7 de septiembre de 2016

Bajamos al Sur, Málaga y Córdoba (2ª Parte)


Segunda parte del viaje. Nos volveremos a reencontrar con Antequera, acabaremos visitando un paisaje de otro mundo el Torcal, para adentrarnos ya en la provincia de Córdoba. Navegaremos por mares de olivos, pondremos a prueba nuestros tímpanos, visitaremos un castillo de película, para finalizar en la impresionante Córdoba y la antigua Montoro.

Situación de la provincia de Córdoba

Itinerario de la entrada

Itinerario Caminito del Rey-Antequera

Salimos de esta zona tan bonita de la provincia de Málaga y ponemos rumbo hacia Antequera no sin antes saludar a dos compañeros, Javi y Basilio, que van con sus parejas en moto y que están recorriendo la zona. Quedamos con ellos en Antequera para hacer mañana una ruta senderista en el Torcal.

Situación área de Antequera

Plano de Antequera

Área de autocaravanas Antequera

Llegamos a Antequera y vamos al área de autocaravanas a llenar y vaciar aguas. Situada a las afueras de la ciudad y junto a una zona deportiva, GPS: 37 01 16 N 4 34 18 W, es gratuita tanto el estacionamiento como la carga y descarga de aguas.

Parking inmediaciones área

El área está totalmente llena por lo que tenemos que buscar otro lugar para estacionar mientras visitamos la ciudad. Lo encontramos a la vuelta en una calle amplia junto a la entrada del campo de fútbol. Veo que está algo alejado del centro, a unos 15 minutos andando, pero ya que hemos estacionado no es cuestión de mover otra vez la auto.


Nos adentramos por una estrecha callejuela en el casco antiguo de Antequera con la intención de ver algo más de esta bonita ciudad que hace unos años tuvimos la oportunidad de visitar aunque nos quedamos con ganas de ver más cosas dadas las altas horas a las que llegamos.


Vamos subiendo poco a poco a la parte alta de la ciudad desde la que se tienen unas bonitas vistas y que a estas últimas horas de la tarde le otorgan unos tonos tenues procedentes de los últimos rayos solares reflejándose en los numerosos monumentos de los que goza la ciudad.

Peña de los enamorados



Estamos en el Mirador de las Almenillas en la parte alta de Antequera donde permanecemos un buen rato contemplando bajo nuestros pies como se extiende laverínticamente la ciudad con sus encaladas casas.

Arco de los Gigantes, Antequera

Pasamos bajo el Arco de los Gigantes y desembocamos en la Plaza de los Escribanos que nos ofrece a nuestra derecha la Alcazaba y de frente la Colegiata de Santa María la Mayor.
Ambos monumentos están cerrados al público dadas las horas que son por lo que tenemos que conformarnos con verlos por fuera.


Colegiata Santa María la Mayor

Este es un edificio de estilo renacentista construido entre los años 1514 y 1550 y destaca sobre todo su grandiosa fachada. Parece ser que actualmente se encuentra prácticamente vacío ya que no se oficia culto.

Colegiata Santa María la Mayor

Justo al lado de la Colegiata están ubicadas las termas romanas de Antequera, un complejo termal de uso público datado a mediados del Siglo I después de Cristo y que desde donde estamos son perfectamente visibles.

Restos de las Termas romanas


Seguimos callejeando por la parte trasera de la Colegiata dejando a  nuestra derecha la Alcazaba iniciada, al parecer, en el Siglo XI aunque la mayor parte de sus murallas y sus dos torres datan del Siglo XIV.


Colegiata de Santa María la Mayor

Alcazaba de Antequera

Seguimos andando por esta parte alta de la ciudad que no conocíamos ya que la otra vez que estuvimos aquí no visitamos esta parte que nos parece encantadora pues las vistas de la Alcazaba son realmente bonitas.

Murallas de la Alcazaba

Así llegamos a una bonita y coqueta capilla que recordábamos de la otra visita. Se trata de la Tribuna Virgen del Socorro situada en la Plaza del Portichuelo y justo detrás de esta capilla se ubica la Iglesia de Santa María de Jesús.

