11 de junio de 2014

Austria (2ª Parte)


En esta segunda entrega visitaremos la capital de Austria, Viena, la imponente Abadía de Melk, el campo de concentración de Mauthausen, cruzaremos a la república Checha y nos sorprenderemos muy gratamente con Cesky Krunlov y como no, visitaremos el precioso Hallstatt.




Itinerario entre Bratislava y Viena.



Lugar donde pasaremos unos días en Viena.

Llegamos a Viena y nos dirigimos a un parking en las afueras de la ciudad. Se trata de una zona sombreada, parece que en las inmediaciones hay una especie de parque y zona de recreo. Al centro de la ciudad hay unos 5 o 6 kilómetros, quizás algo excesivo, por lo que nos vamos hacia la zona del Prater.



Parking en Viena.

Intentamos encontrar un lugar de parking que nos sirva como base para estos días que vamos a pasar en Viena. No damos con ningún lugar que nos acomode por esa zona del Prater y como última opción y recordando haber leído que en el Parque había alguna zona de pernocta, nos vamos hacia allá.



Parking en Viena.

Una vez dentro del Prater, vemos los precios totalmente abusivos de los parkings, creo que alrededor de 45 o 50 euros las 24 horas, decidimos volver al primer lugar y movernos hasta el centro en el ciclomotor. Se trata de una zona arbolada, gratuita y sin servicios, al lado hay una parada de bus.
GPS: 48 09 08.08 N 16 24 20.25 E en el barrio de Favoriten.


Plano de Viena
Para descargarse el plano en Pdf:



Hofburg, Viena.

Vemos que el calor aquí es prácticamente igual que en Budapest. Tras comer y descansar un rato nos ponemos en marcha y nos dirigimos hacia el centro de Viena.
El primer lugar al que nos dirigimos es a la inmensa Plaza Heldenplatz donde se erige el majestuoso Hofburg o Palacio imperial donde han residido las familias reales austriacas.
También el edificio tiene una historia de la que sentirse menos orgulloso, ya que en 1938 desde el balcón principal proclamó Hitler la anexión de Austria por parte de Alemania.
Cuentan que la Plaza estaba totalmente abarrotada de Austriacos que brazos en alto vitoreaban a este personaje que después iba a traer tanta desgracia y destrucción a toda Europa.



Hofburg, Viena.

Este Palacio también se le conoce como la residencia de invierno de los monarcas, ya que en verano se iban a al Palacio de Schonbrunn a las afueras de la ciudad.
Actualmente es la residencia del Presidente del país y acoge diferentes estancias, el museo de Sissi, la Escuela de equitación española, la biblioteca nacional austriaca, etc, todo ello es visitable evidentemente, aunque nosotros no lo hacemos, preferimos pasear por los exteriores.



Hofburg, Viena.


Calle Graben, Viena.

Nos adentramos en una de las calles más conocidas y más concurridas de Viena, la Grabenstrasse que nos llevará a la Catedral de San Esteban de Viena.


Columna de la peste, Viena.

Pero antes de llegar a la Catedral admiramos la columna barroca erigida en 1679 con motivo de la erradicación de la enfermedad de la peste.



Edificios de Viena.

Caminando un poco más llegamos a la Plaza de San Esteban donde ya podemos divisar la Catedral de San Esteban y otros edificios de interés mezclándose estilos antiguos y modernos, siendo ambos utilizados como tiendas de marcas de alta gama.



Catedral de Viena.



Catedral de San Esteban, Viena.

En esta confluencia de calles hay una cantidad ingente de turistas, así como para acceder al interior de la Catedral que es gratuita.



Catedral de San Esteban.

Visitamos por dentro este templo, entreteniéndonos en lo que consideramos más bonito, aunque me quedo con la fachada, esos tejados de pendientes imposibles y vistosas tejas, así como la imponente aguja que sobresale por encima de todo el conjunto.


Casa Museo de Mozart.

Tras visitar la Catedral, buscamos la casa donde el compositor Mozart vivió durante su estancia en Viena. La misma se encuentra en el número 5 de la Calle Domgasse y en ella vivió este personaje entre los años 1784 al 1787. Se puede visitar , aunque cuando nosotros llegamos ya estaban cerrando las puertas.

