorprende con sus callejuelas empedradas, sus coquetas placitas, sus torres almenadas, sus bonitas puertas de medio arco, sus fachadas de piedra rojiza, sus casas de entramado de madera, sus balcones vestidos con sus bonitos enrejados. Rezuma la armonía en cada rincón, en cada calle, en cada ángulo.

Portada Iglesia San Vicente

Caminamos por la calle Travesaña Alta y sale a nuestro encuentro la Casa del Doncel propiedad de la familia noble del mismo nombre famosa en la localidad por la capilla ricamente decorada de la Catedral que alberga los restos de un miembro de esta familia, Martín Vázquez de Arce Caballero de la Orden de Santiago muerto por los Moros en la conquista de Granada.

Doncel de Sigüenza (foto internet)

Plaza de la Cárcel

Un poco más adelante la calle desemboca en la Plaza de la Cárcel que como su nombre indica acoge lo que antaño fue uno de los múltiples usos que se le dio a una de estas casas porticadas. También en esta plaza se celebraba en época medieval el mercado de la localidad. La importancia de esta antigua plaza viene dada a que también aquí se encontraba el antiguo ayuntamiento.

Puerta del Hierro, Sigüenza

Unos pasos más adelante vemos los restos de la muralla que rodeaba totalmente la ciudad, dejando el casco antiguo tras pasar por la puerta del Hierro una de las numerosas puertas de entrada a la antigua ciudad medieval.



Volvemos sobre nuestros pasos y de nuevo nos perdemos en el entramado de callejuelas de Sigüenza pudiendo admirar algunas bellas fachadas, antes de llegar a la calle Mártires que en continua bajada nos deposita en la preciosa y coqueta Plaza Mayor donde una vez más nos quedamos atónitos contemplando tanta armonía y perfección.


Plaza Mayor de Sigüenza

Elegimos esta panorámica como una de las más bonitas y completas de Sigüenza. La plaza porticada rodeada por antiguas casonas y palacetes. Al fondo la preciosa silueta de la Catedral, un monumento que responde al estilo de templo-fortaleza construido con esa roca rojiza tan característica de esta población.


Pensamos que solamente por ver Sigüenza ya merece la pena desplazarse hasta este rincón de Guadalajara y comprobamos que una sola tarde no da para ver tanta riqueza patrimonial que se esconde en esta antigua ciudad medieval. Como consejo para una próxima vista merece la pena hacer una de las dos visitas guiadas que oferta la oficina de turismo, una por la mañana y otra por la tarde. Lo tendremos en cuenta la próxima vez que visitemos Sigüenza.


Salimos de la parte antigua por otra puerta que da a una placita donde este medio día hemos tenido que dar la vuelta con la auto al tratar de buscar un aparcamiento. Este lugar también nos ofrece una bonita panorámica de las antiguas casas y la Catedral de fondo.

Catedral de Sigüenza

Con hacer la visita de forma tranquila y pausada hemos cometido un pequeño error de cálculo ya que cuando llegamos a la Catedral al acceder al interior para visitarla nos dicen que van a cerrar y nos tenemos que salir. Una verdadera pena, pues si por fuera es bonita por dentro es mucho más. Nos quedamos con las ganas de visitarla así como la capilla del Doncel.


Interior de la Catedral

Antes de salir tomamos unas pocas fotografías corriendo que demuestran la belleza e interés de este monumento cuyas obras comenzaron el el siglo XII. La capilla del Doncel se puede visitar mediante visita guiada.
Para saber más: Catedral de Sigüenza


Castillo de Sigüenza

Se nos hecha la noche encima sin darnos cuenta, con tantas cosas que hay que ver aquí, pero es que mañana por la mañana queremos hacer una ruta senderista que nos ocupará toda la mañana y con pesar tenemos que renunciar a muchas cosa que ver en Sigüenza.
Tomamos una calle que nos lleva a la parte alta de la población donde se alza el imponente castillo hoy rehabilitado y que es un Parador de turismo.



Accedemos al interior del castillo que al ser Parador les obliga a que parte de sus instalaciones sean visitables por todo el público no solo sus clientes. Nos sentamos un rato en el patio de armas mientras la noche devora los últimos rayos de sol en este idílico lugar. Nos sentimos privilegiados por estar aquí disfrutando de este bello lugar.
Se hace la hora de echarle algo al estómago por lo que nos vamos a nuestro hotelito con ruedas con unas vistas esta noche inigualables, el castillo de Sigüenza de fondo, que privilegio.
Para saber más: Castillo de Sigüenza


Amanece un estupendo día y con el muy buen sabor de boca que nos dejó ayer la visita a Sigüenza nos ponemos de nuevo en ruta ya que hoy toca andar. Para ello nos desplazamos a la población de Pelegrina situada a 10 kilómetros.

Parking en Pelegrina

Nos hemos levantado algo temprano para llegar hasta aquí sobre las nueve ya que había mirado en Google Earth y hay escasez de aparcamiento. Por tanto mejor venir pronto si queremos aparcar nuestros voluminosos vehículos. GPS: 40 00 52 N 2 38 11 W, gratuito y sin servicios.