Capilla Tribuna Virgen del Socorro



Descendemos hacia la parte baja de la ciudad y en un momento nos encontramos en la Plaza de San Sebastián, lugar donde se haya la Parroquia del mismo nombre, la Real Colegiata de San Sebastián con fachada plateresca y su alta torre de ladrillo.

Colegiata de San Sebastián


Vemos que las calles están cortadas al tráfico y como la gente espera pacientemente en las aceras preludio de una inminente procesión como es lo habitual en estas fechas.




Desde esta Plaza se divisa en lo alto la silueta de la Alcazaba que ya empieza a estar iluminada por la luz artificial confiriendo al conjunto una bella postal con las blancas casas a sus pies.





Continuamos nuestro relajado transitar por las callejuelas de Antequera poniendo dirección hacia la Plaza del Coso Viejo, otro epicentro monumental e interesante de la población donde podemos contemplar algunas bellas fachadas como la del Convento de las Carmelitas en la cercana Plaza de las Descalzas.

Convento de las Carmelitas

Estatua del Infante Don Fernando

Volvemos a la Plaza del Coso Viejo donde se ubican varios edificios y monumentos que merecen una visita tranquila y pausada. Observamos la estatua del Infante Don Fernando montado a caballo conquistador de la ciudad en el año 1410.

Palacio de Nájera

El siguiente edificio que llama nuestra atención es el Palacio de Nájera que actualmente alberga el Museo municipal de Antequera y que fue construido en el Siglo XVIII.

Fuente de los cuatro elementos

Y el otro monumento que merece la pena ver es la bonita fuente de los cuatro elementos que con una perfecta iluminación consigue que sus detalles realcen y le den un toque muy bello a esta construcción.


Volvemos hacia la Plaza de San Sebastián y desde aquí tomamos la calle del Infante Don Fernando por la que está transitando una procesión y que conforme nos vamos acercando a ella vemos la expectación que suscita. Podemos comprobar el interés de la gente y es que está desfilando una compañía de la Legión, cosa que nos hace gracia por no haber presenciado antes este tipo de desfiles.





Cuando estamos regresando hacia la auto poniendo así fin a nuestra visita a Antequera nos llama Javi y compañía diciendo que ellos están por el centro. Cansados rehusamos volver de nuevo y quedamos con ellos en el parking del Torcal para hacer mañana una ruta senderista.
Si se dispone de más tiempo es interesante desplazarse a ver los famosos dólmenes de Antequera. Nosotros ya los visitamos la otra vez que estuvimos en la ciudad.



Nos desplazamos hacia el Torcal donde pernoctamos en el parking del centro de visitantes acompañados de bastantes autos. GPS: 36 57 11 N 4 32 40 W, gratuito y sin servicios.

Parking del Torcal

Mapa del Torcal

La noche transcurre sin novedad, tan solo a destacar las rachas de viento que de vez en cuando movían la autocaravana y el frío que hacía fuera. 
Amanece un día despejado y parece que por fin vamos a poder hacer una ruta senderista por el Torcal ya que hace unos años cuando vinimos aquí por primera vez nada más comenzar la ruta empezó a llover y tuvimos que posponerla hasta el día de hoy.


Me acerco al centro de visitantes y veo que hacen visitas guiadas por diferentes partes del Torcal otra opción más atener en cuenta ya que las mismas tienen unos precios bastante asequibles e imagino que deben resultar interesantes.


Nosotros sin embargo vamos a realizar una visita por libre y tras mover la auto a la zona de los autobuses por indicaciones de un responsable nos ponemos en ruta junto a nuestros amigos que llegaron anoche ya tarde.


Principalmente existen cuatro rutas principales, azul, verde, amarilla y roja dependiendo de sus longitud y dificultad. Son circulares y en cualquier momento se pueden recortar kilómetros, por lo que no es problema tomar una u otra.


Es fácil ver cabras montesas ya que este hábitat les viene muy bien. Además no se asustan fácilmente por lo que pasamos junto a ellas y no se inquietan lo más mínimo.


Seguimos recorriendo este paraje que es como si fuera sacado de otro mundo pues las rocas presentan unas extrañas formas que la naturaleza ha ido modelando con el paso del tiempo.