Casa de Mozart en Viena



Ópera de Viena.

Seguimos callejeando y nuestros pasos nos llevan al edifico de la Ópera, un majestuoso y sobresaliente edificio que seguramente muchos habíamos visto por televisión o por fotografías.



Ópera de Viena.

En las inmediaciones hay numerosos guías que te venden entradas para asistir a infinidad de conciertos y eventos en diferentes edificios de la ciudad, se los tiene que quitar uno como a moscas, son algo pesados.
Damos otra vuelta más por el centro y ya cuando las fuerzas empiezan a flaquear nos marchamos a la auto a dormir.



Schonbrunn, Viena.

Amanece otro día radiante en el que seguramente las temperaturas van a ser elevadas. Parte del grupo nos da algo de envidia pues están en Hallstad y dicen por whatsapp que por allí no hace ni pizca de calor, ya nos tocará a nosotros.



Schonbrunn, Viena.

Lo primero que vamos a visitar hoy es el Palacio Schonbrunn a las afueras de la ciudad de Viena también conocido como el Versalles vienés.



Jardines del Schonbrunn, Viena.

Aparcamos el ciclomotor en la misma puerta del Palacio y ya desde fuera se ve la gran cantidad de gente que hay para visitar este monumento.
Sacamos nuestra entrada con hora para empezar la visita. Lo haremos por libre y con audio guía.



Schonbrunn, Viena.

No dejan hacer fotos dentro del Palacio por lo que no veréis ninguna imagen del interior. Luego somos conducidos en grupos como corderos que van al matadero. Es exagerado el número de visitantes que esta gente permite, no hay prácticamente distancia ni separación entre grupos, además los grupos con guía, generalmente, japoneses, tienen prioridad frente a nosotros y las guías voceando a sus grupos no dejan ni que escuchemos nuestras audio guías. En definitiva un poco desastre la visita, como no modifiquen bastante la forma de hacerlas es casi preferible no pagar la cara entrada para visitar este lugar y sí ver los jardines que son gratuitos en su mayoría.



Jardines Schonbrunn, Viena.


Jardines Schonbrunn, Viena.

Un poco desencantados con la visita de este Palacio que lo venden como el de la emperatriz Sissi y que no hay sala que no la nombren, ponemos fin a esta aventura y nos vamos para el centro, ya que queremos visitar la Ópera.



Ópera de Viena.

Sacamos las entradas para la visita guiada de la Ópera en las mismas taquillas del edificio y esperamos a la hora que hay fijada para la visita en español que es la  más numerosa de todas.



Ópera de Viena.

Aquí la forma de hacer la visita es mucho mejor que en el Palacio anteriormente visitado, además el echo de llevar guía también se agradece.
No es que sea nada del otro mundo esta visita, está bien, sobretodo por estar en Viena y decir que has estado dentro de este lugar tan emblemático.



Naschmarkt, Viena.

Va siendo hora de comer y para ello nos vamos al cercano Naschmarkt, una especie de mercado al aire libre con puestos de comida de muy diferentes culturas y variedades, recomendable totalmente.
Pasamos por la puerta de la Kaisergruf o Iglesia de los Capuchinos donde descansan los restos de diferentes monarcas austriacos entre ellos los de Sisi y Francisco José, aunque no pagamos la entrada para verlo.



Museo de la Historia del Arte, Viena.

Tras reponer fuerzas nos ponemos nuevamente en marcha por el centro de Viena, donde podemos admirar unos edificios majestuosos y realmente bonitos.



Volksthether, Viena.



Parlamento, Viena.
 


Rathaus, Viena.

Llegamos al Ayuntamiento de Viena, un espectacular edificio que demuestra la belleza de los edificios de Viena así como su majestuosidad.



Panorámica del Ayuntamiento de Viena.

Vemos que esta noche van a ofrecer en una pantalla gigante la grabación de una ópera, espectáculo muy demandado por estas latitudes, por lo que decidimos que a la hora de comienzo vendremos a ver este espectáculo.



Votivkirche, Viena.

Llegamos a la Iglesia Votiva de Viena y sus alrededores que como se aprecia en la fotografía es un espacio donde la gente disfruta tomando el sol y descansando tranquilamente, cosa que hacemos nosotros también.



Burgtheater, Viena.

El calor sigue siendo la nota predominante de todos estos días y viendo a toda esta gente tumbada en el césped nos da ganas de tomarnos una cerveza de lata que adquirimos en un puesto cercano que junto a una bolsa de patatas hace que nos refresquemos por dentro.



Fachada principal del Parlamento austriaco, Viena.

Así llegamos otra vez a la zona del Ayuntamiento de Viena, que presenta un gran ambiente con puestos de comida y bebida típica y animado por bastantes vienenes que están tomando unos refrigerios.



Parlamento austriaco, Viena.
 

Fuente frente al parlamento.

El Parlamento es un edificio bastante bonito, alzándose a los pies de la escalinata de acceso al mismo una imponente y preciosa fuente.



Museo de Historia, Viena.

Volvemos otra vez prácticamente al punto de partida, donde se encuentran esta gran cantidad de edificios históricos majestuosos que dan a Viena ese aire de grandeza, de sobriedad y de elegancia.



Típica calesa vienesa.
 


Hundertwasserhaus, Viena.

Para ir acabando este intenso día cogemos el ciclomotor y nos vamos hacia uno de los puntos de obligada visita en Viena, el Hundertwasserhaus.
Mientras intentamos llegar a la Kegelgasse números 34-38, vemos que están levantando la calle ya que están reponiendo los raíles del tranvía, no nos metemos en un cortado de la calle de milagro, ya que no hay señales que lo indiquen, también nos tienen que quitar una valla para poder seguir, así como tener que esquivar al tranvía, vamos lo típico de ir en moto.



                                               Hundertwasserhaus, Viena.

Estas viviendas sociales fueron construidas entre los años 1983 y 1985 como un ejemplo de arquitectura creativa con fachadas ondulantes, aberturas irregulares, gran colorido y mucha vegetación. Realmente impactante y bonito de ver.


Monumento a los soldados soviéticos.

Antes de irnos al Ayuntamiento pasamos por la Schwarzenbergplatz para ver el monumento al ejército rojo soviético erigido como agradecimiento a la liberación de la ciudad de los nazis por el ejército soviético.
Para finalizar el día asistimos a la reproducción de una ópera en la fachada del Rathaus, aunque no terminamos de verla al no decirnos mucho.



Belvedere, Viena.
 
 
La mañana de hoy la vamos a pasar viendo lo que nos queda que ver de lo más representativo de Viena, el Palacio de Belvedere.




Belvedere, Viena.

Es un Palacio de estilo barroco y hoy en día alberga varios museos y un hotel. Vemos que hay una exposición permanente de varios artistas destacando la famosa obra que hemos visto por toda Viena "El Beso" de Gustav Klimt, aunque no pasamos a verla.



Belvedere, Viena.

Este Palacio fue construido entre los años 1714 y 1723 por el Príncipe Eugenio de Saboya tras la derrota de los turcos.
Damos un paseo por los exteriores de todo el conjunto y de sus jardines y nos desplazamos a un edificio llamado Arsenal.



Arsenal.

Este monumento mezcla varios estilos arquitectónicos que van desde el bizantino, el hispano-árabe y el neogótico, muy bonito por fuera.



Interior del Arsenal.

Actualmente alberga el Museo de Historia Militar y seguramente que es muy interesante de ver, aunque a Mati no le apetece estar viendo cosas relacionadas con el tema militar y a mi solo pues como que tampoco, por lo que pasamos de entrar.

Museo de historia militar



Museo de historia militar, Viena.
 
 
Con esta visita damos por concluida nuestra visita a Viena, una ciudad que nos ha encantado, no llega a tener el mismo encanto que la coqueta Budapest, pero tiene algo que engancha y que salgas de ella con ganas de volver a visitarla.



Itinerario entre Viena, Dürstein y Melk.

A media tarde llegamos a la localidad de Dürstein pegada al río Danubio. Estacionamos en un parking de zona azul a la entrada del pueblo que a estas horas ya es gratuito, GPS: 48 23 34.31 N 15 31 25.77 E.


Parking en Dürstein.


Dürstein.

Estacionada la auto, andamos unos pocos metros hasta el centro de este pequeño pueblo situado junto a las laderas del río Danubio, en una zona bastante turística donde destaca por encima de todo su producción de vino.


