7 de septiembre de 2015

Un verano diferente, descubriendo el País Vasco (3ª parte)


En esta tercera y última entrada de este viaje visitaremos la joya del cantábrico: San Sebastián, seguiremos costeando hasta adentrarnos en territorio francés, haremos una aproximación por el país vasco francés, siguiendo de senderismo por el interior prepirenaico y terminando redescubriendo algunos lugares de Aragón y algún nuevo descubrimiento.
Hemos dormido tranquilamente y sin ninguna novedad por lo que el lugar es recomendable por este motivo y por la cercanía a San Sebastián.
Tras desayunar partimos rumbo al área de autocaravanas de San Sebastián.

Itinerario entre Orio y San Sebastián

Ubicación del área

Área de autocaravanas de San Sebastián

Llegamos al área de autos, GPS: 43 18 28 N 2 00 51 W. Hay que pagar en una máquina tipo azul 7 euros, que hay que echar justos, al día con carga y descarga de aguas.

Catedral de San Sebastián

Tras acomodarnos nos vamos hacia la Plaza de Europa para buscar la parada del bus números 5, 25 o 32 que te llevan directamente al centro de la ciudad.
Nos bajamos cerca de la Catedral del Buen Pastor y al acercarnos surge su esbelta y vertical figura convirtiéndose en el edificio religioso de más notoriedad de la ciudad.

Playa de la Concha, San Sebastián

Playa de la Concha, San Sebastián

Tras hacer la correspondiente visita al interior de la Catedral, nos marchamos hacia la coqueta y famosa playa de La Concha que vemos atestada de gente ya que el día es espectacular y el personal no desaprovecha la ocasión para remojarse.

Ayuntamiento de San Sebastián

Nos acercamos a una oficina de turismo para hacernos con un mapa y seleccionar los puntos más interesantes de la ciudad y desde allí nos acercamos al Centro Kursaal, ya que hay una exposición gratuita de Eduardo Chillida.

Teatro Victoria Eugenia

Puente del Kursaal

Estamos sobre una hora en el centro Kursaal viendo la exposición y de nuevo volvemos a cruzar el puente del Kursaal para adentrarnos en el casco viejo de la ciudad en busca de sus afamadas tapas pues ya va siendo hora de darnos un pequeño homenaje.

Casco viejo de San Sebastían

Encontramos un restaurante que nos gusta en el que podemos sentarnos cómodamente y damos rienda suelta a nuestro apetito gastronómico, disfrutando de unos platos y tapas que hacen honor a la fama que desde antaño dan un valor añadido a la ciudad de San Sebastián.

Museo de San Telmo

Después de comer nos ponemos a callejear para bajar un poco la comida hasta que damos con el Museo de San Telmo. Nos acercamos a verlo y comprobamos que hoy las visitas son gratuitas por lo que decidimos pasar a ver dicho museo que encontramos bastante interesante y en el que echamos un par de horas.

Museo de San Telmo

Iglesia de San Vicente

Puerto de San Sebastián

Ahora nos encaminamos hacia la zona del puerto de la ciudad, un punto con bastante animación y bullicio en el que se puede pasar al Museo Naval y al Acuarium, aunque no llegamos a pasar a ninguno de los dos, nos conformamos con dar un paseo por toda esta zona donde también hay bañistas y algún que otro perro dándose un chapuzón.

San Sebastián

De nuevo nos dirigimos a lo que más nos atrae de la ciudad, la bahía de la Concha y su bonita playa. Decidimos ir andando hasta el área de autocaravanas por el paseo que bordea a la playa donde de vez en cuando nos encontramos con unas preciosas villas.

San Sebastián

Peine del Viento

De esta manera recorremos toda la Bahía de la Concha y llegamos al famoso Peine del Viento de Eduardo Chillida, auténtico símbolo de la ciudad.

Isla de Santa Clara, San Sebastián

Desde el Peine del Viento volvemos hacia el área de autos y tras un buen paseo llegamos ya a últimas horas de la tarde, después de haber estado todo el día en la ciudad de San Sebastián, donde da gusto volver y que seguramente volvamos alguna vez más.

Itinerario entre San Sebastián y Pasajes

Iniciamos un nuevo día y seguimos nuestra ruta por la costa cantábrica dirección oriental siendo nuestro primer destino de hoy las aldeas de Pasajes de San Juan y San Pedro.

Situación del Parking en Pasajes de San Juan

Parking en Pasajes de San Juan

Llegamos a Pasajes de San Juan y estacionamos en la parte alta del pueblo, en una explanada de tierra sin servicios pero gratuita a escasos 10 minutos andando de la plaza del pueblo. GPS: 43 19 26 N 1 54 47 W.

Pasajes

Podemos comprobar que el acceso al pueblo es complicado, ya que la calle se estrecha quedando en el único lugar de acceso al pueblo, aunque a la entrada del mismo hay un parking de pago que evidentemente está lleno, hemos hecho bien de dejar la auto el el parking anterior.

Pasajes de San Pedro 

Casa de Victor Hugo

Cuando nos metemos por la única calle del pueblo nos topamos con la Casa museo Víctor Hugo, el poeta, dramaturgo y escritor romántico francés que vivió en esta casa en el año 1843 y que según parece tanto le gustó este pueblo.

Medio de transporte entre las dos orillas

Plaza de Santiago

El pueblecito es bastante coqueto y da gusto caminar por la calle y admirar las bonitas casas decoradas con balconadas de madera pintados de diversos colores.

Ría de Pasaia

Faro al inicio de la ría

Seguimos un poco más por la calle que más adelante se transforma en camino con la bonita imagen de la ría de Pasaia a  nuestra izquierda.

Pasajes

Volvemos de nuevo sobre nuestros pasos y llegamos a la Plaza de Santiago desde se toman una pequeñas barcas por muy poco dinero para atravesar la ría y cruzar hasta Pasajes de San Juan.


Damos un paseo por Pasajes de San Juan, al que no le vemos el encanto de su hermano de enfrente y volvemos a tomar la barquita que de nuevo nos cruza a la otra orilla para dar por concluida nuestra visita a este lugar tan peculiar y bonito.


Situación del parking Hondarribia

Llegamos a Hondarribia y enseguida nos damos cuenta que no va a resultar fácil estacionar en este pueblo, por lo que nos vamos hacia la playa donde encontramos un gran parking de pago, por lo que decidimos estacionar aquí, GPS: 43 22 43 N 1 47 51 W

Parking en Hondarribia

En un primer momento intentamos ir andando hasta el centro del pueblo para tomar los famosos pinchos de Hondarria y más concretamente en un famoso restaurante situado en la calle San Pedro del que Mati traía buenas referencias. Pero hace un calor insoportable y desde el puerto deportivo decidimos darnos la vuelta pues el centro queda bastante retirado. Una pena, nos hubiera gustado comer en el centro, pero una vez más las prohibiciones de estacionamiento a nuestros vehículos hacen que salgan perjudicados los comercios locales.
Vemos un buen lugar de césped y bajo la sombra de un pino comemos la mar de bien, al igual que lo hacen varias familias que pasan el día en la playa.

Hondarribia

Como el centro del pueblo nos coge retirado decidimos probar suerte en zona azul y para allá que nos acercamos. Cuando estamos estacionando un controlador de la zona azul nos indica que no podemos estacionar. Le indico que vamos a estar un par de horas solo para ver algo la ciudad y nos indica que si es así podemos estacionar, pero más como favor personal. Pongo el ticket de la zona azul y nos vamos a ver el casco antiguo de Hondarribia.

Hondarribia

Tomamos la calle de San Pedro donde nos sorprendemos con las preciosas casas que presumen de bellos balcones de madera la mayoría de ellos pintados en tonos verdes.

Típicas tapas

Podemos apreciar que aunque no estamos en San Sebastián, las tapas de Hondarribia compiten en variedad y calidad con las de Donosti. Una pena que no las hayamos podido ver un par de horas antes, ya que habríamos hecho lado.



Me quedo fascinado con las casitas de este pueblo, con sus fachadas pintadas de un inmaculado blanco, los puntales de madera que asoman también rícamente pintados y sus ventanas asimismo decoradas, realmente preciosas algunas de ellas.

El río Bidasoa que hace frontera con Francia

Hondarribia

Nos dirigimos hacia la parte alta del pueblo donde se encuentra el casco antiguo de Hondarribia, pudiendo observar el pasado señorial de esta villa jalonada por caserones y palacetes encantadores.

Parador de Hondarribia

Así llegamos a la parte más alta de la ciudad donde se alza majestuoso el castillo del emperador Carlos V, actualmente parador de turismo.



Paseamos por las callejuelas empedradas de Hondarribia, dejándonos llevar por nuestra intuición y deleitándonos con sus plazas y rincones que reflejan la importancia que debió tener esta población por la gran cantidad de edificios regios e imponentes que posee.



Después de estar callejeando un buen rato, decidimos concluir la visita y adentrarnos en territorio francés que está situado al otro lado de la ría que forma la desembocadura del Bidasoa.

Situación del área de San Juan de Luz

Área San Juan de Luz.

Nos adentramos en territorio francés por carreteras comarcales para evitarnos la autopista ya que el tramo que vamos a recorrer es escaso y llegamos a San Juan de Luz. Intentamos estacionar en el área de autocaravanas que vemos llena y después de varias maniobras conseguimos ocupar la única plaza vacante que quedaba. GPS: 43 23 07 N 1 39 46 W. Miro las instrucciones del área y creo entender que la misma es gratuita, además está prácticamente al lado del centro, tan solo hay que cruzar por debajo un puente y enseguida estamos en el bonito puerto.


De nuevo al cruzar la frontera de Francia nos embarga la sensación placentera de ser respetados y bienvenidos, de que nos somos cuasi delincuentes por nuestra forma de viajar, sensación que desgraciadamente de vez en cuando sentimos en nuestro país.


San Juan de Luz rezuma un gran ambiente en sus calles, en las inmediaciones del puerto, donde sus habitantes se dirigen plácida y tranquilamente en el ocaso de la tarde para contemplar la llegada de algún que otro barco pesquero que probablemente traiga en su bodega el preciado tesoro del mar.

Los famosos pimientos de la zona

Deben estar en fiestas ya que en la Plaza Luis XIV hay una aglomeración de gente, una orquesta deleita a los viandantes y un gran ambiente festivo se respira en la ciudad.


Caminamos tranquilamente por las calles peatonales de San Juan de Luz, admirando las casitas bajas con sus ventanales rojos y nos vamos hacia la playa para contemplar la puesta de sol.


No somos los únicos que hemos pensado contemplar la puesta de sol pues la playa está llena de gente que está admirando la puesta de sol que realmente es espectacular. Nuestro sol nos deleita con un intenso rojo pasión mientras se va ocultando por el mar con el fondo del Fuerte de Socoa como ilustre invitado de piedra.
Volvemos al área con la intención de quedarnos aquí a pernoctar, pero una vez en la auto veo que el tráfico de la carretera que pasa a escasos 5 metros de la auto no ha cesado y pensando que la noche puede ser movidita convenzo a la tripulación para ir a buscar otro lugar más tranquilo para dormir.

Itinerario entre San Juan de Luz y Biarritz

Buscamos por los alrededores de San Juan un lugar para quedarnos a dormir, pero comprobamos que existen muchas prohibiciones de estacionar, algo que realmente no esperábamos y tras dar algunas vueltas sin encontrar nada, a las doce de la noche, decidimos irnos hacia nuestro destino para mañana que es Biarritz.

Situación del área de Biarritz

Área de Biarritz

Llegamos al área y vemos que todas las plazas están ocupadas, pero que estacionando en un lugar que no molestemos mañana cuando se vaya alguien nos pondremos en su plaza. Así lo hacemos y por fin nos vamos a la cama.
Amanece un nuevo día que amenaza ser el más caluroso de todos los que llevamos en este viaje. Mientras esperamos a que se vayan desalojando las plazas para ocupar una libre se nos acerca un compañero español y nos ofrece su plaza indicándonos que por la tarde hay bastante sombra.

Biarritz

Muy agradecidos por el detalle ocupamos la plaza que nos acaba de ceder ya que ellos se marchan y después de desayunar nos vamos hacia la cercana playa que dista unos 200 metros, una maravilla de lugar, que hace que no haga falta desplazarse a ningún sitio para bañarnos. Así no es de extrañar que el área esté a tope y que los 8 euros que pagamos por 24 horas se den por bien empleados, si bien es cierto que la estancia la limitan para que se vaya rotando, algo que está muy bien por cierto.


Después de un refrescante baño y de una reparadora comida, intentamos echarnos la siesta, cosa que no podemos conseguir debido al calor que está haciendo hoy. Con diferencia hoy es el día más caluroso y lo estamos padeciendo.
A media tarde nos vamos andando hacia Biarritz que nos pilla sobre dos kilómetros del área.


Catedral de Santa Eugenia, Biarritz

Conforme vamos acercándonos al centro de Biarritz, vamos descubriendo una ciudad elegante, muy selecta, con un gran ambiente veraniego y con un gran número de palacetes, casonas y edificios antiguos.



Estamos en un lugar idílico, realmente bonito, aunque tenemos una preocupación que nos hace que no podamos disfrutar más de Biarritz y es el tema de la próxima matrícula de Paula en la universidad, pues los horarios de las clases se dilucidan próximamente y no estamos seguros que pueda asistir íntegramente a las clases en turno de mañana. Algo que nos genera tensión y que nos impide disfrutar de Biarritz como es debido.



Terminamos nuestra visita por esta preciosa localidad costera que merece una visita más pausada y sobretodo con otro talante, pero las cosas hay que tomarlas como vienen, qué le vamos a hacer.

Itinerario Biarritz-La Bastide-Espelette-Ainhoa

Amanece un nuevo día que emplearemos en introducirnos al interior del país vasco francés donde visitaremos en primer lugar uno de los pueblos catalogados como más bonitos de Francia, La Bastide Clairence.

Parking en La Bastide Clairence

Llegamos a La Bastide y estacionamos al lado de la piscina, GPS: 43 25 57 N 1 15 22 W gratuito y sin servicios, para visitar este pequeño pueblo francés.


Parece ser que los orígenes de este pueblo datan del año 1288 año en que fue fundada esta bastida por refugiados venidos principalmente de Bigorre y siendo el principal objetivo de este asentamiento la creación de una ciudad fortaleza en esta zona de fronteras.


Poco a poco con el transcurrir de los años, este pueblo fue acogiendo refugiados de muy diversa procedencia, siendo la comunidad judía una de las más destacadas y que permanecieron aquí unos doscientos años.


El monumento más representativo es la Iglesia del Siglo XIV con un bello porche románico cubierto en el que abundan las tumbas desde tiempos antaños que nos recreamos en admirar. 

 Interior de la Iglesia

Porche románico cubierto

Una vez más nos llama la atención lo bien cuidado que tienen el cementerio que está en el mismo porche de la Iglesia y en un lateral de ésta.

 Tumbas judías

A escasos metros del cementerio cristiano podemos hallar el cementerio judío del que quedan algunas tumbas que se pueden ver a simple vista y que da una idea de lo importante y numerosa que fue esta comunidad en la Bastide de Clairence.


De nuevo tomamos la Rue Notre Dame, arteria principal de La Bastide, contemplamos la Place Des Arceaux con sus coquetas casas de estilo vasco y ponemos fin a nuestra visita que en resumen nos ha gustado pero de la que esperábamos algo más. La Bastide es uno de los pueblos más bonitos de Francia, pero no es de primera división como diríamos por aquí, está en otra categoría inferior.


Partimos de La Bastide de Clairence y fijamos en el navegador nuestro segundo destino de hoy: Espelette, la ciudad del pimiento.

Situación del parking en Espelette

Parking en Espelette

Llegamos a Espelette y estacionamos en el parking reservado para autocaravanas, GPS: 43 20 19 N 1 26 50 W gratuito y sin servicios. En el mismo parking podemos comer bajo la sombra de unos árboles y descansar un rato.
Nos vamos a visitar el pueblo que a estas horas del mediodía rezuma mucha tranquilidad.




Damos fe de que el pimiento tiene aquí mucha importancia ya que por todos lados se ven ristras de los mismos colgados para que se sequen, aunque imaginamos que la producción tiene que estar a las afueras del pueblo, pues lo que se ve es principalmente con carácter ornamental orientado para el turismo.



El pueblo se ve enseguida pues solo tiene un par de calles donde abundan las tiendas de productos típicos y recuerdos basados casi exclusivamente en la figura culinaria de aquí: el pimiento, que desde que fue introducido desde las Américas en la zona allá por el Siglo XVI su producción ha ido creciendo y hoy en día se utiliza como reclamo turístico y ya sabemos que los franceses para estas cosas son únicos.


Dejamos Espelette y nos dirigimos hacia la próxima Ainhoa, otro pueblo típico vasco francés y también catalogado en la categoría de los pueblos más bonitos de Francia.

Situación del parking de Ainhoa


Estacionamos en el parking para autocaravanas, gratuito y sin servicios, GPS: 43 18 19 N 1 29 51 W, y sin tiempo que perder nos vamos a ver este pueblecito típico vasco francés.


Realmente Ainhoa es la carretera que hace de calle principal y que divide al pueblo en dos mitades, con casas típicas vascas pegadas a la calle y una coqueta Iglesia.



Vemos un pueblecito de cuento, muy cuidado todo, muy limpio, rodeado de verdes prados y de frondosos bosques, en definitiva una delicia.

 Interior de la Iglesia

 Retablo


Observamos las imponentes casonas perfectamente conservadas a pesar de la antigüedad de muchas de ellas, con sus exuberantes jardines que en esta época del año lucen sus mejores flores.


Visitamos con calma Ainhoa, intentando captar la esencia de este lugar, aunque dificultada por las numerosas personas que desean hacer lo mismo que nosotros y entre todos conseguimos quitar el encanto de estos bellos rincones con nuestra masificación, pero estas cosas son así evidentemente.

Situación del parking y cueva en Zugarramurdi

Cuando tenemos suficiente de este bello lugar que es Ainhoa, nos desplazamos hacia Zugarramurdi, cruzando para ello la imaginaria línea que separa los territorios de Francia y España.

Parking en Zugarramurdi

Estacionamos en un amplio parking gratuito y sin servicios que bien podría ser un buen lugar para pernoctar, aunque nosotros seguiremos un poco más hoy, GPS: 43 16 14 N 1 32 28 W.

Museo de las brujas, Zugarramurdi

Nos vamos hacia la famosa cueva de Zugarramurdi, pero antes de llegar y a las afueras del pueblo nos encontramos con el Museo de las Brujas al que no nos resistimos de visitar. Al comprar aquí las entradas de la cueva y del museo, te hacen un descuento de éste último.

Acceso a la cueva

Visitamos el museo que es una casona de dos plantas donde se hayan expuestos diversos materiales relacionados con la brujería, dibujos y paneles explicativos donde se dan a conocer los sucesos que tuvieron en la localidad en 1610 cuando varios vecinos fueron acusados de brujería y de participar en akelarres, siendo encausadas 53 personas de la comarca por parte de los inquisidores y el posterior juicio por brujería, siendo finalmente condenadas algunas de esas personas a muerte.


Cueva de Zugarramurdi

La visita al Museo de las Brujas es interesante aunque si no se tiene mucho tiempo es algo de lo que se puede pasar, sinceramente creo que no le han sabido sacar todo el provecho que las historias que nos han contado pueden llegar a tener, por lo tanto lo considero algo insulso.



Seguimos andando por el mismo camino y llegamos a la entrada de la Cueva de Zugarramurdi siguiendo el camino que te indican a la compra de la entrada, donde se nos explica la cueva y su entorno. Como parte de las sendas adyacentes fueron utilizadas por contrabandistas y estraperlistas años atrás.
Así llegamos por fin a la enorme cavidad horadada a lo largo del tiempo por el río, y que se supone que acogió los akelarres de las gentes de la comarca. 


Las dimensiones de la enorme cavidad kárstica no te dejan indiferente, así como el entorno con grandes y frondosos árboles que hacen que al sol le cueste adentrarse por la abundante vegetación.


Terminamos la visita de la cueva con un sabor algo agridulce, pues esperábamos algo más, la verdad, no es que esté mal, pero nos ha pasado lo mismo que con el museo, algo soso el entorno, pero es que somos muy exigentes en el tema de las cuevas, pues ya hemos visto muchas y es difícil subir el listón, y Zugarramurdi no lo sube, aunque merece la pena venir hasta aquí.

Zugarramurdi


Volvemos al pueblo y nos sentamos en una terraza de un bar de la plaza para tomar un refresco, hasta que nos cansamos de tener que ahuyentar a las numerosas moscas que nos hacen compañía, por lo que compramos algún recuerdo entre el que destaca el pacharán casero que venden y que recomiendo comprar y así ponemos fin a nuestra visita a este lugar.


De nuevo volvemos a cruzar al lado francés y nos dirigimos a Sant Jean Pied de Port donde pernoctaremos esta noche y pondremos así fin a otro largo día en el que no nos hemos estado muy quietos que digamos.

Itinerario Zugarramurdi-Saint Jean Pied de Port

Situación del camping

Camping municipal Plaza Berri

Cuando llegamos a Saint Jean Pied de Port nos vamos directamente al camping municipal Place Berri que ya conocíamos de otra visita hace ya algunos años, un lugar muy recomendable con todos los servicios incluidos por muy poco precio, un lugar maravilloso. GPS: 43 09 40 N 1 14 11 W.


Nos damos una ducha y cenamos tranquilamente con el único sonido del río Nive que transcurre tranquilo a escaso metros, nos vamos hacia el pueblo a dar una vuelta a estas horas de la noche donde si cabe la ciudad medieval es más romántica.



Atraídos por el sonido de música de una verbena que se está celebrando en la Place du Trinquet, podemos observar que la ciudad está de fiestas y no falta la típica música española que anima a estas gentes. Nos sentamos un rato y nos reímos un buen rato con los intentos de coordinación entre canción y canción.


Después de callejear un rato más por el casco antiguo de esta preciosa ciudad en el que comienza el camino de Santiago francés, ponemos fin a un día lleno de vivencias en el que hemos visitado lugares muy bonitos y al que hemos puesto el broche en este lugar.

Itinerario St. Jean Pied de Port-Holtzarte-Gorges de Kakueta

Amanece otro espléndido día en el que tenemos por delante un par de rutas senderistas, por lo que temprano salimos del camping con destino a la garganta de Holtzarte donde visitaremos su imponente puente colgante.


Vamos pasando por lugares realmente preciosos, donde nos vamos deteniendo para admirarlos con mayor tranquilidad.



Pasamos por la localidad de Larrau donde paramos para comprar pan y al poco llegamos al parking desde donde empieza la ruta senderista que nos llevará al puente sobre el Holtzarte.
GPS: 43 01 06 N 0 55 34 W, es un parking gratuito de un restaurante al borde de la carretera que aunque tiene señales de prohibido pernoctar no dicen nada si lo que se pretende es hacer la ruta senderista.

 Parking


La ruta consta de unos cinco kilómetros ida y vuelta y se puede hacer sin ninguna dificultad, aunque hay que llevar calzado adecuado y salvar un tramo con algo de pendiente en el que hay abundantes rocas con las que hay que llevar cuidado.


Os dejo un enlace de una de las numerosas rutas que hay publicadas en la red: Pasarela Holtzarte



Una vez llegados al impresionante puente hay que cruzarlo sin miedo ya que el mismo está perfectamente conservado y no hay problemas en cruzarlo a pesar de la imponente altura.


Como la ruta no es circular, cuando hemos tomado unas cuantas fotografías de este imponente puente, nos volvemos por donde hemos venido pero la vuelta la hacemos más relajados pues es casi todo cuesta abajo.
Nos ponemos de nuevo en marcha hacia las hoces de Kakueta.

Parking Gorges de Kakueta

Seguimos por la misma carretera hasta llegar a las inmediaciones de la aldea de Sainte Engrace y aparcamos en el gran parking gratuito habilitado para hacer la ruta, GPS: 43 00 03 N 0 50 34 W.

Desde la casona se inicia la ruta

Esta ruta senderista es de pago, los adultos pagamos 4,5 euros y los niños un euro menos.Te facilitan casco para protegerte la cabeza de posibles golpes debido a lo angosto de algunos tramos, eso sí es voluntario el cogerlo.


La ruta tiene unos cinco kilómetros entre la ida y la vuelta, está perfectamente señalizada y en bastantes tramos se anda por pasarelas de madera, todo muy bien acondicionado, nada que ver con la otra ruta que hemos hecho esta mañana.




Como dato curioso que podemos ver durante la ruta es la existencia de postes donde poder pedir ayuda en caso de que ocurra cualquier percance, así como sistemas de altavoces que en caso de lluvia intensa avisan de posibles riadas y del desalojo de la garganta.



La ruta concluye en la entrada de una cueva por donde nace el riachuelo que hemos venido siguiendo, por lo que una vez aquí toca hacer el mismo camino pero en sentido inverso.


Con el buen sabor de boca de esta última ruta senderista nos volvemos a la auto para seguir camino hacia nuestro siguiente destino. En principio llevábamos pensado acercarnos hasta el Pic du Midi d´Ossau en plenos Pirineos para hacer otra ruta senderista, pero vemos que las carreteras son estrechas y nos va a llevar bastante tiempo pues nos queda algo retirado, por lo que se nos ocurre llegar a Isaba y pernoctar aquí, dejando la ruta para otra ocasión.

Itinerario entre Kakueta e Isaba

Situación del parking, Isaba

Pernocta en Isaba

Llegamos a Isaba a última hora de la tarde y estacionamos en el gran parking de la localidad gratuito, sin servicios y algo inclinado, GPS: 42 51 45 0 55 20 W. Sacamos la mesa y las sillas y nos tomamos unas cervezas. Nos da pereza al final acercarnos al pueblo pues ya lo conocemos de una anterior vez que estuvimos aquí, por lo que después de cenar nos retiramos a ver un poco la tele y a descansar.

Itinerario entre Isaba y Sos del Rey Católico

Isaba no estaba en los planes que habíamos preparado, por lo que pensamos en hacer una ruta por esta zona y aprovechar el par de días que nos quedan de ruta. Decidimos ir a visitar otro pueblo que visitamos hace algunos años y que nos gustó mucho: Sos del Rey Católico.

Ubicación del área de Sos

Área de Sos del Rey Católico

Llegamos a Sos y nos vamos directamente al área de autocaravanas que está junto al complejo polideportivo de la localidad, a las afueras. GPS: 42 29 28 N 1 12 50 W con carga y descarga de aguas, hay que acercarse a la piscina para abonar los 3 o 4 euros que cobran por los servicios.

Sos del Rey Católico


El pueblo de Sos del Rey Católico es Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural desde el año 1968, lo que da una idea de la importancia del lugar y de lo bien conservado que está.



Pasear por esta localidad es como volver al pasado tan rico que atesora Sos desde hace tantos siglos.



Cabe destacar como lugares de mayor interés las murallas, el castillo, el Palacio de los Sada donde nació Fernando el Católico en el año 1452 siendo ese el motivo por el que se añadió al pueblo de Sos lo de Fernando el Católico, la plaza de la villa e incontables casonas y palacios que le dan a esta localidad una categoría innegable. 



Nos dejamos perder por las callejuelas empedradas de Sos, en el laberinto de la judería, pasamos por el Palacio de los Sada y sus robustos muros donde nació tan ilustre personaje. Vamos subiendo hasta la parte alta del pueblo donde nos reciben las murallas y la torre del homenaje del castillo, desde donde se tienen las mejores vistas de Sos.



En resumen, estamos un par de horas deambulado embelesados por este precioso lugar hasta que nuestro estómago demanda nuestra atención porque sino no podríamos dejar de seguir descubriendo más y más rincones. Compramos pan y unos dulces y nos retiramos al área para comer.


Para saber más: Sos del Rey Católico

Itinerario Sos-Olite-Daroca

 Parking en Olite

Nos queda relativamente cerca Olite de donde estamos, así es que pensamos en acercarnos y pasear aunque solo sea un rato por otro precioso pueblo. Estacionamos en el Paseo Doña Leonor, justo al lado de las murallas, GPS: 42 28 49 N 1 38 51 W, gratuito y sin servicios.


Bajo yo solo, pues hace calor y como ya conocemos Olite la familia se queda bajo la sombra de unos árboles, pero yo no me resisto cámara en mano a recorrer las principales calles de este maravilloso lugar con ese imponente castillo.





Lástima que ya estemos al final del viaje y las fuerzas ya estén justas, pues me hubiera gustado pasear por este idílico lugar bajo la luz de las farolas cuando las sombras le dan a este tipo de lugares un encanto especial, otra vez será.

Ubicación del parking en Daroca

 Pernocta en Daroca

Tenía ganas de conocer otro pueblo del que había leído maravillas. Siempre que pasamos por la autovía Teruel-Zaragoza he querido desviarme para conocer este pueblo, pero por unas cosas u otras lo hemos ido dejando y ahora es la escusa perfecta para conocer el pueblo. 

 Colegiata Santa María, Daroca

Después de dar alguna vuelta buscando un lugar para pernoctar, finalmente encontramos un lugar tranquilo en el mismo pueblo pegado a las murallas, GPS: 41 06 53 N 1 24 36 W gratuito con una fuente de agua a unos metros y lugar muy tranquilo.

 Interior de la Colegiata

Sin perder tiempo, pues ya va siendo tarde, nos vamos hacia el centro para descubrir Daroca. Llegamos a la Plaza España y ante nosotros aparece la silueta de la Colegiata de Santa María. Están a punto de cerrar y aprovechamos para ver la Capilla 

 Puerta del Perdón de la Colegiata

No tenemos tiempo de ver mucho más, pero una hermana que ha visto nuestro interés se dirige a nosotros y nos acerca a la puerta del perdón donde de manera improvisada nos hace de guía y nos da todo tipo de explicaciones, un encanto la mujer.



Nos sorprende el lugar donde está enclavada Daroca, encajada en unos cerros de tonalidades rojizas lo que le confiere ese aire tan peculiar a las casas y a los restos de murallas que todavía conserva y que denota claramente que en su día Daroca estuvo completamente amurallada.

 Murallas de Daroca


 Puerta Baja, Daroca

Nos sorprende muy gratamente este pueblo que rebosa de una rica historia y un próspero pasado, repleto de rincones, palacios, casonas,plazas y murallas en bastante buen estado de conservación. La animación de sus calles y la amabilidad de sus gentes sabedoras de vivir en tal especial lugar.

 Fuente de los 20 caños


Callejeando y metiéndonos por esas callejuelas estrechas, descubrimos la judería de Daroca que por un momento nos recuerda a las medinas de Marruecos, lo que da una idea de lo importante que fue la comunidad árabe y judía que convivió durante varios siglos con la comunidad cristiana. Recomiendo encarecidamente dejarse perder por estas callejuelas de las que desafortunadamente van quedando menos en nuestro país.



Ya con las luces de las farolas iluminado las calles ponemos fin a nuestra visita por Daroca que tanto nos ha sorprendido y gustado al encontramos un pueblo lleno de historia con un rico patrimonio y que sabedores de ello sus habitantes tienen tan bien cuidado.

Para saber más: Daroca

Itinerario entre Daroca y casa

El día de hoy lo dedicaremos a acercarnos tranquilamente a casa. Nos proponemos que si nos pilla de paso nos acercaremos a ver la laguna de Gallocanta que está en las inmediaciones de Daroca, pero como suele pasar en estos casos las fuerzas ya no son las mismas con las que iniciamos el viaje y al ver un letrero que nos informa que la laguna está varios kilómetros la tropa se pone en rebeldía y no me dan opción para desviarnos, por lo que seguimos dirección a Teruel y después de aquí tomamos la N-330 dirección Cuenca. Paramos a comer en una explanada junto a un río y cuando hemos descansado ponemos rumbo a casa donde llegamos a media tarde sin mayor contratiempo.
Ha sido un viaje realmente provechoso donde hemos vivido unos intensos días por una zona de España que no conocíamos y de la que traemos un buen recuerdo.
Ya queda menos para el año que viene. Hasta entonces saludos.

3 comentarios:

Patricia dijo...

¡Qué espectacular entrada! Me ha encantado y hasta he vuelto a leerla deteniéndome en algunas fotos.
Pasajes me ha enamorado y las grutas también.
Muchas gracias

JOSE LUIS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Carlos dijo...

Muchísimas gracias por la información tan detallada. Va a ser un lujo viajar al País Vasco gracias al gran trabajo que has hecho.