Pelegrina es una pedanía de Sigüenza y está ubicada en un lugar excepcional concretamente en el Barranco del río Dulce, un lugar con un micro-clima propicio para las aves rapaces que ya en su día fue apreciado por Felix Rodriguez de la Fuente grabando varios capítulos de su famoso programa "El Hombre y la Tierra".

Pelegrina y los restos del castillo

Hay numerosas rutas senderistas por el barranco aunque en sí todas pasan por el barranco que forma parte del parque natural del mismo nombre. Una vez que hemos aparcado tomamos un caminito que sale a la izquierda y que nos baja al río y desde aquí seguimos por el ancho camino dejando el río a nuestra derecha en este primer tramo.


El camino no tiene pérdida hasta que se llega a una bifurcación, si tomamos a la izquierda iremos a parar a un refugio donde el equipo del famoso naturalista dejaba las herramientas y siguiendo ese camino volveríamos de nuevo a donde estamos. Nosotros tomamos el desvio de la derecha que nos introduce por el barranco dejando ahora el río a nuestra izquierda.


Este tramo es bastante accesible y apto para cualquiera ya que es bastante llano y no requiere dificultad alguna. Al llegar al final del barranco la senda asciende hacia lo alto del barranco y desde donde se ven las mejores vistas de todo este entorno.



Mirador de "Felix Rodríguez de la Fuente"

La dificultad en este tramo es el ascenso hasta lo alto del barranco, una vez aquí arriba y siguiendo las indicaciones de los letreros intentamos llegar a la cascada "Del Gollorio", pero hemos ido viendo el poco caudal de agua que trae en este época el río Lobos por lo que la cascada no existe.


Damos la vuelta y seguimos nuestra ruta por las cumbres del Barranco pudiendo observar varias cabras monteas que ante nuestra presencia saltan asustadas buscando refugio en su paraíso momentáneamente perturbado.



Paramos a desayunar en este idílico y tranquilo lugar donde todo es paz y silencio que vemos roto cuando observamos los primeros senderistas que vemos esta mañana. Vamos dejando el barranco a nuestra izquierda disfrutando de las inmejorables vistas. Observamos el mirador que lleva el nombre del inmortal naturalista situado en la otra parte del barranco al lado de la carretera.
Hasta que llegamos a unas casas y en vez de seguir por lo alto del barranco tomamos un camino que nos baja de nuevo al río

Placa reconociendo al gran Felix

Nos acercamos a ver el refugio de Felix Rodríguez de la Fuente y vemos una simple construcción debajo de una gran pared rocosa con una placa recordando al naturalista.

Refugio


Durante el trayecto podemos contemplar varias veces a los buitres que tienen aquí su particular paraíso y lugar de cría, por lo que es fácil verlos en los altos collados rocosos.


De vuelta a Pelegrina ahora sí nos encontramos con numerosos grupos de visitantes que a estas horas están empezando sus recorridos. Nos alegramos de haber madrugado y haber hecho prácticamente solos todo el recorrido que siempre es mejor que no ir tan acompañados.


Una vez en el pueblo visitamos el centro de interpretación del Parque Natural del Río Dulce muy interesante por cierto, donde le explican a uno la formación del barranco, el hábitat de las especies animales y vegetales que hay en el mismo y un poco de historia de las poblaciones que conforman el parque y el cauce del río Dulce.
Compramos pan a un panadero que está vendiendo con su furgoneta itinerante estilo Francia.


Seguimos la calle que nos lleva a las ruinas del castillo de Pelegrina que actualmente cuenta con una veintena de habitantes aunque hoy aquí deben de haber casi tres partes más de turistas que de habitantes. La verdad es que es un lugar muy especial y creo que la gente lo sabe y por eso vienen aquí.

Vistas desde el castillo del Barranco del río Dulce

Los restos que quedan del antiguo castillo son bastante escasos, una pena que no se haya reconstruido pues sería todavía más interesante la visita a este lugar.
Ha sido un castillo que durante toda su historia ha sido destruido y reconstruido varias veces hasta que en 1811 definitivamente fue destruido por el ejercito francés y así lo podemos ver hoy.


Nos sorprende descubrir la pequeña Iglesia románica del Siglo XII, un monumento que uno no espera descubrir en una población tan pequeña. Una pena que esté cerrada y no podamos ver el interior.



Terminamos nuestra visita a Pelegrina que nos ha llevado toda la mañana. Vemos que a estas horas el pueblo está desbordado de visitantes y no hay sitio para aparcar en el pueblo. Sí que a un kilómetro antes de llegar al pueblo hemos visto una zona amplia de parking por lo que a las malas se puede dejar ahí el vehículo.


Ponemos rumbo a Sigüenza donde pararemos a comer en la fuente del Abanico, la zona de picnic que descubrimos ayer no sin antes detenernos a la entrada de Sigüenza para contemplar la preciosa postal que se divisa desde aquí de este maravilloso lugar.




No hay comentarios: