25 de marzo de 2015

Un verano diferente, descubriendo el País Vasco (1ª parte)


Estamos en Julio de 2014 y tocan las vacaciones o lo que es lo mismo el viaje más importante del año. Llevábamos varios años que en verano salíamos Mati y yo pero este año los chavales se han animado y quieren acompañarnos. Como no sabemos que tal se va a dar la aventura decidimos quedarnos cerca de casa y visitaremos una parte del país que desconocemos, País Vasco y daremos un salto al sur de Francia.

Itinerario entre Guardamar del Segura y Logroño

Nos tomamos unos días de relax en la playa, concretamente en nuestro apartamento de Guardamar del Segura (Alicante) y así nos quitamos el mono de playa. Nos hemos llevado hasta allí la autocaravana y tras hacer las compras oportunas tenemos pensado salir rumbo a Logroño.

Ubicación del parking y área de Logroño

Queremos salir un día antes, pero jugando al tenis con Alejandro me he hecho daño en una pierna y temo que sea alguna rotura fibrilar que me impida andar en condiciones. Dejamos la salida para el día siguiente y comprobar como evoluciona la lesión.
A medio día del siguiente iniciamos nuestro viaje con la esperanza que la lesión no vaya a más y
me permita hacer todas las actividades que llevamos planeadas.

Parking de Logroño

Hace un día caluroso y, a pesar de llevar el aire acondicionado, el calor se hace pegajoso y en las horas centrales de la tarde no evitamos sudar, veremos si el resto de los días hará tanto calor como hoy, pues así es difícil estar en la calle.
Llegamos a última hora de la tarde a Logroño y estacionamos en un gran parking situado en la Calle Norte, al lado del río Ebro, GPS: 42 28 02 N 2 27 02 W, gratuito y sin servicios, ideal para visitar la ciudad como nosotros vamos a hacer.

Catedral de Logroño

Antes de salir a visitar la ciudad nos duchamos para deshacernos del sudor que llevamos de un día metidos en la auto. Menos mal que a esta hora la temperatura va siendo más moderada.
Hemos decidido hacer nuestra primera parada en Logroño pues es una ciudad que no conocíamos y nos apetecía darnos una vuelta por el centro de la ciudad y visitar su famosa zona de tapas entre la que destaca la calle Laurel.


Llegamos en un momento a la Plaza del Mercado donde se alza la Catedral de Logroño con sus dos esbeltas torres gemelas.
Aprovechamos mientras admiramos esta bonita plaza para avisar por teléfono a la familia que estamos en Logroño y que hemos llegado bien.

Calle Portales, Logroño

A esta hora de la tarde los comercios están cerrados ya y la gente pasea tranquilamente por las calles y Plazas peatonales.

Iglesia de San Bartolomé

Portada de San Bartolomé

Vamos paseando tranquilamente por las calles del centro para hacer tiempo hasta la hora de la cena y cuando nos entra el hambre buscamos la calle Laurel que es la más afamada de la ciudad por la calidad cantidad de sus tapas.

De tapas en Logroño

Nos metemos en un par de locales y cenamos a base de tapas que como siempre compartimos para probarlas todas. Los chavales lo agradecen y nosotros nos alegramos que estemos los cuatro juntos en este viaje.
Para pernoctar nos desplazamos al gran parking que hay a las afueras de la ciudad y donde está situada el área para autocaravanas GPS: 42 28 45 N 2 27 25 W, gratuita y con servicios de carga y descarga de aguas. Hay dos o tres autos más, pero nosotros decidimos pernoctar en el otro extremo del enorme aparcamiento pues la zona del área está más cerca de la carretera.

Área de autos de Logroño


Dormimos tranquilamente junto a otra auto francesa que ha pensado lo mismo que nosotros, aunque a primera hora nos despierta el motor de un corta césped y nos damos cuenta que estamos al lado de las piscinas municipales y los operarios han empezado a trabajar.
Antes de partir de Logroño cargamos y descargamos aguas y ponemos rumbo a la comunidad de Navarra pues queremos hacer una ruta senderista.


Itinerario entre Logroño y Baquedano


Situación del parking en Baquedano

Queremos hacer una ruta senderista sencilla al nacimiento del río Urderra en el pueblo de Baquedano en las cercanías de Estella.

Parking en Baquedano

Llegamos a este pequeño pueblo de Navarra y a la entrada del mismo vemos la señal de prohibido acceder al pueblo con vehículos, ya que han habilitado un gran parking donde dejar los vehículos. A la entrada hay una caseta donde hay que pagar el parking y una vez más comprobamos que pertenecemos a otra categoría, pues los turismos pagan 3 euros y las autos 5 euros.

Iglesia de Baquedano

La ruta al nacedero del río Urederra es fácil y en todo  momento se va caminando bajo la sombra de los imponentes hayas, robles, olmos, tejos, avellanos, etc.
Antes de partir pregunto si venden pan en el pueblo y la chica de la taquilla me dice que viene un panadero y que debe estar por la Iglesia del pueblo y a buscarlo me voy, ya que a a la vuelta queremos quedarnos por la zona a comer.

Poza del Urederra

El día de hoy es todo lo contrario de ayer, está nublado y hace hasta fresco, cosa que agradecemos pues aunque hiciera calor no creo que debajo de los frondosos árboles pasáramos mucho calor, pero mejor así.


El primer tramo de la ruta desde que salimos del pueblo hasta que llegamos a las primeras pozas es algo monótono pero al llegar al río todo cambia y el sendero se hace realmente bonito.


El origen de esta zona es el macizo kárstico de Urbasa y el río nace en la roca de un cortada a cien metros de altura. Hacia allí nos encaminamos pudiendo deleitarnos con la belleza de las pozas numerosas que forman las aguas azul turquesa del río.


La senda está perfectamente señalizada, a veces en exceso, pues no dejan que uno pueda meterse por otros rincones que los señalizados, aunque evidentemente estamos en un lugar protegido y para que pueda seguir siendo así los visitantes no pueden hacer lo que cada uno quiera.


Pasamos por zonas de gran belleza con unos frondosos árboles que parecen sacados de cuentos románticos y de leyendas de hadas.


Atravesamos por algunos puentes de madera que salvan el río.




Al final llegamos hasta el paredón de más de 100 metros donde nace el río Urederra y donde acaba la ruta. Hasta aquí hemos recorrido unos 5 kilómetros y ahora toca la vuelta por el mismo camino que hemos traído.

Nacimiento del Urederra


La vuelta la hacemos más rápida pues ya no nos paramos constantemente para disfrutar de los bellos rincones que hemos visto en la ida, por lo que llegamos al pueblo y decidimos seguir ruta y buscar un lugar para comer.

Itinerario entre Baquedano y Vitoria

Tomamos la carretera NA-718 que nos sube sinuosamente a la sierra de Urbasa. Mi intención es parar una vez arriba y ver el mirador del Balcón de Pilatos desde donde se ve desde arriba el nacimiento del Urederra, pero la tarde ha empeorado y hace frío por lo que seguimos ruta.

Caballos en la sierra de Urbasa

Una vez arriba se abre ante nosotros una zona muy bonita con verdes prados donde pastas tranquilamente caballos, bacas, ovejas, cabras, que cruzan con toda tranquilidad la carretera lo que denota que estos animales son los reyes en estos parajes.

Lugar donde paramos a comer

Vemos una explanada donde podemos aparcar para comer rodeados de caballos y vacas, la verdad que este lugar es muy bonito. 
Reemprendemos la ruta dirección a Vitoria y vemos que hay lugares adecuados para estacionar y hacer rutas senderistas por toda la sierra.


Llegamos a Vitoria y nos vamos directamente a su área de autocaravanas. Situada a las afueras de la ciudad en un enorme parking GPS: 42 52 00 N 2 41 06 W, gratuito con carga y descarga de aguas.

Situación del área de Vitoria

Área de Vitoria

Estacionamos en el área y vemos que mañana es día de mercado y existen ciertas restricciones por lo que buscaremos otro lugar para pernoctar por si tenemos dificultades en salir por la mañana.
Existe una parada de tranvía para desplazarse al centro de Vitoria, pero pensamos en acercarnos al centro e intentar aparcar por allí.

Edificio de Correos

Estacionamos en una calle del centro que es de zona azul y que debido a la hora que es solo queda un par de horas de pago. Sacamos el ticket para el tiempo que queda de pago y en un momento nos plantamos en el centro histórico de la ciudad.

Plaza de España

Por la calle peatonal Posta Kelea llegamos a la Plaza de España que nos recuerda a cualquier plaza castellana y a continuación llegamos a la cercana Plaza de la Virgen Blanca.

Plaza de la Virgen Blanca

Vemos una ciudad acogedora y en la que nos sentimos integrados. Por el centro la gente camina tranquilamente sin vehículos molestando cosa que se agradece.

Catedral nueva de María Inmaculada

Seguimos caminando por las tranquilas calles del centro de Vitoria y llegamos a la Catedral la cual está cerrada por lo que no podemos visitarla por dentro.


Ahora nos vamos hacia la parte alta de la ciudad donde todavía podemos ver los restos de las murallas que en su día rodearon la ciudad.


En esta zona también se encuentra la vieja Catedral gótica Santa María de Vitoria que actualmente está siendo restaurada y que se puede visitar previa reserva que también incluye la visita a los restos de la muralla todo por un precio de 8 euros.


Nosotros no hemos reservado, por lo que nos conformamos con verla por fuera así como hacernos unas fotos con la escultura del escritor Ken Follet que hay en las inmediaciones.


Volvemos de nuevo hacia la Plaza de la Virgen Blanca, nos tomamos unas tapas en un par de restaurantes y damos por concluida nuestra visita a esta bonita ciudad que nos ha sorprendido para bien y que seguramente volveremos a visitarla en el futuro.


Volvemos con la auto al parking donde está el área, pero decidimos quedarnos a pernoctar al otro lado del mismo, en el parking del centro de salud donde estamos muy tranquilos y donde pasamos una noche tranquila.

Itinerario entre Vitoria y Salinas de Añana

Nuestro primer destino de hoy será un lugar curioso de ver, unas salinas que están situadas en Añana en pleno Valle Salado.

Situación del parking en Añana

Parking en Añana

Llegamos a Añana y en la misma carretera estacionamos a 100 metros de las taquillas de las salinas, GPS: 42 48 01 N 2 58 56 W, gratuito y sin servicios.


Nos dirigimos hacia las taquillas y nos preguntan si tenemos reserva para hacer la visita guiada. Le decimos a la chica que no tenemos y nos dice que tenemos suerte pues hay unas plazas vacantes pero que debíamos haber reservado, aunque vemos que las visitas son continuas.
Pagamos los 6 euros por cabeza y esperamos nuestro turno.


Estamos en un lugar donde hay unos manantiales de agua salada procedentes de río Muera cuyo curso subterráneo atraviesa sedimentos de sal quedando impregnadas sus aguas de la sal que mas tarde se produce por evaporación.


Cuando nos llega el turno a nuestro grupo nos ponemos en marcha acompañados por un guía que nos va informando de como se produce la sal, de los derechos de los habitantes del pueblo a sacar un número limitado de kilos de sal, de como se está potenciando el negocio, etc.



Canalización del agua

Al parecer estos manantiales son explotados desde bastante tiempo, siendo el año 822 cuando hay documentos de su explotación, aunque pudiera ser anterior sin que esté documentado.
Lo curioso de este lugar es observar la forma en que se canaliza el agua a través de troncos huecos de árboles, anegando pequeñas terrazas que con el calor del sol originan la evaporación del agua quedando en la superficie la sal.




Al parecer esta explotación se está llevando a cabo gracias a una fundación que se ha dedicado a invertir y dotar a estas salinas de recursos para que pueda ser rentable su funcionamiento. También contribuye a su sostenimiento la cada vez más importante presencia de turistas.






Continuamos la visita que se está desarrollando de manera muy amena, con demostraciones de la elaboración de la sal en todo su proceso, de las labores de reconstrucción de terrazas que se están llevando a cabo y del futuro halagüeño que tiene la explotación.




Asimismo nos informa el guía que los más prestigiosos chef del país tienen reservadas varias terrazas contribuyendo al sostenimiento de las instalaciones al tiempo que se les da publicidad de sus restaurantes. Sin duda son esfuerzos que darán sus resultados en el futuro.




Para finalizar la visita nos llevan a una zona donde podemos mojarnos las manos y los pies para que comprobemos los beneficios de los tratamientos de sal en nuestra piel. Impresiona la cantidad de sal que llevan estas aguas, ya que con tan solo meter las manos y pies, al secarse el agua deja una superficie muy visible en nuestra piel.




Al finalizar la visita volvemos a visitar las instalaciones donde se pueden adquirir todo tipo de productos relacionados con la sal, desde tratamientos de belleza, esfoliantes, sal para cocinar mezclada con infinidad de productos, la famosa y cara sal de escamas, etc.

Itinerario entre Añana y Frías

Terminada la visita damos una vuelta por el pueblo, aunque no vemos que el mismo tenga excesivo interés, por lo que seguimos ruta hacia nuestro siguiente destino que está ubicado en la vecina provincia de Burgos, Frías.

Ubicción de los dos parkings en Frías

Paramos en el pueblo de Espejo para comprar pan y continuamos paralelos al río Ebro. Atravesamos lugares muy bellos como el desfiladero del Sobrón que da nombre al embalse del río Ebro

Parking en zona de pic nic, Frías

Llegamos a las inmediaciones de Frías y paramos al lado del puente medieval en una zona de pic nic muy bien acondicionada, aunque el tiempo no acompaña y nos tenemos que meter dentro de la auto para comer pues hace bastante fresco.
GPS: 42 46 07 N 3 17 34 W, gratuito y sin servicios.

Puente medieval de Frías

El puente que cruza el río Ebro es un monumento sencillamente extraordinario, es muy bonito y tiene unas dimensiones considerables.



Parece que su origen viene de un puente romano que existía en este lugar, aunque lo que nos ha llegado a día de hoy es netamente medieval concretamente desde el Siglo XIII en que se empezaron las obras ya que en esta época se aprovecharon los pontones de la época romana para ampliarlo y mejorarlo.


Tiene una longitud de 134 metros y algo que lo hace único y valioso es que ha conservado la torre de en medio, algo típico de aquella época utilizado para controlar el paso por el mismo y donde se cobraban los aranceles por su utilización.

Frías desde el puente


La importancia de este puente viene dada a su posición estratégica, ya que era la puerta por donde salia la lana de la Meseta hacia los puertos de la costa norte de España para su exportación.

Área de autos de Frías

Después de comer y descansar un rato nos ponemos de nuevo en marcha y nos desplazamos a Frías estacionando en el área de autos, GPS: 42 45 36 N 3 17 45 W, carga y descarga de aguas y con una tarifa de 6 euros que hay que pagar en la oficina de turismo.

Frías

Casas colgadas de Frías

El área de autocaravanas está situada en la parte baja del pueblo, y éste está situado bastante arriba por lo que enfilamos la dura cuesta para llegar a él, mientras podemos admirar las casas colgantes de esta parte del pueblo.

Plaza de Frías

Por fin conseguimos llegar a la preciosa plaza de Frías donde descansamos un rato de la fuerte subida mientras observamos y nos maravillamos de la preciosa y coqueta plaza.


Ascendemos por la calle empedrada hacia la Iglesia de Frías con la sensación de estar visitando uno de esos pueblos tan bonitos y especiales, de esos que archiva uno en el estante de imprescindibles y donde hay que volver algún día.



Ayuntamiento de Frías



Iglesia de San Vicente, Frías

Llegamos a la parte alta del pueblo, concretamente a la Iglesia de San Vicente, muy coqueta y bonita y descansamos un rato sentados sobre el césped de su portada donde podemos admirar el monumento. De ahí nos vamos hacia el castillo y en la Oficina de turismo compramos las entradas para visitar este monumento por libre ya que no hay visitas guiadas.


El castillo está construído junto a un espigón rocoso, tiene su origen a partir del Siglo XII y junto con el puente medieval confieren a Frías una importancia destacada en la época en se construyeron ambos monumentos, pues este era el paso  más importante entre Castilla y la cornisa cantábrica.




El interior del castillo está bastante bien conservado y desde lo alto del mismo se pueden ver unas vistas realmente bellas del pueblo y de todo el entorno.




Cuando ya hemos recorrido todos los rincones y estancias del castillo bajamos de nuevo hacia la plaza del pueblo terminando de ver lo que nos hemos dejado en la subida y así ponemos punto final a la vista de Frías, sin duda uno de los pueblos más bonitos que hayamos visitado.



Ermita de Santa María de la Hoz

Nos desplazamos a la cercana pedanía de Tobera para visitar la Ermita de Santa María de la Hoz y las cascadas del río Molinar.

Parking de la Ermita

Dejamos la auto en el pequeño parking junto a la Ermita, GPS: 42 44 54 N 3 18 22 W, gratuito y sin servicios. La Ermita está encajada bajo la roca de un alto espigón y su fecha de construcción data del Siglo XIII, que nos encontramos cerrada, una pena, pues posee una pinturas bonitas en su interior.

El río Molinar

Junto a la Ermita pasa el río Molinar con unas espectaculares cascadas que nos disponemos a ver. Existe una ruta senderista que va paralela al río, pero nosotros tan solo vamos a ver las cascadas que se encuentran más próximas que son las que conforman el paso del río por el pueblo de Tobera.


La verdad es que uno no espera este entorno aquí y nos sorprendemos gratamente por la belleza del lugar, con un conjunto de pequeñas cascadas y una exuberante vegetación, un lugar muy bonito.
Si se lleva más tiempo es recomendable hacer el recorrido marcado pues hay diversos miradores y más cascadas.


Regresamos a la auto y no me resisto a fotografiar de nuevo la Ermita y el lugar donde se haya ubicada la misma.



Itinerario entre Frías y Herrán

Ponemos rumbo a la localidad de Herrán desde donde mañana partiremos para hacer una ruta senderista por el desfiladero del río Purón.

Ubicación del parking en Herrán

Llegamos a la entrada del pueblo y vemos el parking principal, aunque había leído que en la otra parte del pueblo donde sale la ruta senderista también se puede pernoctar. Rodeamos el pueblo ya que no se puede acceder al mismo por la calle principal al ser ésta muy estrecha y cuando llegamos a la otra parte del pueblo vemos que es mejor pernoctar en el parking de la entrada por lo que regresamos.

Parking de Herrán

El parking es gratuito y no dispone de servicios. GPS: 42 49 14 N 3 13 47 W. Estamos solos y se respira una tranquilidad asombrosa, sacamos la mesa y las sillas, ponemos fuera la televisión y cenamos muy bien quedándonos hasta bien entrada la noche en este remanso de paz y tranquilad felices de estar los cuatro aquí.

De ruta senderista

Amanece un estupendo día y tras desayunar y preparar unos bocadillos nos ponemos en marcha hacia el desfiladero del río Purón. Atravesamos el pueblo de Herrán y tomamos un camino de tierra.


Se pueden hacer varias rutas que traviesan el desfiladero, nosotros haremos una sencilla que nos llevará hasta la pedanía abandonada de Ribera donde visitaremos su pequeña Iglesia y volveremos por el mismo camino, pues hay una ruta circular pero hay que subir a la montaña y es más dura.


En total entre ida y vuelta salen unos 10 u 11 kilómetros de recorrido fácil y que en 3 o 4 horas tranquilamente se puede hacer sin dificultad. Hay zonas perfectamente balizadas y con escaleras donde sube un poco.




La ruta senderista va pegada al río Purón, luego dejamos el río a la izquierda en un tramo en el que la senda ascienda algo y luego volvemos a encontrar de nuevo al río. Es una ruta bastante bonita de hacer.



Al fondo Iglesia de Ribera

Cuando llegamos a la pedanía abandonada de Ribera nos tomamos los bocadillos en una zona de pic nic perfectamente habilitada con sus mesas y sillas y al terminar ascendemos la colina hasta la Iglesia pues queremos ver sus pinturas.

Interior de la Iglesia

A pesar del abandono todavía se conservan algunas pinturas que podemos apreciar.





Iglesia de Ribera

La ruta senderista continua, pero nosotros decidimos darnos la vuelta hacia Herrán por el mismo camino que hemos traído. Cuando llegamos al pueblo paramos a tomar algo en la Posada la Torre una casa torre del Siglo XV que la han rehabilitado y que posee unas pinturas muy bonitas fechadas en el Siglo XVI y que tras preguntar a la dueña si podemos verlas, la misma nos acompaña a la habitación donde nos las enseña, merece la pena verlas.

Itinerario entre Herrán y el salto del Nervión

Nos ponemos de nuevo en marcha dirección norte y hacia el salto del río Nervión, aunque antes de llegar paramos a comer en una construcción que hemos visto desde la carretera y que nos hemos aventurado a visitar, la torre de los Varona.

Torre de los Varona

Este monumento está ubicado en las inmediaciones de la población de Villanañe y debe ser un lugar visitado a tenor del gran aparcamiento que tiene, GPS: 42 49 45 N 3 04 17 W, gratuito y sin servicios.


Parece que este tipo de construcción es algo típico de la zona, nosotros lo desconocíamos. Es un claro ejemplo de arquitectura militar del Siglo XIV y parece ser la mejor conservada de Álava.


Consta de dos partes, el Palacio y la Torre, está rodeado por un foso de agua y guarda un archivo familiar que se puede visitar, aunque nosotros no lo hemos hecho.
Tras el descanso, nos ponemos en marcha y llegamos a media tarde al salto de río Nervión.


Parking del salto del Nervión

Al pasar el pueblo de Berberana dejamos la carretera BU-556 y tomamos un camino de tierra que sale a nuestra derecha y tras unos 3 kilómetros llegamos al parking, GPS: 42 56 32 N 3 00 00 W, gratuito y sin servicios.



Para llegar al salto hay que andar unos dos kilómetros aproximadamente por una zona de bosque muy frondoso donde se pueden hacer varias rutas senderista y con bicicleta de montaña.

Salto del Nervión

Llegamos por fin al salto del río, aunque éste no lleva ni gota de agua, una pena, aunque el paisaje es una pasada y comprobamos la fuerza de la naturaleza donde el agua tallado este imponente salto a lo largo de millones de años.

Valle de Délica

Aunque lo que podemos apreciar es mucho más que un simple salto de un río. Vemos como en este punto el terreno cambia y pasa de la meseta norte a una zona más llana previa a la zona costera de esta parte norte del país.



Parece ser que este es el salto más grande de España con 222 metros de caída, debe ser espectacular cuando el río lleve agua.




Tras admirar esta espectacular obra de la naturaleza nos vamos hacia la auto para seguir rumbo a nuestro siguiente destino y donde pernoctaremos hoy, Bilbao. Aunque eso lo dejaremos para la siguiente entrada.


3 comentarios:

Patricia dijo...

¡Qué fantastico viaje!
Me ha encantado leer esta entrada, cuánta información y qué fotos más bonitas.
En verano atravesaremos el norte de España para cruzar a Francia. Me anoto algunos de estos lugares para visitarlos.
Hace dos años hicimos un viaje similar, algunas de las fotos me han traído bellos recuerdos.
Por aquí nos veremos.
vivirviajandoenfurgo.blogspot.com

António Resende dijo...

Muito obrigado por esta bela sugestão de percurso.
Por lá passarei certamente.

JAIME dijo...

Estupendo relato. Aunque voy cogiendo de aquí y de allí, de esta me quedo con todo.tanto o mas por su descripción.(fotos y comentarios). Por lo que me desviaré unos kilómetros para seguir tus pasos.. Muchas gracias por compartirlo.