7 de noviembre de 2015

Barcelona y Gerona medievales 3ª parte


Tercera y última etapa de este viaje que nos ha llevado por tierras catalanas. En la que descubriremos auténticos tesoros medievales en el interior de Gerona, nos acercaremos a la Costa Brava para quitarnos una espina que teníamos desde hace algunos años y finalizando este viaje con un día de relax en un parque de aventuras.

Itinerario Beget-Molló-S. Joan les Fonts-Castelfollit de la Roca

Dejamos atrás Beget y por la misma carretera estrecha y sinuosa que trajimos ayer rezamos para no encontrarnos de frente con ningún otro vehículo. Con mucha precaución circulamos y tenemos la gran suerte de cruzarnos con dos vehículos y en sendas ocasiones lo hacemos en un ensanche de la carretera, menos mal.

Parking en Molló

Al fin y sin incidentes llegamos a Molló para ver su Iglesia románica. Estacionamos en una explanada de tierra sin servicios y gratuito GPS: 42 20 52 N 2 24 20 E. Desde aquí se puede observar la silueta de piedra clara de la Iglesia asentada en una ladera de verde y cuidado césped.


Gratamente vemos que el acceso al interior de la Iglesia está abierto por lo que ha merecido la pena venir hasta aquí y verla por dentro, ya que hay que hacer algún kilómetro fuera de la ruta.


Subimos la cuesta que nos separa de la Iglesia y conforme nos vamos acercando podemos comprobar la sobriedad y austeridad del monumento, echando en falta más decoración en el pórtico de la entrada, algo de lo que las iglesias románicas hacen gala. Aquí probablemente los hubo, pero o bien el expolio o el desgaste de las piedras han hecho que no hayan llegado a nuestros días.


Si el exterior es sobrio y austero lo del interior va en la misma consonancia y nos encontramos gruesas y robustas paredes de piedra que no presentan ningún tipo de pintura ni decoración.



Damos un paseo por el perímetro de este bello monumento románico que fue construido entre los Siglos XI y XII y podemos comprobar el buen estado de conservación del conjunto a pesar de los siglos de historia que contemplan sus piedras.


Desde la perspectiva del ápside se pueden obtener las mejores vistas de la Iglesia y su torre campanario de cuatro plantas. No es la más bonita de las Iglesias románicas que hemos visitado, pero si se viene por esta zona es un monumento que no hay que dejar de ver.


Dejamos la Iglesia románica de Molló y partimos hacia el que va a ser nuestro segundo destino en el día de hoy: Sant Joant les Fonts.

Situación del parking en S. Joan les Fonts

Parking

Llegamos a este pueblo de la comarca de La Garrotxa y estacionamos en una calle muy cerca de la Iglesia y del puente medieval, GPS: 42 12 45 N 2 30 24 E, gratuito y sin servicios.

Iglesia de Sant Joan les Fonts

Nos dirigimos hacia la Iglesia y descubrimos una estampa realmente bonita con la Iglesia y el puente medieval con las escasas aguas del río Fluviá corriendo tranquilamente bajo sus viejas piedras volcánicas. La Iglesia románica la encontramos cerrada por lo que no podemos ver su interior.

Iglesia y puente medieval


Uno de los atractivos de esta localidad y por lo que toma su nombre el pueblo es las numerosas fuentes de agua que hay en las inmediaciones, así como el origen volcánico del terreno. por ello hay alguna ruta senderista que recorre dichas fuentes y donde también se pueden apreciar algunas formaciones basálticas.


Aunque antes de hacer la ruta senderista que llevamos preparada, nos adentramos en el pueblo que bien es cierto no nos dice gran cosa, por lo que tras comprar unos dulces típicos en una panadería encaminamos de nuevo nuestros pasos hacia la zona del río que esa zona si es bonita.

Perspectiva de la Iglesia de San Juan

Bajamos al río y seguimos una senda que a lo único que nos lleva es a un promontorio donde hay unos antiguos restos de algún asentamiento que aquí debió haber, pero no encontramos las famosas fuentes, o quizás las mismas solamente sean las que hemos podido ver al inicio de la senda.

Formaciones basálticas

Volvemos por donde hemos venido y tomamos otra senda que tras meternos en el bosque nos lleva al río donde antiguamente se bañaban los mozos del pueblo y donde tampoco hay demasiado interés, por lo que algo decepcionados con la visita a este pueblo continuamos ruta en un día que en lo climatológico es especial pues luce el sol y hace una muy buena temperatura.

Castelfollit de la Roca

Seguimos ruta y atravesamos la cercana localidad de Castelfollit de la Roca. La intención era estacionar aquí y asomarnos al bonito balcón volcánico en el que está asentado este municipio, pero nos encontramos calles estrechas y no estamos seguros de poder salir bien parados, por lo que por la misma carretera nos lleva a la parte baja del pueblo desde onde se divisan unas buenas vistas del pueblo.


Desde este punto se puede contemplar la ubicación del pueblo asentado en una columna basáltica de unos 50 metros de altura por casi un kilómetro de largo. La panorámica de la Iglesia y las casas colgadas es extraordinaria, una pena no llevar más tiempo pues me hubiera gustado acercarnos andando hasta la columna de basalto, pero se nos echa la mañana encima y debemos continuar.

Itinerario Castelfollit-Santa Pau

Llegamos a Santa Pau y vemos que hay bastante gente en el pueblo. No podemos estacionar en el parking que hay al lado de la carretera ya que está lleno y retrocedemos por la misma carretera pues un kilómetro antes de llegar al pueblo he visto  una explanada donde finalmente comemos fuera muy tranquilos.

Situación de donde aparcamos

Parking en Santa Pau

Tras comer volvemos al pueblo y tras intentar estacionar el el parking anterior comprobamos que tampoco hay sitio por lo que buscamos otro lugar, encontrando finalmente un parking gratuito y sin servicios aquí, GPS: 42 08 51 N 2 34 13 E.


Santa Pau es otro pueblecito de la comarca de La Garrotxa en la provincia de Gerona y forma parte del Parque Natural de la zona volcánica de La Garrotxa. Ya hemos ido viendo por la carretera muchos lugares llenos de gente que estarían viendo la zona de los volcanes un atractivo turístico de la zona, pero nosotros nos decantamos por ver los pueblos de la zona y Santa Pau es uno de ellos, por lo que vamos a verlo.



Nos encontramos con la parte nuevo del pueblo que es donde hemos aparcado la auto y la parte antiguo o medieval del pueblo se haya encima de un cerro separado del pueblo nuevo por el arroyo , o por lo que en alguna época debe serlo ya que ahora no corre agua por él.


Tras una corta ascensión por una escalera de piedra nos adentramos en el recinto amurallado que conforma el casco viejo medieval, verdadera maravilla perfectamente conservada.

Iglesia de Santa Pau
Plaza Mayor de Santa Pau

Tras la primera toma de contacto con este pueblo, podemos entender que Santa Pau está declarado Conjunto Histórico Artístico desde el año 1971, y damos fe que se merece tal distinción. 



En Santa Pau el elemento claramente destacable y protagonista es la piedra pues no hay edificio ni lugar que no esté construido con este noble elemento.


Permanecemos un buen rato en la plaza absortos por tan precioso lugar intentando retener cada detalle, cada piedra, cada arco de los ojivales soportales, la torre del campanario perfectamente trazado, en definitiva admirando este lugar de excepcional perfección y belleza.


Itinerario entre Santa Pau-Cadaqués y Port de la Selva

Con mu buen sabor de boca que nos ha dejado Santa Pau, partimos hacia el este en busca del mar y sus azules aguas, primer destino Cadaqués el pueblo blanco de Dalí.

Situación del parking en Cadaqués
Parking en Cadaqués

Desde Roses hasta Cadaqués  el que haya estado allí sabrá a lo que me refiero cuando digo que la carretera es espantosa, estrecha y sin ninguna recta y si a ello unimos la cantidad de vehículos que circulan en sentido contrario debido a las altas horas que son, lo convierten en un recorrido estresante, 17 kilómetros que se hacen eternos.


Con Cadaqués teníamos una deuda pendiente, y es que hace algunos años cuando volvíamos de nuestras vacaciones por Europa, decidimos acercarnos a conocer esta villa tan bonita y turística. Pues bien, nos marchamos nada más llegar, ya que no fuimos capaces de aparcar o más bien no quisimos pagar el elevado precio que nos pedían en el gran parking que hay a la entrada y al ir a buscar otro lugar de parking vimos las señales de circulación prohibida para autocaravanas y enfadados decidimos no visitar la población.


Ahora hemos pensado que no podemos irnos de este viaje sin conocer Cadaqués y nos hemos propuesto visitarlo aunque solo sea un par de horas. Dicho y hecho, conforme llegamos al pueblo y sin saber como, nos metemos en el paseo marítimo pues no hemos apreciado las señales que no permiten adentrarse por aquí. Ya que no hay vuelta atrás, seguimos la calle que cada vez se va haciendo más estrecha a la vez que vemos en las caras de los viandantes esa expresión típica de "donde irán estos por aquí".


Cuando veo que el paseo se acaba que no hay posibilidad de dar marcha atrás y que la calle continua pero no veo si podré pasar, pregunto a un camarero de un restaurante y éste me tranquiliza y me dice que la calle tiene salida y podemos pasar, puf menos mal. Al final llegamos al parking que me había marcado mi amigo el tomtom y al que debo muchos ratos angustiosos.


Estacionamos en la gran explanada de tierra situado junto al camping del pueblo, en el que expresamente pone que se prohíbe la pernocta de autocaravanas desde las 22.00 horas. Bueno, al fin y al cabo no llevamos pensado quedarnos a dormir en Cadaqués por lo que el parking nos viene de perlas para visitar el pueblo, y una cosa que nadie nos podrá quitar, hemos hecho un tour turístico en la auto por todo el paseo marítimo. GPS: 42 17 29 N 3 17 01 E gratuito y sin servicios.



Bajamos al centro del pueblo cuando ya queda poca luz y más esta tarde que el día ha terminado por cubrirse conforme avanzábamos hacia el mar por lo que tendremos menos luz solar para ver el pueblo.


La sensación cuando llegamos a la playa de Cadaqués es la misma que sentimos cuando uno viaja durante varios días por el  interior y de repente al bajar al mar y contemplar esta vasta extensión de agua frente a nosotros, le da a uno esa sensación de libertad y relax que produce el mar.



Nos encontramos con un pueblo asomado al mar, blanco por todos sus costados, reflejado en las azules aguas del Mediterráneo y con ese carácter que le da el mar a estos lugares que podríamos catalogar de elegidos por la naturaleza.


Intentamos retener con nuestras cámaras fotográficas la belleza de este lugar mientras la noche va envolviendo poco a poco a Cadaqués haciendo que su manto tenue apague las tonalidades blancas de sus casas, mientras los faroles van naciendo para dar vida a la noche de Cadaqués.

Situación del parking en Port de la Selva

Parking en Port de la Selva

Una vez saturados de encanto de Cadaqués ponemos rumbo al lugar donde pernoctaremos esta noche que ya conocíamos de la anterior ocasión que estuvimos por aquí, Port de la Selva.
Llegamos al amplio parking donde ya hay varias autocaravanas estacionadas para pasar la noche, GPS: 42 20 04 N 3 12 06 E, gratuito y sin servicios.

Port de la Selva

Pasamos una tranquila noche y amanece un nuevo día que dedicaremos a ir bajando para el sur, nuestro primer destino de hoy será Peratallada.

Itinerario Port Selva-Peratallada-Pals-Tossa

Situación del parking en Peratallada

Parking de Peratallada

Llegamos a media mañana a Peratallada y nos metemos en el gran parking de tierra de que dispone el pueblo. Pagamos 2,5 euros por estacionar y nos situamos en el fondo junto a otros autos que hay aquí. GPS: 41 58 39 N 3 05 35 E
Aún nos da tiempo a ver esta población antes de comer y para allá que nos encaminamos.

Plaza de les Voltes, Peratallada


El pueblo no es gran cosa por lo que se puede ver muy bien en pocas horas tranquilamente, dejándose uno llevar por nuestras sensaciones y nuestra intuición. Al primer lugar que llegamos es a la coqueta y bonita Plaza de les Voltes donde hay una buena muestra de arcos de considerables dimensiones.



Hace una mañana estupenda con el sol brillando en todo su esplendor, lo cual se agradece al visitar lugares tan bonitos como este que está declarado Conjunto Histórico Artístico por ser uno de los núcleos medievales mejor conservados de Cataluña.



El pueblo es una preciosidad, la verdaD, todo muy bien conservado, detalles muy bien puestos, por un momento nos recuerda a esos pueblos de Francia que tan bien saben venderse y que es una gozada recorrerlos a pie donde perderse es una delicia. Pues bien, en Peratallada han conseguido el mismo efecto y es algo que nos sorprende muy gratamente.



La única pega que se le puede poner a este lugar es la gran afluencia de turistas que nos damos cita aquí, algo que rompe la magia y el idilio con tan bello lugar, pero esto es algo a lo que no hay que acostumbrarse y mentalizarse para no salir decepcionado.



Con paciencia y sin prisas se pueden apreciar los bellos rincones que nos ofrece Peratallada. Obtener una buena postal es solo cuestión de saber esperar a que ese rincón, esa casa, esa callecita, etc. queden un instante solos para disparar nuestra cámara.



Peratallada es uno de esos lugares que te enamoran nada más pisar su calles de piedra, que contemplan ese rico pasado medieval en el que uno nota que se ha detenido el reloj de la vida. Que tranquilos, contemplan el pasar de los siglos desde la sabiduría de que cualquier tiempo presente nunca podrá igualar el esplendor del pasado.



Por un momento contemplo la posibilidad de quedarnos tranquilamente en este bello pueblo medieval y esperar a que la luz natural se vaya desvaneciendo y el pueblo sea tomado por la luz tenue de los faroles que muy seguramente le den un toque aún si cabe más misterioso y evocador de épocas pasadas a Peratallada. Debe ser una delicia pasear por aquí de noche.



Si en vez de llegar a media mañana hubiéramos llegado a media tarde seguramente nos habríamos quedado a dormir aquí y de esa manera habríamos sentido Peratallada de dos maneras tan diferentes, de día y de noche. Por esta vez nos conformaremos con visitarla de día.



Antes de irnos a la auto a comer, nos tomamos unas tapas en un bonito restaurante con una agradable terraza y ponemos punto final a esta visita tan especial que hemos hecho a uno de los pueblos más bonitos que hayamos visitado en esta y en otras salidas, totalmente recomendable venir hasta aquí.


Situación del parking en Pals

Parking en Pals

Nos ponemos en marcha después de comer agradablemente en el parking de Peratallada donde hemos sacado la mesa y las sillas. Nos dirigimos de nuevo hacia la costa para visitar otro pueblo que bien merece la pena, Tossa de Mar. Pero cuando acabamos de salir de Peratallada a nuestra izquierda sobresale la figura de un pueblo cercano que desde la distancia nos parece que puede merecer la pena. Es de estas veces que sin quererlo uno descubre un lugar que no entraba en los planes y que resulta todo un acierto, como veremos más adelante.


Estacionamos en un parking de tierra gratuito y sin servicios situado muy cerca del casco medieval de Pals, concretamente aquí, GPS: 41 58 16 N 3 08 47 E.


Lo bueno que tiene descubrir un lugar que uno no espera, es que todo lo que ves y y contemplas te parece aún más bonito, y eso es lo que a nosotros nos ocurre con Pals. Descubrimos un pueblo medieval que es una maravilla. Si Peratallada nos ha dejado con la boca abierta, Pals no es menos y aunque está construido en lo alto de una loma y el trazado es más sinuoso, recorrerlo es casi, si cabe, más delicioso que el anterior.


Iglesia de San Pere

Camine uno por donde camino, en Pals se respira la rica historia de este pueblo cuyo origen se remonta a muchos siglos atrás, habiendo llegado hasta nuestros días un buen número de construcciones como el castillo, las murallas del Siglo IV, la Torre de las Horas del Siglo XI al XIII, y un sinfín de casonas, torreones, placitas, casas nobles, etc.



Perderse por las callejuelas empedradas de Pals es una gozada y todo un lujo para la vista. Con menos presión turística que Peratallada se valoran más esos momentos en que uno se queda a solas en medio de un rincón, frente a un monumento, observando la perfecta simbiosis entre plantas y piedras que en muchos lugares conviven a la perfección.


Castillo, Pals

Nuestros pasos nos llevan a la parte alta del pueblo donde se alza el imponente castillo con sus cuatro torres cuadradas con la ausencia de almenas.


Torre de las Horas

Recuerdos típicos de la zona

De nuevo bajamos hacia la parte baja del pueblo deteniéndonos cada tres por dos pues no podemos resistirnos a la belleza de este pueblo.



Con la satisfacción de haber descubierto Pals y la suerte de haberlo pateado tranquilamente ponemos, ahora sí, rumbo a Tossa de Mar.

Situación del parking en Tossa de Mar

Parking en Tossa de Mar

Llegamos a Tossa de Mar y nos dirigimos directamente al gran parking de tierra número 1 que hay detrás de la estaciones de autobuses, GPS: 41 43 13 N 2 55 35 E, que cuesta 1 euro la hora o si te quedas a pernoctar te cobran 5 euros la noche.


Bajamos en dirección al mar y enseguida llegamos al centro de esta bonita población costera que es Tossa de Mar que ya visitamos Mati y yo hace bastantes años y que siempre es agradable de visitar.



Tossa de Mar es una importante localidad turística situada en plena costa Brava que por su ubicación, belleza y calidad  tanto de sus aguas como de sus servicios turísticos, atrae a muchos turistas a lo largo de todo el año.


El pueblo está totalmente rodeado por bosques que llegan hasta el mismo pueblo lo que le da un aire de vergel natural. La preciosa playa de fina arena y la montaña que se mete en el mar y donde se encuentran los restos del castillo y las bien conservadas murallas y torres le dan un toque de excepcional belleza a Tossa de Mar.



Subimos hacia la parte alta donde se encuentra la muralla y el balcón natural que se asoma al Mediterráneo y desde donde se contemplan las mejores vistas del pueblo y su entorno privilegiado.

Murallas de Tossa


Bajamos a la playa y nos deleitamos con la magnífica panorámica que nos regala tan bello lugar. Frente a nosotros se yerguen imponentes las murallas perfectamente conservadas que nos indican el origen defensivo que tuvo el pueblo en épocas remotas.




Con la belleza de este lugar todavía en impresa en nuestras retinas ponemos rumbo a Vilaseca en Tarragona ya que el día de mañana lo vamos a dedicar a visitar Port Aventura, lo prometido es deuda y tal como les dijimos a los chavales hay que darles un precio, se lo merecen.

Itinerario entre Tossa y Vilaseca

Situación del parking en Vilaseca

Parking en Vilaseca

Llegamos ya de noche a Vilaseca y buscamos un parking para pasar la noche que no nos quede muy lejos del parque de atracciones. Al final nos decantamos por el parking de un centro comercial al lado mismo de la entrada de Port Aventura, GPS: 41 05 48 N 1 09 03 E, gratuito y con acceso a los servicios del centro comercial.
Al día siguiente nos trasladamos al parque de atracciones. Pagamos 10 euros que cuesta el parking y 25 euros por persona y entrada ya que traíamos un descuento de 20 euros por entrada. Su precio sin descuentos es de 45 euros.
El día transcurre entre emoción y emoción, saliendo solamente del parque a medio día para comer en la auto, todo un acierto ya que las colas y los precios para comer eran de órdago.
Pasamos otra noche en el parking y al día siguiente ponemos rumbo a casa donde llegamos después de estos diez días donde hemos visitados una parte de Cataluña que nos ha acogido muy gratamente y de la que hemos saboreado muchos momentos.

No hay comentarios: