27 de noviembre de 2015

Verano 2015, caldo e tigri. Italia (1ª parte)


Italia, que bonito país, un museo al aire libre donde hay tanto por visitar. Recorreremos la costa de Liguria con la comarca de Cinque Terre, volveremos a la romántica Toscana y nos sorprenderemos con las imponentes Dolomitas sin olvidarnos entre medias de la perla del Adriático, Venecia.

Este verano salimos los cuatro después de mucho discutir el destino de este año. Tenemos el mes de Julio por delante, aunque entre medias hay que hacer la matrícula universitaria de Paula a través de internet y dada la mala experiencia del año pasado por lo que costó hacerla, es algo que nos condiciona los planes de este año. Por eso hay dos opciones, o subirnos para el norte de nuestro país o salir para Italia que es lo que los chavales quieren.
Yo les he insistido reiteradas veces que el mes de Julio no es la mejor época para visitar Italia por el calor, la saturación de turistas y los mosquitos tigre, ahora ya se entiende mejor el título de esta entrada, verdad?.

Itinerario Albacete-Colliure

Al final ganan los chavales y con tal de estar unos veinte días todos juntos decidimos hacer Italia a pesar de los condicionantes reseñados.
Es día 30 de Junio, martes el día elegido para iniciar esta nueva aventura en cuatro ruedas con la casa a cuestas. La hora para partir como de costumbre es por la noche, ya nos hemos acostumbrado a los pros y los contras de salir a altas horas, pero este año parece que va a ser diferente.
Esta tarde tenemos la entrega de trofeos de la liga de tenis en la que Alejandro milita y que este año además ha ganado por lo que no podemos perdernos la entrega. El acto para variar sufre retraso y finaliza bastante tarde por lo que me empiezo a agobiar ya que quiero salir esta noche, para mi es más cómodo y ganamos un día.

Pernocta primera noche

Cuando las cosas se complican nunca vienen solas y ahora no va a ser una excepción. Paula se retrasa despidiéndose de sus conocidos, van a ser 20 días y se toma su tiempo. Y como el que espera desespera, pues yo me desespero y me pongo de mal humor pues ya deberíamos haber salido.
Al final y tras un amago de mandar todo al garete este año, recapacitamos, se impone la lógica y sobre las diez y media pasadas de la noche iniciamos la ruta de este verano.
Cuando son las tres de la madrugada y llegamos a L´Ametlla de Mar en Tarragona, nos salimos de la autopista y estacionamos aquí, GPS: 40 53 27 N 0 47 42 E, gratuito y sin servicios. Es un parking de un centro comercial del que no pongo fotos ya que sobre las siete de la mañana empiezan a llegar camiones para descargar y me perturban el sueño, y digo a mí porque el resto de la tropa ni se enteran.

Situación del área de autos de Colliure

Tras desayunar volvemos a la autopista para continuar viaje. Sobre las 12:00 llegamos a La Junquera donde nos detenemos para hacer alguna compra y realizar las últimas llamadas a la familia antes de desconectar los datos de los teléfonos móviles. Aunque este año hemos optado por una solución a los datos en el extranjero, ya que a los chavales no los podemos dejar 20 días sin internet. He comprado dos tarjetas de prepago de la compañía Orange llamada "sim mundo" y una vez hecha la compra he activado el plan de ahorro llamado "Europe" que permite consumir 100 megas de datos por 1 euro o 100 minutos de llamadas por 1 euro. Si se hace uso se paga, si no se usa no se paga nada, son recargables y valen para un año. Es justo lo que necesitamos y controlamos el gasto con la aplicación de Orange.

Área de auto de Colliure

Cruzamos la frontera sin ninguna retención y alrededor de las 13:00 horas llegamos al área de autocaravanas de Colliure, GPS: 42 31 32 N 3 04 07 E, donde ya hemos estado otras veces que hemos visitado este precioso pueblo. Deben de tener demanda pues han subido los precios, ahora cuesta 20 euros al día, dispone de tomas de electricidad que están situadas en la parte delantera y por eso nosotros nos ponemos delante. Evidentemente también dispone de llenado y vaciado de aguas. Dispone de barrera y para acceder hay que tocar al botón para que expida el ticket y se levante la barrera. Con ese ticket a la entrada del área sale cada 30 minutos una navette o micro autobús, se le enseña al conductor y gratuitamente se puede bajar al pueblo y subir todos los miembros de la familia, algo que se agradece, pues hay bastante distancia y una cuesta de aupa.



Tras instalarnos, comemos pues ya va siendo hora, tenemos que adaptarnos cuanto antes al estilo de vida francés. Tras descansar un rato, tomamos la navette y bajamos al pueblo con la intención de darnos un baño en su playa.



Nos volvemos a encontrar con un pueblo de ensueño, tal y como recordábamos. El gran castillo a nuestra derecha, la preciosa silueta de la Iglesia a nuestra izquierda y la playa en medio.


Hace una tarde algo desapacible, pues aunque brilla el sol hace un aire desagradable que no invita al baño. Aun así yo si me doy un chapuzón en las azules aguas de Colliure, aunque después nos desplazamos a la otra parte del pueblo donde la playa es menos profunda y los chavales también se dan otro remojón.


Para terminar la tarde y después de haber estado un buen rato en la playa, recorremos las callecitas de este encantador pueblo, repletas de tiendas, talleres y restaurantes.



Poco a poco cae la tarde y cuando empieza a oscurecer tomamos la navette de vuelta al área. Sintonizo la parabólica para que los jóvenes vean su programa de televisión favorito y después de cenar Mati y yo volvemos a bajar de nuevo al pueblo, donde nos recibe un concierto de piano.



Si por el día Colliure es una preciosidad, por la noche es si cabe más idílico y romántico. Perfectamente iluminados, sus monumentos resaltan en esta noche en la que la luna llena se quiere unir a tanta armonía y belleza.



Es una gozada pasear por Colliure a estas horas de la noche, cundo el pueblo recupera parte de la tranquilidad alterada por el día con la presencia masiva de visitantes. Por suerte para nosotros tenemos el placer de caminar por este precioso pueblo cuando recupera su verdadera esencia.
Sobre las doce de la noche nos volvemos a la parada de la navette, pues a esa hora parte el último viaje al aparcamiento y no queremos perderla.

Itinerario Colliure-Sisterón-Barcelonette

Amanece otro nuevo día. Hoy es jueves 2 de Julio y el objetivo del día es hacer los máximos kilómetros posibles para acercarnos a Italia. Cuando preparaba el viaje y después de leer muchas opiniones sobre la conveniencia de ir por la costa o por el interior, al final he optado por hacerlo por el interior. Pasaremos por Montpelier, Arles y en Aix en Provence en vez de tirar para Niza y toda la costa, nosotros nos tiraremos hacia el norte dirección Sisterón por la A-51.
He leído que la ruta por la costa es más corta, pero la conducción es estresante debido a la gran cantidad de tráfico pesado que circula por aquí, los innumerables túneles por los que hay que atravesar y la estrechez de la carretera. Probaremos por el interior a ver que tal.

Situación del parking en Sisterón

Parking en Sisterón

Llegamos a Sisterón habiendo circulado en todo momento por autopista y autovía y estacionamos en un parking mixto a la entrada del pueblo que dispone de 5 plazas para autocaravana con un poste de carga y descarga de aguas que al parecer no funciona GPS: 44 12 01 N 5 56 37 E. Parece que al resto de la tropa no les convence, ya que tenemos que estacionar al sol y hace un día bastante caluroso. Ponemos rumbo al área del pueblo GPS: 44 11 28 N 5 56 44 E, aunque aquí hace si cabe más calor ya que no hay una sombra, por lo que volvemos al primer parking.


Conseguimos aparcar debajo de un gran platanero a la sombra. Sacamos la mesa y las sillas y comemos debajo de los árboles muy tranquilamente.



Realmente hoy hace bastante calor, cosa que nos extraña ya que estamos bastante al norte y ya cerca de los Alpes. Para librarnos del tremendo calor nos vamos a dar un baño en la playa fluvial de Sisterón, un lugar muy recomendable al que hay que acceder a pie ya que existen limitaciones de altura para que precisamente no estacionen las autocaravanas.


Bajamos andando a la playa fluvial encontrándonos con un bonito pueblo que veremos más tarde, cuando nos hayamos refrescado.

Playa fluvial


Este lugar es una pasada. El acceso es gratuito, dispone de duchas, servicios y vestuarios. Una alfombra de cuidado y verde césped salpicada por frondosos árboles que dan cobijo ante este fuerte calor nos da la bienvenida.
Nos refrescamos en esta piscina natural, algo que agradecemos y valoramos muy positivamente, pues son servicios que ofrecen a los residentes de Sisterón y a sus visitantes, algo que deberían de aprender en otros lugares, por tanto si se pasa por aquí hay que aprovechar esta circunstancia y disfrutar de un agradable baño.



Después del reconfortante y agradable baño y ya con menos calor encima nos subimos de nuevo hacia el pueblo y vamos descubriendo un bonito y coqueto pueblo con varios puntos de interés.


Coquetos y elaborados adornos florales dignos de alguna que otra foto salen a nuestro encuentro deteniéndonos para admirar tan fino trabajo.


Seguimos callejeando por Sisterón descubriendo bellos rincones siempre bajo la atenta mirada de la imponente figura de la fortaleza situada en lo alto del cerro al que nos da pereza de subir dejándolo para otra vez, por lo que tenemos una excusa para volver aquí.


Partimos de nuevo dirección norte. La carretera sigue siendo autopista hasta que llegamos a la altura de La Saulce, donde se acaba y la carretera se convierte en Nacional y donde hay que elegir entre seguir dirección a Briançon por carretera nacional o tomar una carretera que sale a la derecha dirección Barcelonnette.


Esta carretera por la que circulamos ahora no es nacional y es más virada y estrecha, por lo que pensamos que quizás no es la más adecuada para hacer esta ruta, aunque al no llevar prisa se compensa por los paisajes que se pueden divisar desde la carretera.

Lago de Serre Ponçon

Situación de área de Barcelonnette

Al fin llegamos a Barcelonnette, lugar que hemos elegido para pernoctar hoy. Llegamos ya de noche y nos vamos hacia su área de autocaravanas, situada al lado del campo de fútbol y algo alejada del centro del pueblo. GPS: 44 22 56 N 6 39 28 E.

Area de autocaravanas de Barcelonette

Hay varias autocaravanas más estacionadas que van a pasar la noche aquí. Dispone de un poste donde se puede cargar agua y conectarse a la electricidad por unos 8 euros que se pagan mediante tarjeta bancaria.
sacamos la mesa y las sillas y cenamos tranquilamente al tiempo que descansamos del largo trayecto que hemos hecho hoy. Para rematar el día Mati y yo nos vamos hacia el pueblo a dar una vuelta, aunque se me olvida la cámara de fotos y no puedo hacer ninguna fotografía de Barcelonnette.
Nos parece un pueblecito encantador, se ve ambiente en la Plaza donde abundan las terrazas y a esta hora la gente se está tomando unas copas tranquilamente.

Trayecto entre Barcelonnette y La Spezia

Amanece un nuevo día y el objetivo de hoy es llegar a la zona de Cinque Terre. Seguimos por la misma carretera que trajimos ayer, la D 900 y al poco de salir de Barcelonnette la carretera empieza a picar hacia arriba hasta que llegamos al puerto de la Maddalena.

Lago de la Maddalena

Entramos en territorio italiano transitando por zonas paisajistas muy bonitas donde se mezclan verdes prados y algún que otro lago. Una zona para quedarse más tiempo y hacer alguna ruta senderista por estas bellas montañas.


Conforme vamos bajando hacia un valle, nos damos cuenta la diferencia que se observa desde la carretera respecto a las casas de esta parte que vemos más humildes que en la parte francesa.
Así, llegamos a Cuneo donde nos detenemos a comprar pan que no encontramos en un super, primera cosa que nos extraña, aunque si hay del tipo este finito tipo bastones y de muchas clases.


A partir de Cuneo tomamos una autopista y en un primer tramo la carretera es recta y ancha. Luego esta misma carretera atraviesa una zona bastante montañosa y a pesar de seguir siendo autopista hay que extremar mucho la precaución ya que tiene bastante pendiente y abundan las curvas donde hay que reducir bastante la velocidad.


Pasamos por Génova y aquí la autopista es todavía peor, ya que hay mucho tráfico, infinidad de túneles y los carriles son estrechos. Es una conducción bastante estresante la verdad y no se si habrá merecido la pena la ruta que hemos traído por el interior o si por el contrario hubiera sido mejor haber venido por la autopista que sigue la costa francesa e italiana.

Uno de los incontables túneles de la autopista

Cuando llegamos a la zona de Cinque Terre, dejamos la autopista y tomamos una carretera que nos llevará a Monterosso al Mare, ya que he visto que hay un gran parking y desde aquí podemos movernos por todos los pueblos de esta zona. Llevo ya muchos kilómetros conduciendo de forma estresante y ahora la carretera es muy estrecha y en una curva rozo el lateral derecho de la auto con un quita miedos. Es más el susto que otra cosa, ya que luego comprobamos que no ha sido casi nada.
Llegamos a Monterosso y en el parking que llevaba pensado estacionar nos dicen que ahora no dejan estacionar a las autos, puf bajar hasta aquí para nada vaya chasco. Toca desandar lo andado, aunque antes vamos al área situada más arriba GPS: 44 09 18 N 9 39 34 E, donde si que hay sitio, pero vemos que está retirada del pueblo y para subir hasta aquí hay que echarle ganas, así es que nos vamos directamente hacia La Spezia.

Situación área y estación la Spezia

El primer contacto con esta zona de Cinque Terre no ha sido muy positiva. No acompaña la orografía, ya que estos pueblos están situados en la montaña, algunos en acantilados y las carreteras para llegar a ellos son bastante viradas y estrechas, nada recomendable para ir con las autocaravanas, por lo que deberíamos haber ido directamente a la Spezia y nos complicarnos.

Área de la Spezia

Llegamos al área que está a las afueras de la Spezia. Es una gran explanada, algo dejada la verdad, pero que cumple perfectamente para dejar aquí la auto y movernos en tren por los cinco pueblos que configuran Cinque Terre. GPS: 44 06 13 N 9 51 34 E. Tiene unos grifos para cargar agua y unos desagües para descargar las grises, electricidad no tiene. Lo lleva gente de la Cruz Roja y el precio que te cobran es simbólico, unos 5 euros al día.

Plano de Cinque Terre

Ya es algo tarde para irnos a hacer la ruta por los pueblos, así es que nos lo tomamos de asueto y como la zona donde se haya ubicada el área no nos termina de convencer, ya que está cerca de la zona portuaria y no hay mucho que ver, nos quedamos dentro del área viendo la televisión.
Cinque Terre que en castellano es cinco tierras es una porción de costa formada por cinco pueblos de la provincia de La Spezia bañada por el mar de Liguria.

Monterosso al Mare

Hoy es Sábado por lo que habrá si cabe más afluencia de turistas por la zona. Pasamos por recepción del área para conseguir los billetes del bus que nos llevará a la estación de tren, pero no hay nadie, así que vamos a buscar la parada del bus. A unos 200 metros del área está la parada del bus, la línea 15 y 22. Al rato llega y le preguntamos al conductor cuanto valen los billetes y por señas nos dice que pasemos que no nos cobra nada, parece ser que no expiden ellos los billetes a diferencia de lo que ocurre aquí.
Tardamos más de media hora en llegar a la estación y aquí hay una gran aglomeración de turistas. Tenemos suerte ya que al poco sale el tren que nos llevará a Cinque Terre.
Llegamos hasta el final o sea hasta Monterosso al Mare y lo que haremos será recorrer estos pueblos desde el más lejano al más cercano de la Spezia.
Iglesia de Monterosso al Mare

Monterosso al Mare es el pueblo de Cinque Terre que tiene la mejor playa, por eso había planeado estacionar aquí junto a la playa para darnos un baño y desde aquí hacer la ruta por los demás pueblos, pero con no dejar estacionar a las autos hubo que cambiar los planes.
El contexto en el que están enclavados estos cinco pueblos de paisaje montañoso con terrazas que descienden abruptamente al mar le confieren la particularidad de un difícil acceso a los mismos por lo que no es recomendable moverse con nuestros vehículos por aquí. Se soluciona todo con el tren o si se dispone de una moto ya sería lo ideal.


El día es radiante y se adivina que va a ser además caluroso. Hemos echado los bañadores para darnos un chapuzón en alguno de los pueblos, pero como aún es temprano decidimos hacerlo después, aunque ya digo que donde mejor playa hay es en Monterosso.


A cambio nos dedicamos a patear este bello pueblecito con sus casas pintadas de diferentes colores en tono pastel que se asoman al Mediterráneo y que poco a poco se va preparando para un intenso día de visitantes y turistas.

Al fondo a la izquierda se aprecia el parking

Tras dar una vuelta por el pueblo que lo vemos en poco más de una hora, volvemos hacia la estación de tren para visitar el siguiente pueblo que se trata de Vernazza.
Mientras vamos llegando a la estación vemos como poco a poco la playa se ha ido llenando de gente y a estas horas ya son muchos los que se están bañando en las azules aguas.

Vernazza

No tenemos que esperar mucho para que llegue nuestro tren pues dado que es una zona muy turística hay bastante frecuencia de paso de los mismos y como los trayectos son de pocos kilómetros el servicio es muy ágil y cómodo.


En Vernazza vemos como el otro medio de transporte, el barco, funciona muy bien ya que de vez en cuando llegan pequeños barcos llenos de turistas que se bajan mientras que otros se suben, funciona igual que el tren, una opción para tener en cuenta pues desde el mar las vistas de estos pueblos deben ser más bonitas si cabe.
Nos damos cuenta que, sobre todo, algunas mujeres llevan las piernas llenas de picaduras de mosquitos por lo que nos empezamos a hacer una idea de lo que nos espera aunque de momento a nosotros no nos estén picando.


Dado que ya va apeteciendo darse un chapuzón, así lo hacemos en la parte donde atracan los barcos y no somos los únicos que tenemos la misma idea. Es una gozada darse un buen baño aquí, pues no hay arena y las aguas están bastante limpias. Además hay una manguera con la que quitarse la sal del mar.
Hay un caminito que sube hacia la parte alta del pueblo y que se transforma en una senda, se trata del famoso sendero ""Vía del Amor", se llega a una taquilla y hay que pagar. Como el resto de la expedición no ha querido subir hasta aquí no es cuestión de hacer yo solo el sendero, por lo que me bajo de nuevo hacía abajo, aprieta más el hambre, de amor ya estamos servidos.


Se acerca la hora de comer y vemos que en la calle principal del pueblo hay diferentes puestos de comida desde pizzas hasta conos con calamares, gambas, patatas fritas etc., y que la gente se sienta en las aceras y aquí comen, por lo que nosotros hacemos lo que dice el dicho, "donde fueras haz lo que vieras" y tras hacernos con algo de comida damos cuenta de ella a la sombra.
Por raro que pueda parecer al ser un lugar tan turístico, los precios de la comida y bebida no son caros, incluso me atrevería a asegurar que es barato.


Tras comer y descansar un rato nos volvemos a poner en marcha y nos dirigimos hacia la estación para visitar el siguiente pueblo que ahora es Corniglia. Nos bajamos en la estación y nos dirigimos hacia el pueblo. Hace mucho calor y comprobamos que el pueblo está retirado de la estación y no hay sombras. Terminamos de convencernos de que no es buena idea llegar hasta Corniglia cuando después de llevar andado un buen tramo y prácticamente sudando, vemos que este pueblo está situado en lo alto de un cerro y que hay que subir una empinada cuesta. Valoramos la situación y como el resto de la tropa no está por la labor decidimos no llegar hasta Corniglia y seguir hasta el próximo pueblo, ya que el calor es muy fuerte a estas horas.

Manarola

Tomamos de nuevo el tren, y así llegamos a Manarola, quizás el pueblo más bonito de los cinco. Encaramado en lo alto de un acantilado, guardando un perfecto equilibrio no dejamos de sorprendernos de lo precioso que es este lugar y más desde esta parte, un camino que nos lleva hasta las afueras y desde donde se ve una panorámica fabulosa de Manarola.



Volvemos hacia el pueblo y de nuevo no podemos resistirnos a darnos un chapuzón en las azules y transparentes aguas. A estas horas del día evidentemente no somos los únicos a los que apetece lo mismo por lo que no estamos solos. Además los jóvenes del lugar aprovechan para subirse a lo alto de las rocas y lanzarse en picado a las aguas.



Terminamos la ruta por Cinque Terre en el último pueblo que nos queda, Riomaggiore otro precioso lugar que no tiene nada que envidiar a los otros que ya hemos visitado.
Este es pequeñito, se compone de una calle principal que desemboca en el mar y casas colgadas a ambos lados haciendo gala de sus bonitas fachadas de vivos colores.

Riomaggiore

La mejor panorámica de Riomaggiore se obtiene desde las rocas que hay pegadas al mar justo donde dejan las barquitas. Aquí el negocio del buceo es muy importante pues por doquier vemos negocios que ofrecen excursiones de submarinismo Debe valer mucho la pena, pues las aguas son muy transparentes y debe haber bastante vida acuática.


Aquí el baño es algo más complicado, aunque también se puede uno dar un baño. Nos tomaos unos helados y aprovechamos una ducha que hay instalada para refrescarnos de vez en cuando, ya que hace un tremendo calor. Damos una pequeña vuelta por la única calle y dado que todos estos pueblos son pequeñitos se ven pronto. El principal interés de los mismos es el lugar donde están enclavados.
Algo en lo que nos hemos fijado es que no están lo bien conservados que debieran ya que algunas fachadas les hace falta alguna capa de pintura, pero creo que tienen bastante turismo y esto no les preocupa.
Para saber más: Cinque Terre

Itinerario entre La Spezia y Lucca

Terminados de ver los pueblos de Cinque Terre volvemos a La Spezia, tomamos un autobús y llegamos al área a media tarde. Pensamos que hemos tenido bastante con el día de hoy, la verdad es que con todo el calor que hemos pasado se nos han quitado las ganas de invertir otro día más en esta zona, por lo que tras pagar cinco euros por el área, nos ponemos de nuevo en movimiento dirección a Lucca donde pernoctaremos hoy.

Situación del área de Lucca

Área de Lucca

Había seleccionado un parking para quedarnos en Lucca por lo que nos dirigimos hacia el mismo. Al llegar vemos un gran parking gratuito, bastante cerca de la ciudad, pero no nos termina de convencer, por lo que nos vamos al área de pago, GPS: 43 50 23 N 10 29 17 E,  Dispone de carga y descargas de aguas, hay unos aseos y lo único que le falta es electricidad. Todo ello por 14 euros al ser fin de semana, entre semana creo que son 10 euros. Situada a unos 10 minutos andando de las murallas de Lucca, el lugar es tranquilo y recomendable.

Plano de Lucca

Hoy es Domingo y el día amanece bastante caluroso como viene siendo la tónica habitual estos días. Anoche no visitamos la ciudad pues estábamos cansados de todo el día por Cinque Terre. Nos limitamos a poner la auto junto al césped, sacamos la mesa y las sillas y estuvimos cenando fuera y viendo la final de la Copa América entre Chile y Argentina con triunfo final para Chile.
Ya anoche empezamos a sufrir los efectos de los voraces mosquitos, teniendo que terminar antes de tiempo la velada al hacer acto de presencia los famosos mosquitos tigre.

Chies de San Michele

Después de desayunar nos ponemos en ruta y en unos 10 minutos por una gran avenida llegamos a las murallas de esta bonita ciudad toscana. Aquí vía San Paolino que nos desemboca en la Plaza San Michele donde está ubicada la coqueta Iglesia de San Michele.


Esta Iglesia de estilo románico pisano fue construida en el Siglo XI siendo lo más destacable su fachada del Siglo XIII, siendo rematada por una escultura de mármol de cuatro metros de altura del Arcángel Miguel derrotando al dragón con una lanza.
También visitamos el interior cuyo acceso es gratuito donde descansamos en el frescor de sus regios muros.


Torre Guinigi

Si por algo se caracteriza Lucca es por la presencia en la ciudad de infinidad de torres o campanarios que le confieren un encanto singular a la ciudad. Callejeando llegamos a la que quizás sea la torre más emblemática de la ciudad la torre Guinigi con sus imponentes 42 metros de altura coronados por la presencia de un jardín y unas encinas en todo lo alto. Se puede subir hasta arriba si es que uno se atreve a subir sus 231 escalones y se paga la correspondiente entrada. Nosotros tras pensarlo un rato decidimos que no nos apetece realizar tal esfuerzo.

Plaza del Anfiteatro

Llegamos a otro punto de interés de la ciudad, la Plaza del Anfiteatro, una curiosas plaza que recoge su nombre precisamente porque aquí se hallaba ubicado un Anfiteatro en la época romana en el Siglo II después de Cristo. En algunas tiendas se pueden observar restos arquitectónicos de época romana.

Basílica de San Frediano


Seguimos callejeando por esta antigua ciudad que fue fundada por los Etruscos y que posteriormente pasaría a ser colonia romana, cuando llegamos a la bonita Basílica de San Frediano. Una bonita Iglesia de estilo románico, llamándonos la atención el impresionante mosaico dorado del Siglo XIII, de estilo bizantino medieval. 

Interior de San Frediano

El interior de la Iglesia conserva los restos del obispo San Frediano a quien está consagrada la Iglesia, así como un sinfín de restos de diferentes personalidades de época antigua que se pueden ir contemplando mientras se visita este monumento cuyo acceso es gratuito. A destacar la capilla de Santa Zita patrona de la ciudad que alberga el cuerpo momificado en una urna de cristal.



Una obra realmente bonita y que merece la pena disfrutar y admirar es la gran fuente bautismal románica del Siglo XII que representa escenas de Moisés.


También es digno de admirar el órgano del Siglo XVI y el coro chapado en oro. En definitiva un lugar que no hay que dejar de visitar.
Para saber más: basilica de san frediano lucca


Seguimos callejeando y vamos en busca de la Catedral de San Martín donde llegamos acalorados perdidos y agradecemos la sombra que nos ofrece este bello monumento.

Catedral de San Martín, Lucca

Llevamos toda la mañana pateando Lucca y el calor está empezando a hacer mella sobre nosotros. Solo nos apetece descansar en la sombra e irnos a la autocaravana a comer y descansar. Vemos que hay que pagar para acceder al interior de la Catedral y como las ganas van flaqueando, decidimos no pasar al interior de la Catedral, si bien es cierto que tiene que ser interesante la visita.
Para saber más: Catedral de Lucca


A medio día y con un insoportable calor nos volvemos hacia el área pues no aguantamos más este sofoco. Es lo que nos temíamos, el calor le prueba a uno las fuerzas y no quedan ganas de hacer nada que no sea descansar a la sombra. Habrá que volver a Lucca en otra época del año más propicia para estar callejeando por sus bonitas calles y terminar de ver lo que nos ha quedado.

Área de Lucca

Llegamos al área, cambiamos la auto debajo de la sombra de los árboles y sacamos la mesa y las sillas. Decidimos darnos un manguerazo de agua para refrescarnos. Ponemos la manguera en el grifo y nos damos una ducha que hace que nos baje la temperatura. No es la primera vez que utilizamos en este viaje la manguera. Ya en La Spezia tuvimos que tirar de manguera para refrescarnos y aquí lo volvemos a hacer y nos tememos que va a ser la tónica de este viaje.

Itinerario entre Lucca-Pisa-Volterra

Tras comer tranquilamente y descansar un buen rato, cuando ya el calor empieza a darnos una tregua recogemos los bártulos, pagamos en la máquina expendedora los 14 euros que nos cuesta el área y decimos adiós a Lucca con el pesar de no haber podido disfrutar más de la ciudad  poniendo rumbo a la ciudad de Pisa.

Situación del parking en Pisa

Parking en Pisa

Llegamos a media tarde a Pisa y como no nos vamos a quedar a pernoctar aquí, estacionamos en un parking gratuito, muy bien situado, bajo la sombra de unos grandes pinos y que no cuenta con ningún servicio. GPS: 43 43 38 N  10 23 42 E.

Plano turístico de Pisa

Piazza dei Miracoli, Pisa

En unos escasos diez minutos andando llegamos a la plaza de los milagros, un lugar realmente bonito y espectacular por albergar en tan poco espacio tal cantidad de monumentos que te deja impactado nada más verlos.

Duomo

Y ya es la tercera vez que estamos en Pisa, pero es de estos lugares que uno no deja de admirar por mucho que lo hayas visto antes tanto en persona como en televisión, fotos, etc. Realmente tiene algo de mágico este lugar.

Duomo

Este impresionante conjunto monumental está formado por cuatro grandes edificios religiosos: el Duomo, la torre inclinada de Pisa, el Baptisterio y el campo santo. Evidentemente lo más famoso y conocido de todos ellos es la mundialmente famosa torre de Pisa.

Baptisterio

Por internet hay la suficiente información de este lugar tan conocido por lo que cualquier información que añada no aportará gran cosa. Tan solo que aquí y aunque sea un tópico, hay que hacer lo que todo el mundo hace: la famosa foto de sujetar la torre para que no se caiga. En eso se nos va una buena parte de la tarde, es lo que tiene la gente joven, qué le vamos a hacer.

Torre inclinada de Pisa

De estos lugares como no se haga la reserva con antelación para visitarlos por dentro, en estas épocas del año hay que convencerse que no es posible hacer la visita, por lo que lo único que se puede hacer es disfrutarlos por fuera. De todas formas tanto el Duomo como el Baptisterio ya los hemos visitado en anteriores ocasiones, tan solo nos faltaría acceder a lo alto de la Torre que también es visitable, previa reserva claro.
Para saber más: Piazza dei Miracoli

Calles de Pisa

Lo típico de Pisa es la plaza de los milagros y las otras dos veces que hemos visitado la ciudad al hacerlo con viajes organizados, no le da a uno tiempo a nada más, por lo que ahora que vamos por libre es una magnífica ocasión para visitar el resto de la ciudad.

Palazzo della Carovana

Dejamos el conjunto más intersante de Pisa y donde se concentra el 90 por ciento del turismo que viene a la ciudad y callejeando llegamos a la Piazza dei Cavaliere donde se haya ubicado el esbelto Palacio de Carovana con una preciosa fachada.



Nos encontramos una ciudad tranquila y acogedora en la que da gusto pasear por sus calles peatonales salpicadas de arcos.


Así llegamos al río Arno que divide la ciudad en dos mitades asomando las bonitas casas de tonalidades color pastel hacia esta parte de la ciudad donde nos quedamos un buen rato admirando esta bella estampa.


Piazza Vittorio Emanuele II

Seguimos recorriendo la ciudad, y ahora llegamos a la parte más alejada de nuestro ruta por Pisa, la Plaza Vittorio Emanuele II, otro amplio lugar donde la gente se recrea tranquilamente en esta apacible tarde de verano, ya sin el agobio del calor que ha hecho hoy.

El Arno y Pisa

Volvemos hacia la plaza de los Milagros y volvemos a atravesar el río Arno, esta vez por el puente de la Citadella desde donde a estas horas de la la tarde se dibuja una panorámica realmente bonita de esta parte de la ciudad.


Volvemos de nuevo a pasear por la plaza de los Milagros contemplando de nuevo tan bonito y armónico lugar, que se queda gravado en nuestras retinas pues uno no tiene la oportunidad todos los días de ver este conjunto tan perfecto y bello.
A última hora de la tarde salimos de Pisa y ponemos rumbo a Volterra, lugar que hemos elegido para pernoctar hoy. Ya es de noche y a pesar de no haber mucha distancia entre Pisa y Volterra, el viaje se nos hace pesado, ya que las carreteras son estrechas y con muchas curvas, algo que no entendemos bien dado lo turístico de la zona. Es como si no se invirtiera en carreteras en una zona netamente turística y que necesita de vías en condiciones

Situación del área en Volterra

Llegamos a Volterra algo tarde, sobre las diez de la noche, por lo pesado de las carreteras. Además Volterra está situada en lo alto de un cerro que parece inalcanzable de noche.
Nos vamos a la zona de parking donde hay un poste para cargar y descargar aguas, sin electricidad y al precio de 10 euros. Es un simple parking de tierra en desnivel compartido con otros vehículos, por lo que es mejor estacionar en la parte de abajo, junto a la carretera. GPS: 43 24 11 N 10 51 52 E.

Parking en Volterra

Cenamos tranquilamente y en todo este tiempo estamos oyendo música procedente del pueblo, por lo que después de cenar nos vamos a indagar su procedencia. Descubrimos una plaza donde están poniendo música de baile en directo y nos entretenemos un rato viendo a las parejas bailar con música típica italiana, una gozada.
Ya cuando las fuerzas nos van flaqueando volvemos a la auto para dormir. Mañana visitaremos esta ciudad de pasado etrusco y que es un tesoro.
Pero eso ya será en la próxima entrada.

2 comentarios:

TRAVEL ROUTE dijo...

Buenas, he estado mirando tu blog, ¡muy interesante! Lo agrego a mi lista de blogs y así también podremos seguir la siguiente parte del viaje a Italia. Nuestro blog www.travelroute.es por si quieres echarle un vistazo.

Un saludo.

alfredo sarria dijo...

Gracias por leernos. Echaré un vistazo a tu blog