El Danubio a su paso por Dürstein.


Dürstein.

Hace una tarde bastante agradable, aunque a estas horas ya no se ve en el pueblo muchos turistas, estamos casi nosotros solos.


Dürstein.


Dürstein.


Stiftskirche, Dürstein.

Vemos que la bonita Iglesia está cerrada a estas horas, más bien la acaban de cerrar al llegar nosotros a la Plaza, por lo que no podemos verla por dentro.


Dürstein.


Dürstein.

Sigue haciendo calor por lo que nos tomamos unos helados mientras descansamos y respiramos la tranquilidad que se vive a estas horas en Dürstein.


Castillo de Düstein.

Como curiosidad hay que destacar que en las actuales ruinas del castillo de Dürstein en el Siglo XII estuvo preso el Rey de Inglaterra Ricardo I Corazón de León.


Parking en Schönbühel.

Seguimos ruta por la carretera que va pegada al Danubio, pasando por pueblecitos que viven pegados a este gran río y también podemos ver en las laderas que se asoman al río los cultivos de vides que con sus vinos dan fama a esta zona de Austria.


Castillo de Schönbühel.
Antes de llegar a Melk nos detenemos en Schönbühel para ver su castillo. GPS: 48 15 22.43 N 15 22 23.14 E.

Castillo de Schönbühel.

Vemos que dicho castillo debe ser de propiedad privada, ya que no se ve en la puerta ningún cartel que explique su historia ni horarios de visita, por lo que nos limitamos a verlo por fuera.


Castillo de Schönbühel.

 
Una pena que no se pueda visitar esta fortaleza de carácter defensivo que data del Siglo XII.


                Parking de la Abadía de Melk.

A unos pocos kilómetros la carretera asciende por las laderas del Danubio y por in llegamos a la Abadía de Melk.
El lugar está sombreado aunque en pendiente, por lo que nosotros nos situamos en la zona de abajo, lugar reservado a los autobuses, para pasar la noche y mañana antes de que empiecen a venir los turistas nos cambiaremos más arriba.
GPS: 48 13 43.88 N 15 20 12.77 E , gratuito y sin servicios.


Melk.

A estas horas en el parking ya no hay nadie, la Abadía ya está cerrada y el pueblo está abajo, comunicado con la Abadía por un caminito que cogemos para visitar el pueblo.


Melk.

Vemos un pueblo donde el principal atractivo es su Abadía declarada Patrimonio de la Humanidad y que mañana veremos.


Iglesia de Melk.


Melk y al fondo su Abadía.

Se respira un ambiente de tranquilidad, con terrazas en su calle peatonal principal. Antes de subir al parking nos pasamos por una pizzeria y encargamos un par de pizzas para la cena que con unas cervezas nos saben a gloria.


Parking de la Abadía de Melk.

Pasamos una noche muy tranquila y sobre las nueve de la mañana comienzan a llegar los primeros autobuses por lo que nos marchamos de esta zona y nos ubicamos un poco más arriba.


Abadía de Melk.

Pasamos por taquilla y abonamos religiosamente los 12 euros que vale la entrada sin guía, ya que la visita con guía en castellano es a medio día y no podemos perder toda la mañana.


Abadía de Melk.

Este lugar se trata de uno de los monasterios benedictinos más famosos del mundo cristiano. Fué fundada en el año 1089 por Leopoldo II soberano de Austria.


Escalera de la Abadía.

Con un escueto papelito en castellano que nos han entregado al adquirir las entradas vamos viendo sala a sala este imponente monumento.


Iglesia de la Abadía.


Bóvedas de la Iglesia.

A pesar de la antigüedad del complejo, no fue hasta 1702 y 1736 cuando adquirió el actual estado barroco que presenta hoy en día, siendo lo más destacado de este conjunto monumental la Iglesia y la fabulosa biblioteca.


Biblioteca de la Abadía de Melk

Esta última es realmente bonita, una maravilla que casi merece la pena los 12 euros que cuesta la entrada. Lo malo es que no dejan hacer fotografías para admirar este bello rincón que alberga incontables manuscritos medievales ricamente decorados.


Pabellón del jardín, Abadía de Melk.

Finalizada la visita por dentro, algo decepcionante, ya que por el precio que se paga se podía ofrecer más información o ahorrar la visita a algunas de las primeras salas que están más que nada de relleno, salimos a la zona ajardinada que también entra en el precio de la entrada.
Damos un pequeño paseo de relax y nos marchamos hacia nuestro siguiente destino.



Itinerario entre Melk, Mauthausen y Cesky Krumlov.


Parking de Mauthausen.

Este siguiente destino es algo que nos podíamos haber ahorrado, total por lo que hay que ver, un ejemplo de lo que la aberración del hombre puede hacer a otros hombres, no es plato de buen gusto, pero los hemos evitado en los otros viajes que hemos realizado a Alemania y una vez tiene que ser la primera vez en ver parte del horror de la historia de la humanidad.


Mauthausen.

Llegamos al parking del antiguo campo de concentración, GPS: 48 15 20.46 N 14 30 01.31 E, hay que sacar ticket para que suba la barrera y estando menos de 4 horas sale gratis el estacionamiento.


Parking del campo de Mauthausen.


Entrada al campo.

Antes de visitar el campo pasamos por el centro de interpretación para sacar las entradas que a 2 euros por cabeza hay que sacar, más bien para que se pueda seguir manteniendo este lugar y que sirva de ejemplo sobre lo que nunca más se puede llegar a repetir esta vergüenza.


Campo de Mauthausen.

A partir de aquí no voy a comentar nada más de lo que este lugar supuso en una parte de la historia de infaustos recuerdos y que lugares como éste impusieron a muchas personas dolores sufrimientos y muerte.
Por internet, en libros, documentales y demás sitios hay ya suficiente información sobre este lugar.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.


Mauthausen.
 
 
Con una sensación rara, difícil de explicar salimos de este lugar intentando digerir lo que hemos visto aquí, e intentando grabarlo en nuestras cabezas para que no se nos olvide y con la intención de transmitir lo que hemos visto a quienes puedan ver este relato y que, al menos, se hagan una idea del horror de este lugar.


Pernocta en Ceský krumlov.

Salimos de Austria y nos adentramos en territorio de la República Checa, pues queremos ver una joya que nos pilla relativamente cerca:
Ceský krumlov.


Primer parking en Ceský krumlov.


 
Llegamos a esta ciudad por carreteras en buen estado pero en algunos sitios algo estrechas y nos metemos en un parking que aunque dice ser de pago no hay nadie controlándolo GPS: 48 48 53.96 N 14 18 39.23 E.


        Pernocta en Ceský krumlov.

Vemos que a unos 200 metros hay otro parking mejor acondicionado y que está vigilado por un señor que nos indica que la pernocta cuesta unos 5 euros. Le decimos que vamos a ver la ciudad y que después nos cambiamos.


Plano de Ceský krumlov.



             Ceský Krumlov.


Nos vamos hacia el casco antiguo de esta ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad desde el año 1992 por la Unesco.



                                                          Ceský Krumlov.



Ceský Krumlov.

Situada en uno de los meandros del río Moldava en la región de Bohemia meridional, se remonta en sus orígenes al Siglo XIII.



           Ceský Krumlov.

Se nota que el Moldava ha hecho de las suyas en días anteriores pues todavía duran las obras de un probable desbordamiento de sus aguas a su paso por la ciudad.


                                                                  Ceský krumlov.

A mi personalmente me embargan unas sensaciones estupendas cuando camino por esta ciudad, es realmente bonita, de lo más bonito que haya visto, me emociona pasear por sus calles, ir descubriendo rincones preciosos.



                                                              Ceský Krumlov.

A estas horas de la tarde ya van quedando pocos grupos de turistas, lo que hace más acogedora a Ceský Krumlov.


Torre del castillo, Ceský krumlov.


                                                           Ceský Krumlov.

Callejuelas sinuosas, rincones románticos y un incomparable complejo de casas burguesas donde domina el castillo sobre el meandro del Moldava.



                                                          Ceský Krumlov.


Aquí podemos encontrar exposiciones de los artistas más reconocidos internacionalmente, conciertos, festivales de música, representaciones teatrales, mesones, cafeterías, tabernas medievales y un ambiente cosmopolita rodeado todo ello de una naturaleza desbordante.


Ceský Krumlov.


Plaza de Ceský Krumlov.


Ceský Krumlov.


Relojes típicos.


Ceský Krumlov.


Ceský Krumlov.


Ceský Krumlov.

Ahora toca ir subiendo hacia el Castillo, evidentemente la parte más alta de la ciudad y también desde donde se divisan las mejores vistas de la misma.


Castillo y torre.

Vemos por toda la ciudad edificios con arquitectura medieval gótica, renacentista y barroca y en bastante buen estado.
Nos vamos al segundo parking donde habíamos quedado con su vigilante que pasaríamos la noche, pero ya se ha marchado sin que exista barrera ni ningún tipo de limitación.
Nos adentramos en la zona del fondo donde existe el césped rodeados de unas 7 u 8 autos más y tras sacar la mesa y las sillas cenamos maravillosamente bien en plan romántico.
GPS: 48 48 58.26 N 14 18 32.68 E.


Ceský Krumlov.

Tras la romántica cena, volvemos al centro de Ceský Krumlov, para seguir disfrutando un poco más de este bonito lugar que a estas horas de la noche es si cabe todavía más espectacular y bello.


Ceský Krumlov.


Ceský Krumlov.

Aprovechamos alguna de las numerosas redes wifi abiertas para ponernos en contacto con nuestros hijos y para describirles este maravilloso lugar.
Seguimos un rato más deambulando por la medievales y tranquilas callejuelas donde abundan las terrazas llenas de turistas jóvenes atraídos por este lugar.
Nos despedimos de Ceský Krumlov con muy buen sabor de boca y queda apuntado en la lista de lugares a los que sin duda hay que regresar.



Itinerario entre Ceský Krumlov, Gmunden y Hallstatt.

A media noche empieza a caer una tormenta de aupa y me levanto para sacar la auto de esta zona baja del parking, pensando que si llueve demasiado nos podemos quedar atascados, aunque no llega a caer demasiada agua.
Al ir a pagar no vemos al vigilante de ayer, por lo que nos marchamos de Ceský Krumlov con un hasta luego.


Parking en Gmunden.

Nos adentramos de nuevo en Austria por carreteras en buen estado y algo estrechas y pasamos por pueblos de la República Checa donde los ríos y la naturaleza son preciosos y zonas donde practican mucho deporte de remo, algo que será interesante descubrir si alguna vez volvemos con más calma por esta zona, pues nos ha gustado.


                                                           Parking en Gmunden.

Llegamos a Gmunden y estacionamos en un gran parking ala entrada del pueblo, gratuito pero sin servicios.
GPS: 47 54 38.89 N 13 47 11.29 E, gratuito y sin servicios a un par de kilómetros del centro del pueblo.


Castillo de Ort, Gmunden.

Muy cerca del parking se encuentra el coqueto castillo de Ort dentro del lago y unido a tierra por una pasarela de madera.


Interior del Castillo de Ort, Gmunden.


Castillo de Ort, Gmunden.

Situado en el Traunsee, Gmunden es un pueblecito de Austria pintoresco, siendo precisamente su ubicación lo que le confiere esa natural belleza y lo hace ser un pueblo turístico.


Rathaus de Gmunden.

El tiempo ha cambiado considerablemente y ya no hace el calor de estos días, es más, ha estado lloviendo durante parte del trayecto y una vez que hemos llegado a Gmunden ha parado de llover lo cual agradecemos, pues los dos kilómetros que nos separan del pueblo hay que andarlos contemplando tan bonito lugar, aunque algo atenuado por la bajas nueves que rodean el lago.


Campanario del Rathaus.

Llegamos a la Plaza del Ayuntamiento, justo cuando van a dar la una de la tarde y podemos contemplar el concierto de campanas del Ayuntamiento.


Gmunden.

A estas horas se ven pocos lugareños y turistas por las calles, deben estar comiendo, lo que aprovechamos nosotros para ver el pueblo.


Gmunden.


Gmunden.


Cerámica típica de Gmunden.

Este pueblo también es conocido por su característica fabricación de cerámica.


Gmunden.

La verdad es que el pueblo es pequeño y se ve en poco tiempo. Las fachadas de las casas están pintadas con vivos colores, predominando tonos pastel, que le dan un toque muy bonito.


Gmunden.


Parking de Gmunden.


Lugar cerca de Hallstatt.

Salimos de Gmunden dirección al último lugar por hoy, un lugar muy famoso y que algunos dicen que es el pueblo en lago más bonito del mundo, Hallstatt.
Un poco antes de llegar, nos detenemos para comer en una zona al lado de la carretera realmente precioso.


Lugar de pernocta cerca de Hallstatt.


Parking en el Krippenstein.

Tras atravesar un túnel nos encontramos con Hallstatt y vemos la gran cantidad de turistas que hay aquí y por tanto lo difícil que es aparcar tranquilamente,por lo que nos vamos al parking del teleférico que sube al Krippenstein.


Hallstatt.

Este es un parking bastante grande, gratuito, algo en desnivel, se puede coger agua junto al edificio que dispone de un grifo, tiene red wifi abierta y está a unos 4 kilómetros de Hallstatt. GPS: 47 32 53.19 N 13 42 24.30 E, pertenece al pueblo de Obertraun.


Hallstatt.

Bajamos el ciclomotor y nos vamos hacia el pueblo. Al llegar vemos que poco a poco se van marchando los turistas, pero todavía se ven bastantes por las calles, sobre todo japoneses.


Plaza de Hallstatt.

Tras las primeras fotos de rigor con la silueta de las casas asomadas al lago, tomamos la calle peatonal que nos introduce en el corazón del pueblo y que desemboca en la bonita y coqueta plaza de Hallstatt.


Plaza de Hallstatt.


Hallstatt.


Hallstatt.


Hallstat.

No se ven barquitos por el lago, debido a que no hace buena tarde y algo que queríamos hacer que es dar un paseo por el lago tenemos que dejarlo para otra ocasión.


Cementerio de Hallstatt.


Hallstatt.

Nos dejamos llevar por nuestros pasos, que nos van conduciendo por las empinadas y estrechas callejuelas del pueblo, descubriendo veradedos rincones de postal.


Hallstatt.

El día no acompaña, pues el sol no hace acto de presencia, lo que desluce un tanto la belleza de este idílico lugar. Aunque no termina de llegarnos tal y como teníamos puestas nuestras expectativas. El pueblo y el entorno son preciosos, pero quizás le falta algo del encanto de esos lugares que sin ser tan bonitos le llenan a uno más. Podríamos llamarlo como sobreexplotación de un lugar que un día fue encantador pero que ahora a causa de tanto turismo ha perdido parte de su identidad.


Hallstatt.


Hallstatt.


Hallstatt desde el Krippenstein.

Nos volvemos hacia la auto y antes de dormirnos volvemos a coincidir con Luisma, Tere y sus hijos, quedando para mañana para subir al Krippenstein.


Hallstatt.

Mati y David se van a quedar en la auto ya que les da un poco de yuyu subir en teleférico a bastante altura, por lo que el resto sacamos las entradas que nos dará derecho a coger tres teleféricos de ida y vuelta.


Diferentes alternativas y precios.

En este lugar se puede hacer de todo, desde tomar el teleférico solamente, ver la Eishole, la Mammuthole, el mirador de los cinco dedos, etc, vamos lo que uno quiera gastarse.

http://www.dachstein-salzkammergut.com/winter/


Mirador Cinco Dedos.


Parking desde el teleférico.


El lago desde el mirador.

Nosotros la intención que llevamos es hacer una ruta senderista por la cima del Krippenstein y con suerte si no está nublado divisar una vistas espectaculares.


Pequeña Iglesia en la cima.

El objetivo lo cumplimos a medio, ya que se alternan claros con momentos en que las nubes no nos dejan ver absolutamente nada, aunque pasamos una mañana bastante agradable.


Diferentes teleféricos.


Bajando ya al parking.


Al fondo el parking.

Una cosa que nos llama la atención es que a esa altitud disponen de red wifi abierta, lo que aprovechamos para comunicarnos y mandar fotos a los de abajo que se han quedado en la auto.


Acceso a una de las cuevas que se pueden visitar.

Decidimos seguir ruta marchándonos de Hallstatt con sensaciones algo contradictorias, de belleza del lugar pero de falta de encanto por otro, en fin solo son sensaciones.


Itinerario entre Hallstatt, St. Wolfgang y St. Gilgen.


