25 de diciembre de 2013

Semana Santa por el Norte (Las médulas, Ponferrada y Astorga)





Dejamos la Ribeira Sacra en tierras gallegas y vamos hacia un paraje inaudito y peculiar, Las Médulas en León. Seguiremos nuestro viaje hacia El Bierzo, donde visitaremos la monumental Ponferrada y acabaremos esta ruta en otra joya de España, Astorga.


Por carreteras verdaderamente bonitas, donde vemos que hay zonas que la pizarra es la auténtica protagonista, llegamos ya a última hora del día al paraje conocido como las Médulas en las inmediaciones del pueblo de Carucedo, provincia de León.

Parking de Las Médulas.

Estacionamos en su gran parking, situado a la entrada de la aldea de Las Médulas, gratuito y sin servicios.
GPS del parking de Las Médulas: 42 27 40.74 N 6 46 02.37 W


Las Médulas.

Tras pasar la noche con la única compañía de una camper y sin que hayamos oído una mosca, nos ponemos en ruta para ver este peculiar lugar.
Existe la posibilidad de contratar una excursión guiada en el centro de visitantes, pero dichas excursiones empiezan muy tarde para nosotros y no queremos perder parte de la  mañana por lo que nos adentramos en el camino que nos llevará hacia el corazón de las antiguas minas romanas.



Para el que no haya oído hablar de este lugar o no sepa exactamente de qué se trata, diremos que esto son unas antiguas minas donde se extraía oro sobre todo en época romana y está considerada como la mayor mina de oro romana a cielo abierto.


Todo el trabajo de ingeniería que se tuvo que realizar en el tiempo en que se explotaron estas minas, dieron como resultado la alteración del paisaje y los que podemos apreciar hoy en día es una serie de formaciones de arena de color rojizo salpicada de robles y castaños en su mayoría.

Las Médulas.


Plano de las diferentes rutas.

Una de las galerías.

Existe la posibilidad de hacer varias rutas a pie a este conjunto declarado Patrimonio de la Humanidad, según lo que cada uno desee andar.

Nosotros llegamos hasta lo alto de un mirador desde donde se ven unas vistas preciosas de toda la zona y después volvemos sobre nuestros pasos y seguimos la misma senda que traíamos desde que empezamos.


Al parecer estas minas se estuvieron explotando unos 250 años en época romana y según cálculos realizados se movieron alrededor de 500 millones de metros cúbicos de tierra, lo que da a entender la magnitud de dichas minas. Según Plinio el Viejo que fue administrador de las minas se llegaron a emplear sobre 60.000 esclavos para los trabajos.

Las Médulas.

Se le pone a uno la carne de gallina al imaginarse tal cantidad de gente trabajando en condiciones muy precarias y donde la vida entonces valía muy poco. La pena es que no hayan llegado hasta nuestros días los restos de los antiguos asentamientos que debieron haber en las inmediaciones de las minas.

Las Médulas.
Estas tierras son de aluvión con polvo de oro y al haber abundancia de agua se utilizaba ésta como fuerza hidráulica para arrastrar el oro.

Para ello el sistema que utilizaban los ingenieros romanos consistía en canalizar y embalsar los riachuelos de la montaña. Luego se horadaba la montaña con galerías muy pendientes soltando el agua a través de ellas.


La fuerza de este agua deshacía la montaña y arrastraba la tierra junto con el oro a los lavaderos. Parte de estas canalizaciones se han conservado y solo se pueden visitar con guía.


Sin lugar a dudas, las obras más impresionantes y más costosas que se tuvieron que llevar a cabo para la explotación de estas minas fue la red de canales, galerías y depósitos para llevar el agua a las montanas de las minas, estimándose en 300 kilómetros de longitud de dicha red.

Las Médulas.


A algunas de estas galerías o cuevas se les han puesto nombre, la Cuevona, la Encantada, etc y a la entrada a ellas hay paneles explicativos sobre los procesos que han llevado a la formación de éstas.

Iglesia de Las Médulas.

El caso es que echamos la mañana viendo parte del recorrido ya que todo no se puede hacer y menos en un día, pero al llegar de nuevo al pueblo Mati dice que ha leído que hay otra ruta a un lago desde el que hay unas bonitas vistas de Las Médulas así es que para allá que nos vamos.

Las médulas desde el lago sumido.

El lago sumido y Las Médulas.

Terminamos de ver este curioso y único lugar y nos vamos hacia Ponferrada, capital de la comarca leonesa del Bierzo.

Para saber más:

Ruta seguida entre Las Médulas y Ponferrada.


Lugar de Pernocta en Ponferrada.

Parking en Ponferrada.


Llegamos a medio día a Ponferrada estacionando en un gran parking gratuito y sin servicios.

GPS parking pernocta Ponferrada: 42 32 37.48 N 6 35 13.80 W


Plano turístico de Ponferrada

Nos vamos al centro del pueblo en busca de un restaurante para comer y cuando encontramos uno con lo que nos apetece comer, ahí que nos metemos.

Ayuntamiento de Ponferrada.

Terminamos de comer y nos ponemos en ruta. El primer lugar que visitamos es la Plaza del Ayuntamiento y su edificio que data del año 1692 siendo de estilo Barroco.


Torre del Reloj, Ponferrada.

Seguimos por la Calle del Reloj y podemos ver la Torre del Reloj del Siglo XVI, siendo una antigua puerta de la ciudad y situada sobre uno de los arcos de la antigua muralla medieval que protegía la ciudad.

Pasamos asimismo al museo del Bierzo situado en el antiguo Palacio de los Condes de Toreno, que a su vez fue antigua cárcel en edad más moderna y situado junto a la Torre del Reloj.


Pasamos junto al museo de la Radio, edificio patrocinado por el periodista Luis del Olmo natural de Ponferrada, aunque al estar cerrado no pasamos a verlo.



Junto al museo de la radio encontramos la imponente y majestuosa silueta del Castillo templario.


Fachada principal del Castillo de Ponferrada.

La verdad es que el castillo tiene unas dimensiones impresionantes y es muy bonito. Construido sobre el año 1178, siendo reconstruido de nuevo en el año 1340, mezcla la piedra,la pizarra y la mampostería de forma genial.

Puerta principal del Castillo.

En la actualidad se ha rehabilitado y parte de sus instalaciones se han adecuado para albergar un centro cultural. Concretamente ahora podemos ver que hay una exposición llamada TemplunLibri, donde se exponen facsímiles del Medievo y del Renacimiento y una biblioteca templaria.

Iglesia de San Andrés, Ponferrada.

Desafortunadamente ahora está cerrado el Castillo, al parecer solo abren por las mañanas, nos hubiera gustado visitarlo,por lo que seguimos ruta por la zona que pega al río.

Para saber más: Castillo templario de Ponferrada


Cruzamos el río por el Puente del Castillo y desde esta perspectiva es si cabe más bonita la silueta del castillo con la ladera del cerro llena de verde vegetación.



Ponferrada desde el Puente Cubelos.

Cruzamos por el puente Cubelos de nuevo al otro lado de la ciudad y vemos que esta parte está algo deteriorada, se nota que falta inversión para adecentar algo las casas de esta zona, verdadero casco antiguo de Ponferrada.

Una vez visitado lo más característico de Ponferrada, la idea es ir hacia Peñalba de Santiago a ver este típico pueblo del Bierzo. A la salida de Ponferrada vemos una señal que me manda recto por la LE-158, pero el navegador me dice que gire por la CV-192. Le hago caso al navegador y al llegar a Villar de Los Barrios vemos que es muy estrecho por donde nos manda, practicante no cabe la auto, por lo que decidimos volver a Ponferrada y seguir la ruta que indicaba la señal.
Así lo hacemos y vemos que en un primer momento la carretera está mejor que la anterior, pero llega un momento que aquello empieza a complicarse, cuestas, curvas, carretera más estrecha, etc. Pasamos por Valdefrancos y a Mati le parece ver una señal de limitación de anchura,pero no está segura. Al llegar a San Clemente de Valdueza nuestro temores se confirman, a la entrada del pueblo la calle se estrecha y además hace curva. Paramos la auto y nos bajamos a ver si haciendo algo de maniobra podemos pasar. Por allí no se ve a nadie, de noche y a tomar por saco, parece que estamos en otra época. Mati me hace maniobras y consigo meter media auto, pero llega un momento en que no cabe un dedo entre las paredes y la chapa de la autocaravana. Decidimos no arriesgarnos a arañarla o chafarla y como podemos conseguimos salir de esa ratonera.
Es la primera vez que  nos pasa el no poder pasar por un lugar y tener que darnos la vuelta.

Castillo templario de Ponferrada.

Por tanto,la lección es que para visitar Peñalba de Santiago, el único lugar al que no hemos podido acceder, no hay que echarse por esta ruta, aunque la otra alternativa no me atrevo tampoco a aconsejarla pues por donde nos metía el navegador era bastante complicado.

Castillo de Ponferrada.

Retornamos con el susto todavía en el cuerpo, pero con la tranquilidad de haber evitado males mayores y tras dar una vuelta para ver el castillo iluminado de Ponferrada nos vamos a la cama en el parking que habíamos utilizado anteriormente aquí.

Castillo Iluminado de Ponferrada.


Parking en Castrillo de Polvazares.

Antes de hacer la visita a Astorga vamos a visitar un pequeño y curioso pueblo situado a tan solo 7 kilómetros, Castrillo de Polvazares.

Estacionamos a la entrada del pueblo en un amplio parking, gratuito y sin servicios.

GPS parking Castrillo de Polvazares: 42 27 50.49 N 6 07 31.06 W

Castrillo de Polvazares.

Este pueblo pertenece a la comarca denominada de La Maragatería y está considerado como Conjunto Histórico-Artístico.

Castrillo de Polvazares.

Castrillo de Polvazares.

La principal actividad económica de este pueblo es el turismo rural con una rica oferta gastronómica, siendo su principal y más conocido plato el Cocido Maragato.

Iglesia de Castrillo de Polvazares.

Lo que nos llama la atención de este pueblo es la construcción de sus casas. La presencia omnipresente y destacada de la piedra rojiza y las puertas y ventanas de color verde intenso.

Plaza de Castrillo de Polvazares.

Típica arquitectura de Castrillo.

Mire uno donde mire verá piedras por todos lados, hasta la calles están empedradas, una auténtica maravilla.

En poco más de una hora se visita tranquilamente este pueblo, y si el tiempo no es tan frío como ahora se puede uno entretener algo más,pero ahora sopla un aire del norte que te atraviesa los huesos, así es que nos marchamos a Astorga.


Parking en Astorga.

Nos detenemos al lado de  una tienda donde venden productos típicos de por aquí.

GPS parking en Astorga: 42 27 29.11 N 6 03 45.55 W
Hacemos la última compra de embutidos y dulces típicos en la tienda donde tienen buenos precios.


Dejamos la auto aparcada y nos vamos hacia el centro de Astorga. Enseguida llegamos a la Plaza de la Catedral, donde majestuosa se alza este templo del Siglo XV.


A pesar que el inicio de las obras de esta Catedral son el el Siglo VX, las mismas no se concluyeron hasta el Siglo XVIII, combinando por ello los estilo gótico tardío, Renacimiento y Barroco. La verdad es que es imponente y la dejaremos para después, ahora vamos a ver el Palacio Episcopal.

Palacio Episcopal, Astorga.

Justo al lado de la Catedral se encuentra el Palacio Episcopal obra del arquitecto español Antonio Gaudí, máximo exponente del modernismo catalán.


Para ver el Palacio Episcopal sacamos las entradas combinadas que nos va a dar derecho a ver el Palacio, la Catedral y el Museo Catedralicio, por un importe de 5 euros la entrada.

Palacio Episcopal, Astorga.



Este lugar es como de cuento la verdad, nunca habíamos visitado un lugar de estas características y nos resulta muy peculiar y bonito.


Con muchísima luz por todas partes y con unas bonitas vidrieras.


En la parte del sótano se pueden contemplar bastantes restos de época romana tan importante en Astorga, abundando aquí los detalles funerarios.


Después de ver un buen rato este curioso monumento, nos desplazamos a la cercana Catedral para admirarla y dejarnos sorprender por las magníficas proporciones de la misma.


Se ve muy bien la misma, hay una magnífica iluminación por lo que podemos admirar cada detalle de este imponente monumento.


El momento gracioso viene cuando me acerco a una de las impresionantes columnas y la golpeo un poco admirando su solidez, a lo que Mati no puede contener una carcajada ante mi acción.

Detalle del Museo Catedralicio.

Y para terminar la visita conjunta y pegado a la Catedral nos adentramos en el magnífico museo Catedralicio, donde hay una cantidad de obras de arte para estar todo un día admirándolo.


Museo Catedralicio, Astorga.

Museo Catedralicio, Astorga.

Ayuntamiento de Astorga.

Salimos del Museo, pues ya va siendo hora de comer y vamos andando a la zona de la Plaza Mayor, donde vemos los maragatos del campanario del reloj.

Astorga.

Encontramos un buen restaurante donde comemos el típico cocido maragato, siendo lugar de paso de numerosos peregrinos que realizan el camino de Santiago. Entablamos una animada conversación con el curioso y simpático dueño del restaurante y salimos de allí con sensación de haber comido para tres días, que bárbaros son por aquí.


Visitamos unas excavaciones de una villa romana donde lo que mejor se encuentra son sus mosaicos.
Existe la posibilidad de hacer una ruta por los subsuelos de Astorga para ver la antigua ciudad romana, así como visitar el museo romano.

Detalle de villa romana, Astorga.


Debe ser muy interesante, pero las visitas comienzan a las cinco de la tarde y lo que nos apetece es reposar un poco y hacer la digestión del cocido maragato que nos hemos pegado, por lo que lo dejamos para otra ocasión que pasemos por aquí.

Para saber más:



Volvemos a la auto y nos acercamos al área de Astorga para descansar un rato e ir vaciando ya que el viaje va tocando a su fin.
GPS del área de Astorga: 42 27 04.79 N 6 03 57.05 W
Situada a las afueras de la ciudad con carga y descarga gratuitas.


Área de Astorga situada junto a la Plaza de Toros.

Ponemos rumbo a casa después de disfrutar de estos intensos días por una parte de nuestra geografía que tanto nos ha cautivado y llenado, un viaje que guardamos en nuestro recuerdo de forma muy especial y gratificante.

Hasta la siguiente ruta.


1 comentario:

Jesus G dijo...

Gracias por tu relato, estamos preparando una rutilla por Leon y Palencia y tus datos me son muy útiles. Insisto "gracias"