Los senderos están perfectamente señalizados por lo que no hay temor a una equivocación. Hay zonas en que el sendero transita únicamente por roca y es cuando se agradece llevar un buen calzado de montaña con buena sujeción en la zona de los tobillos pues una torcedura es bastante probable que ocurra si no se lleva cuidado.



Son escasos los árboles que crecen en estas latitudes, pero de vez en cuando se observan unos buenos ejemplares donde tomar un rato la sombra.


El camello

Hay diferentes formaciones rocosas que la imaginación humana ha ido dando nombre como por ejemplo el camello, aunque ya hay que tener imaginación.




Tras un par de horas de ruta senderista por este peculiar lugar volvemos al centro de visitantes contemplando en esta zona unas bonitas estratificaciones rocosas que hacen a uno preguntarse cómo han podido formarse.





Nos despedimos de nuestros amigos que ponen rumbo hacia Ronda y después a la playa ya que tienen más días, mientras que nosotros ponemos rumbo a la provincia de Córdoba ya que queremos conocer algunos pueblos del sur de la provincia.

Alcazaba de Antequera

Itinerario Antequera-Puente Genil

Salimos del Torcal comprobando que la inmensa mayoría de gente que está llegando al paraje tiene que dejar el coche a un par de kilómetros y subir en autobús ya que el parking de arriba se ha llenado. Por tanto el consejo es madrugar o llegar la noche de antes para acceder al parking del centro de visitantes, sobre todo si es fin de semana o festivo.

Lugar del parking Puente Genil

Parking

El primer pueblo que visitamos es Puente Genil, y tras buscar aparcamiento más cercano al centro del pueblo y no encontrar nada, tenemos que dejarlo al lado de la carretera en lo que parece un polígono.
GPS: 37 23 35 N 4 46 21 W, gratuito y sin servicios.

Calle Don Gonzalo

La temperatura ha ido subiendo y hasta hace calor, no me quiero imaginar lo que deben soportar por aquí en pleno verano. Llegamos a la que parece ser una de las calles principales de Puente Genil, la Calle Don Gonzalo pues podemos ver algunas casonas y palacetes bastante bonitos.

Ayuntamiento de Puente Genil

Actualmente este pueblo tiene unos treinta mil habitantes y se encuentra en pleno centro geográfico de Andalucía. El pueblo, al parecer, debe su nacimiento al antiguo puente de madera sobre el río Genil en el siglo XI o XII y que posteriormente se construyó de madera.



Por esta zona pegada al río hay bastante ambiente de bares y terrazas donde los lugareños están terminando de comer y tomando fuerzas para las procesiones que se van a llevar a cabo esta tarde y noche.


También observamos lo arraigado que están las tradiciones de Semana Santa pues por todo el pueblo vemos a miembros de las distintas cofradías preparándose para lo que queda por venir. Si que  nos llama la atención lo bien organizado que lo tienen al pasar por una calle donde local tras local está ocupado por cofradías que se reúnen para celebrar la Semana Santa.


Dadas las horas que son pues la gente está descansando y hasta que no caiga el sol no empezará a haber el ambiente decidimos proseguir nuestro viaje hasta el siguiente pueblo cordobés que será Baena.

Itinerario Puente Genil-Baena

Situación del parking Baena

Plano de Baena

Parking Baena

A última hora de la tarde llegamos a Baena. Nos encontramos varias calles cortadas por las procesiones y tras dar alguna vuelta de más improvisamos un parking ya que el que traíamos está ocupado y estacionamos en la calle Demetrio de los Ríos, junto a unos unifamiliares y desde donde se tienen unas bonitas vistas del pueblo. GPS: 37 37 02 N 4 19 38 W, gratuito y sin servicios.


Nada más bajarnos de la autocaravana nos sorprende un continuo ruido de tambores que no cesan ni un momento. No conocíamos esta faceta de la Semana Santa de Baena, algo curioso aunque a la vez molesto por lo que posteriormente tendremos que interponer entra los tambores y la autocaravana una casa que nos amortigüe el incesante ruido y podamos dormir.


Conforme vamos subiendo a lo alto del pueblo podemos ir observando los curiosos atuendos que portan los lugareños y que particularmente no habíamos visto antes en ningún otro lugar.

Santa María la Mayor

Conforme vamos subiendo a la parte alta del pueblo podemos ir viendo los diferentes desfiles de los tamborileros y el gran ambiente que se respira en Baena en un continuo ir y venir de gente que bien en grupo o de forma aislada van tocando sus tambores que van resonando por todo el pueblo.


Interior de Santa María la Mayor

Santa María la Mayor

Interior monasterio Madre de Dios

Pegado a la Iglesia se ubica el Monasterio Madre de Dios con un patio de naranjos pequeño, coqueto, armonioso y muy bonito.


Castillo de Baena

Seguimos caminando e inmediatamente sale a nuestro encuentro el castillo de Baena un edificio datado en el Siglo XII y actualmente muy restaurado y de una forma que no deja indiferente a nadie por lo diferente que es dicha restauración.

Leona de Baena

También es conocida esta localidad por la famosa escultura en piedra caliza de una leona tumbada de época ibera, sobre el Siglo VI antes de Cristo, la cual se encuentra expuesta en el Museo arqueológico nacional en Madrid. Nos tenemos que conformar con contemplar esta reproducción en bronce en la Plaza del Palacio de Baena.


Iglesia del Monasterio Madre de Dios

Justo enfrente de la leona se encuentra la entrada a la Iglesia del monasterio de Madre de Dios que no nos resistimos a visitar por dentro y bien que merece la pena donde destaca la bóveda de la capilla mayor, así como el retablo y algunos cuadros de bastante calidad.



Vista la parte alta del pueblo, ahora toca ir bajando hacia la Plaza de la Constitución verdadero epicentro de Baena. Mientras tanto vamos acompañados por diferentes pasos, en esta ocasión de romanos y un elemento común a todos ellos: el tambor.


Llegamos a la Plaza de la Constitución donde parece que hay concentrados numerosos grupos de tamborileros y por donde pasan más y más pasos con su ensordecedor repiqueo. Aquí se ubica el Ayuntamiento y algunas casas porticadas dignos de ser visitados, aunque más bien de día y sin el ensordecedor martilleo de los tambores.
Cuando ya tenemos bastante de esta experiencia diferente que nos ha supuesto Baena nos vamos a la auto y tras instalarnos detrás de una casa nos vamos a la cama mientras en nuestros tímpanos siguen martilleando los tambores de Baena.





Itinerario Baena-Montilla

Castillo de Espejo

Amanece un nuevo día y no por ello los tambores han dejado de sonar, aunque hemos podido dormir tranquilamente, tan solo cuando alguien se recogía y pasaba junto a la auto tocando su tambor hemos perturbado un poco el sueño.

Situación parking Montilla

Parking Montilla

Seguimos ruta por el sur de la provincia de Córdoba y nos encaminamos a Montilla, famoso por la denominación de origen de sus vinos. Pasamos por el pueblo de Espejo y podemos ver desde la carretera la silueta del bonito castillo de este pueblo.
Llegamos a Montilla y estacionamos en un gran parking. GPS: 37 35 17 N 4 38 02 W, gratuito y sin servicios.

Casa del Inca Garcilaso de la Vega

Pasamos por la calle Capitán Alonso de Vargas donde se ubica la Casa del Inca Garcilaso de la Vega y que actualmente acoge a la oficina de turismo de Montilla. Aquí este insigne mestizo vivió 30 años desde 1561 hasta 1591 y fue donde escribió parte de su obra.


Procesión

Llegamos a la calle de la Corredera que parece ser una de las arterias principales de Montilla y nos encontramos con una procesión de nuevo vivida con gran pasión y devoción.

Ayuntamiento de Montilla

Seguimos caminando por la calle Corredera y ahora sale a nuestro encuentro el Ayuntamiento de Montilla engalanado en este época del año con motivo de las procesiones.



Pasamos al interior de alguna que otra Iglesia que al estar abiertas aprovechamos para visitarlas por dentro.

La Tercia

Así y volviendo sobre nuestros pasos llegamos a la Plaza de la Rosa donde se ubica el curioso edificio de La Tercia, un edificio que aunque a primera vista puede pasar por antiguo no lo es, ya que está construído en el Siglo XX y que recuerda al Palacio de Monterrey de Salamanca.



Aunque el estado de dicho edificio es lamentable al ser un edificio privado en el que residen vecinos y no ponerse de acuerdo con el Ayuntamiento en quién tiene que llevar a cabo su restauración, una pena vamos, con lo bonito que es.



Subimos hacia la parte alta de la ciudad buscando el castillo o  más bien lo poco que queda de él, llevándonos una pequeña decepción ya que hay más bien poco y no lo podemos visitar por estar cerrado.

Iglesia de Santiago

Interior de la Iglesia

Al lado de los restos del castillo está la Iglesia de Santiago que aprovechamos a visitarla al encontrase la misma abierta.

Arco de Santa Clara

Por la Calle Gran Capitán bajamos hacia la parte baja de la ciudad y la zona que nos queda por visitar, donde al parecer se están reuniendo las diferentes cofradías y por ello presenta un gran ambiente en este día festivo.

Convento de Santa Clara

Pasamos bajo el arco de Santa Clara e inmediatamente después pasamos a ver el Convento del mismo nombre con su portada gótica plateresca y puerta con artesonado mudéjar del Siglo XVI.

Interior del Convento

El Convento está declarado Monumento Histórico Nacional y podemos dar fe de ello ya que el interior es de una gran belleza y armonía conteniendo varias obras de arte que merecen una visita pausada y sosegada para admirarlas.

Monumento a Garcilaso

Seguidamente llegamos al Parque de Cervantes llamando nuestra atención un monumento situado en una fuente dedicado al inca Garcilaso.





Dejamos Montilla a medio día cuando la gente se está reuniendo en el parque para darse un descanso entre procesión y procesión y nosotros tomamos de nuevo la ruta que nos llevará a Almodovar del Río para disfrutar de su maravilloso castillo.

Itinerario Montilla-Almodovar


Almodovar y su castillo al fondo

Parking del castillo en Almodovar

Parking de Almodovar

Llegamos a Almodovar y subimos directamente al parking del castillo lugar habilitado para visitar el monumento más conocido del pueblo. GPS: 37 48 35 N 5 01 29 W, gratuito y sin servicios.


Mientras preparamos la comida llamo al teléfono del castillo para reservar la visita teatralizada realizada por el mayordomo del Rey. Esta es más cara que la visita que se realiza por libre, aunque sinceramente creo que los 12 euros que cuesta la entrada están bien invertidos pues es una experiencia diferente.

Entrada al castillo


A la hora que empieza la visita guiada ya tenemos nuestra acreditación y el singular mayordomo hace acto de presencia vestido de la época que nos hará vivir en estas dos horas aproximadas que estaremos con tan peculiar personaje.


Y literalmente nos trasladamos a la Edad Media conducidos por el mayordomo que no deja títere con cabeza, pues las historias que nos va contando sobre lo que ocurrió en este castillo, nos encargamos de representar los papeles los turistas que hacemos la visita.


Vistas desde el castillo

Dejamos la vergüenza a un lado al igual que muchos turistas y participamos de buen grado en lo que este peculiar guía va haciendo con nosotros entre las carcajadas de quien no le toca hacer uno de los incontables papeles que tiene esta historia.



Un personaje importante en la historia de este monumento ya que se debió a él las importantes obras de restauración llevadas a cabo entre los años 1901 y 1936 es Rafael Desmaissieres y Farina decimosegundo Duque de Torralva por lo que durante la visita son varias las ocasiones en que se recuerda a los visitantes esta circunstancia.



En este privilegiado emplazamiento ubicado en una roca que domina la amplia llanura y las aguas del río Guadalquivir, desde antaño han habido asentamientos empezando por la época íbera, pasando por época romana, aunque no sería hasta la época musulmana cuando se construye en este emplazamiento una fortaleza jugando papeles importantes en época de la reconquista cristiana, pasando posteriormente a la Corona de Castilla.



Evidentemente y como suele ser habitual en este tipo de construcciones, para que podamos ver lo que estamos viendo se han tenido que llevar a cabo importantes obras de restauración. También alberga diferentes salas donde se explica la vida del castillo en las diferentes épocas así como se exponen armas, armaduras, utensilios y demás material de la época que le dan un plus a la visita.



En definitiva, la visita se hace interesante y graciosa amenizada por este personaje tan peculiar que representa al mayordomo del Rey quien consigue trasladarnos por momentos a épocas pasadas.







Va cayendo la tarde cuando salimos de las paredes del castillo impactando en sus antiguos muros los últimos rayos solares de hoy. Nos despedimos de este bonito monumento y ponemos rumbo a la cercana Córdoba donde viviremos los momentos más intensos del fervor religioso.

Lugar de pernocta Córdoba

Plano de Córdoba

Parking en Córdoba

Llegamos ya de noche a Córdoba y nos dirigimos a un parking que ya utilizamos otra vez que visitamos la ciudad y que nos gustó por lo que repetimos. GPS: 37 52 33 N 4 47 31 W, gratuito y sin servicios, situado en una explanad de tierra detrás del palacio de deportes de Córdoba y a unos 15 minutos andando del casco histórico.

Murallas de Córdoba

Tras instalarnos junto a varias autocaravanas más nos vamos hacia el centro de Córdoba. Cruzamos las murallas y nos encontramos una ciudad totalmente volcada con las procesiones de Semana Santa.



Vamos callejeando por las estrechas calles de la ciudad e intentamos pasar por una de ellas y de golpe nos vemos literalmente encerrados entra los pasos y la gente. Nos tenemos que refugiar en el quicio de una puerta previamente haber tenido que retroceder debido a la estrechez de las calles.


Vemos como viven los cordobeses estas demostraciones de fervor religioso y lo complicado que es transportar estos pasos por algunos puntos que entrañan verdadera dificultad a la hora de atravesar por escasos centímetros entre los pasos y los balcones y paredes de las casas, realmente impresionante.





Templo romano

Mati se empeña en buscar el Cristo de los Faroles que tanto le gustó la otra vez que visitamos la ciudad, pero entre que es de noche y que tenemos que dar muchas vueltas debido al constante paso de procesiones, tenemos que dejarlo para mañana pues no lo encontramos.


Puente romano

Arco del Triunfo

Bajamos hasta el río Guadalquivir, contemplamos el puente romano bellamente iluminado, el Arco del Triunfo y finalmente la perla de Córdoba, la Mezquita. 

La Mezquita


La noche es estupenda e invita a estar paseando tranquilamente por la ciudad mientras ingentes cantidades de turistas hacen lo mismo que nosotros y otros esperan pacientemente a que lleguen los pasos de la próxima procesión. Nosotros decidimos en este punto que y hemos tenido bastante por hoy y nos retiramos a la auto a descansar.


Parking en Córdoba

Pasamos una noche muy tranquila en el parking y pensamos que vamos a aprovechar la mañana para visitar más detenidamente Córdoba pues siempre lo hemos hecho con prisa y no hemos podido disfrutar de la ciudad.


Estatua del filósofo Averroes


Vamos a dedicar la mañana a callejera tranquilamente por la ciudad. Tanto la Mezquita como el Alcázar ya lo conocemos pues lo visitamos hace unos años por lo que no entraremos a ver monumentos y sí nos perderemos por las calles sin rumbo fijo.



A estas primeras horas de la mañana la ciudad todavía se está desperezando y podemos disfrutar del encanto de sus callecitas medio vacías sin el agobio de anoche.




Conforme la mañana va avanzando la ciudad recupera su ambiente sobre todo en la zona de La Mezquita lugar siempre concurrido donde la gente aguarda pacientemente en las colas para acceder a contemplar este tesoro.




Paseamos por estrechas callejuelas que posteriormente se abren en asombrosos patios llenos de macetas de geranios que aún no siendo su mejor época ya lucen anticipándose a lo que será la primavera donde la ciudad se viste con sus mejores colores. 



Descubrimos bellos patios andaluces con influencias musulmanas que son un regalo para la vista y los sentidos.

Cristo de los Faroles

Esta mañana ha habido suerte y logramos orientarnos mejor que anoche llegando por fin al Cristo de los Faroles.

Plaza de la Corredera

Sin rumbo fijo y dejándonos llevar por nuestra intuición llegamos a la inmensa y bonita Plaza de la Corredera que no conocíamos y que nos recuerda a las plazas típicas castellanas.



Después de pasear tranquilamente por Córdoba y una vez satisfecha nuestra curiosidad al haber descubierto partes de la ciudad que no conocíamos ponemos fin a nuestra visita por esta maravillosa ciudad que siempre sorprende y de la que uno no se cansa nunca.


Itinerario Córdoba-Montoro

Situación del parking en Montoro

Antes de terminar este viaje de Semana Santa de 2016 paramos en nuestro último destino con el objetivo de comernos un estofado de rabo de toro tan popular por estas tierras. Para ello elegimos la ciudad de Montoro.

Parking Montoro

Estacionamos a la entrada de Montoro junto a la plaza de toros en un parking gratuito y sin servicios. GPS: 38 01 01 N 4 22 56 W, algo retirado del centro histórico pero es que en esta ciudad el parking es algo complicado. Luego veremos que al otro lado del río Guadalquivir hay un parking situado en una zona de pic nic que dispone de una fuente y que es un buen lugar para estacionar. GPS: 38 01 49 N 4 22 48 W.

Ermita de Santa Ana

Tomamos la Calle Cervantes que es una calle principal que nos va bajando hacia la parte baja del pueblo. Ya es hora de comer por lo que vamos en busca de un restaurante donde tengan rabo de toro. Tras preguntar en varios establecimientos no tienen este guiso aunque en el último se me acerca un señor y nos indica que bajemos a la otra parte del río y busquemos el restaurante Sol Zapatilla pues allí sí que tienen rabo de toro.



Así lo hacemos y tras atravesar el Puente Nuevo y salir a nuestro encuentro la Ermita de Santa Ana, ya en pleno Barrio de El Retamar, por fin encontramos el restaurante situado en la calle del Calvario 2. Nos pedimos dos menús que llevan el guiso que estábamos buscando y comemos muy bien por un precio bastante razonable.



Después de comer toca subir a la parte alta del pueblo aunque no apetezca demasiado. Cruzamos de nuevo el puente Nuevo no sin antes admirar esta zona tan bonita del pueblo aunque al tiempo mal aprovechada y nos internamos por estrechas callejuelas hacia el centro de Montoro.


Vemos un pueblo con bastante potencial turístico, en una situación envidiable junto a un meandro del río Guadalquivir, con un conjunto patrimonial envidiable, pero algo dejado de la mano, descuidado, sin aprovechar todo el potencial que atesora, una pena.

Iglesia de San Bartolomé

La Diosa Ceres y el Ayuntamiento

Llegamos a la Plaza de España verdadero centro y el punto de más interés de Montoro observando una Plaza muy bonita de unas dimensiones proporcionadas y con una serie de monumentos y Palacetes dignos de una tranquila visita.

Interior de la Iglesia

Situada en la misma Plaza encontramos la Iglesia de San Bartolomé de estilo gótico conteniendo en su interior la misma piedra rojiza de la fachada cosa que nos llama la atención pues la mayor parte de las casas están fabricadas con esta piedra.




Volvemos de nuevo donde tenemos la autocaravana estacionada. Nos asomamos a un mirador desde donde se tienen unas bonitas vistas de Montoro y del río Guadalquivir y tras tomarnos unos refrescos en una terraza al lado de la plaza de toros nos despedimos de Montoro y así ponemos punto final al viaje de esta Semana Santa que aunque algo más corto que otros años lo hemos disfrutado igual.






Itinerario hasta casa.

1 comentario:

Patricia dijo...

¡Cómo he disfrutado de la escapada! Felicidades.
Para nosotros Antequera es una gran desconocida, ni sabía que hubiese restos romanos. Muchas gracias por toda la información, por la impresionantes fotos y por cuidar ta bien y de forma detallada las explicaciones y las coordenadas.
Un saludo.
vivirviajandoenfurgo.blogspot.com