Ubicación del parking en St. Wolfgang im Salzkammergut.

Ponemos rumbo a St. Wolfgang, otro pueblo situado a los pies de un lago. Llegamos a media tarde y nos vamos hacia el parking que hay a la entrada del pueblo, GPS: 47 44 13.50 N 13 27 06.41 E. Hay que sacar ticket para que se levante la barrera y posteriormente pagar a un empleado que hay en una caseta.


Parking de St. Wolfgang.

Cuando salimos del parking solo nos fijamos en la tarifa de los turismos creyendo que la misma será aplicable a las autos, por lo que nos vamos a ver el pueblo.


St. Wolfgang im Salzkammergut.


St. Wolfgang im Salzkammergut.

Este lugar es encantador y muy bonito, no llega a la categoría de Hallstatt, pero por el contrario está menos masificado y se agradece más la visita.


St. Wolfgang im Salzkammergut.


St. Wolfgang im Salzkammergut.


St. Wolfgang im Salzkammergut.

Hay algunas construcciones muy bonitas y de unas dimensiones considerables.


St. Wolfgang im Salzkammergut.


St. Wolfgang im Salzkammergut.


St. Wolfgang im Salzkammergut.

Es una delicia pasear tranquilamente por las calles de St. Wolfgang. Se ve todo muy limpio y cuidado y el entorno es fabuloso.


St. Wolfgang im Salzkammergut.


St. Wolfgang im Salzkammergut.

Algún lugar como esta piscina de un hotel pegada al lago nos hacen envidiar el vivir o alojarse en un lugar como este, aunque a decir verdad el tiempo hoy no acompaña.


St. Wolfgang im Salzkammergut.

Poco a poco va oscureciendo y decidimos marcharnos al cercano pueblo de Sankt Gilgen para pernoctar allí y avanzar un poco más.
Cunado llegamos al parking y me dispongo a pagar por la hora y media que hemos podido estar en el pueblo, nos llevamos la sorpresa que son 9 euros lo que hay que pagar. No entendiendo el motivo el chino nos explica que para las autocaravanas hay una tarifa única que son 9 euros de 0 a 24 horas.
Tratamos de explicarle que no nos hemos dado cuenta d esa circunstancia y que vemos totalmente injusto que tengamos que pagar 9 euros por una hora y media.
El chino nos entiende pero dice que son las normas, a lo que nosotros insistimos en que no le vamos a pagar y después de diez minutos de tiras y aflojas éste accede a cobrarnos los 2 euros que habría pagado cualquier automovilista.


Lugar del parking en Sankt Gilgen.

Tras este pequeño inconveniente seguimos ruta y nos desplazamos hasta el parking de Sankt Gilgen para pernoctar allí.



Parking Sankt Gilgen.

Se trata de un parking  próximo al teleférico que sube a la montaña. Estamos acompañados de otras autos y para nuestra sorpresa vemos que dicho parking vale exactamente lo mismo que el anterior.
GPS: 47 45 48.25 N 13 21 52.15 E.


Rathaus Sankt Gilgen.

Lo consideramos abusivo, ya que no dispone de ningún tipo de servicio ni vigilancia. Hay que echar las monedas a la máquina tipo zona azul y te expide un ticket autorizando el parking, que solo está ocupado por 5 o 6 autos.
Decidimos hacernos los suecos y a ver qué pasa ya que no hay barrera ni vigilancia.


Sankt Gilgen.

Este pueblo está ubicado en el mismo lago, el Wolfgang, que el anterior pueblo, por tanto el entorno es parecido.
Aunque el pueblo no es tan bonito, sí que tiene algunas casa en torno a la Plaza y el Ayuntamiento, pero no tiene el encanto de St. Wolfgang.
Aquí ya empezamos a aprender la palabra que va a ser nuestra compañera de viaje durante nuestro trayecto por Austria: "Verboten", que para el que no lo sepa significa prohibido. Y es que estamos viendo las dificultades para moverse por el país con constantes prohibiciones de aparcamiento para las autocaravanas, en eso nos llevamos una desagradable sorpresa pues no se parecen a sus vecinos los alemanes, aunque ya iremos comentando más anécdotas de este y otro estilo en las siguientes entradas.


Sankt Gilgen.

No hay comentarios: