5 de diciembre de 2013

Semana Santa por el Norte (Costa Asturiana 1ª parte)




Dejamos León y la lluvia va ser nuestra acompañante durante buena parte del día. Siempre en dirección norte nos dirigimos a Valporquero para ver su famosa cueva, distante unos 47 kilómetros de la capital.





Antes de llegar a la cueva pasamos por Vegacervera y las hoces que el río Torío ha labrado en la roca, que nos parecen un lugar muy bonito y que merecería la pena visitarlo, aunque por la lluvia que está cayendo decidimos no parar, la próxima vez será.




Cuando llegamos a la aldea de Felmin por la carretera LE-311, la carretera parece perder el conocimiento y se empina hacia la montaña haciendo varios zig-zags de aupa, por lo tanto, mejor conservar la calma y conducir con prudencia, tan solo son unos pocos kilómetros.




Por fin llegamos a la cueva, tras dejar el pueblo de Valporquero arriba. El parking es amplio y dispone de varias zonas de picnik y de juegos para los niños.
GPS parking Cueva de Valporquero: 42 54 23.02 N 5 33 30.61 W



Entrada a la cueva.

Enseguida nos vamos a las taquillas para sacar las entradas a 8,5 euros por cabeza, un poco caro eso si, y esperamos a que se haga la hora de visita de nuestro grupo, mientras la lluvia sigue cayendo.


Cueva de Valporquero.

Las cuevas son algo que nos atraen desde que viajamos en autocaravana y donde vemos la posibilidad de visitar alguna aprovechamos la ocasión de hacerlo, por lo que ya hemos visitado unas cuantas.
Esta en concreto, fue abierta al público en 1966 y se recorren unos 1300 metros.


Cueva de Valporquero.

Lo que le da un toque peculiar y característico es que hay un arroyo por su interior que cuando lleva mucha agua como es el caso hace que la cueva sea más espectacular pues se pueden ver diferentes cascadas y el ruido que podemos oír es atronador.


Cueva de Valporquero.

La Cueva cuenta con seis salas, a saber: pequeñas maravillas, gran rotonda, hadas, cementerio estalactítico, gran vía y maravillas.
Además se puede visitar otra sala, que según nos comentó el guía merecía mucho la pena, pero que hay que hacer la reserva con tiempo a través de internet y no está incluida en la entrada que llevamos nosotros.


Cueva de Valporquero.

La impresión que nos ha causado la visita es que quieren hacer un gran negocio con esta formación geológica. Entiendo que se quiera recuperar el dinero invertido en acondicionar la cueva para las visitas, pero hay formas y formas.
Lo primero, los grupos demasiado numerosos, aunque eso es casi el pan nuestro de cada día en lo que se refiere a la vista de cuevas no solo de ésta.


Cueva de Valporquero.

Lo segundo es que la cueva es impresionante, de unas dimensiones considerables y si encima veis el agua discurrir por en medio de la cueva, es todavía más alucinante, aunque ya digo, se le quiere sacar demasiado jugo: focos por todas partes con la consiguiente proliferación de hongos que están deteriorándola a marchas forzadas, prisas en el recorrido sin apenas poder detenerse, grupos que se superponen unos a otros y en definitiva demasiada presencia humana.


Salida de la cueva.

Se echa de menos algo más de silencio y respeto por el lugar donde se encuentra uno, algo que lo hace menos feria y menos afán lucrativo. En fin, son nuestras sensaciones, pero ya digo que es bonita y totalmente recomendable y solo esperamos que sepan atajar el deterioro que se aprecia y se pueda visitar esta maravilla de la naturaleza muchos años más.

Para saber mas:



Valporquero.

Salimos de la cueva y de nuevo nos encontramos con la persistente lluvia, aunque imaginamos que por aquí esto debe ser habitual, como las intensas nieves, pues a pesar de la época del año vemos restos de las nieves invernales.


Ruta desde Valporquero hasta Santa Cristina de Lena.

Seguimos ruta por la carretera N-630, seguimos subiendo y pasamos por el puerto de Pajares, donde la acumulación de nieve es mayor y la niebla intensa.
Nos incorporamos a la autovía A-66 y comenzamos a descender y con ello notamos la mejoría del tiempo.
Llegamos al parking de la Iglesia de Santa Cristina de Lena en las inmediaciones de Pola de Lena, con el objetivo de visitar esta Iglesia prerrománica.
GPS del parking de Santa Cristina de Lena: 43 07 34.79 N 5 48 54.17 W



Santa Cristina de Lena (foto internet)

Esta es una de las iglesias prerrománicas del arte asturiano sin estar clara la época de su construcción, pero parece que fue sobre el siglo VII, por lo que es de la época visigoda y desde el año 1985 es Patrimonio de la Humanidad.
Queríamos verla por dentro, pero a esta hora está cerrada, la abren a las 16:30 y si queremos ver las otras dos Iglesias en las inmediaciones de Oviedo, no nos va a dar tiempo, por lo que tras comer y reposar un rato, nos vamos hacia Oviedo y otra vez que pasemos por aquí nos desviaremos para verla ya que está pegada a la autovía.



Ruta Stª. María Lena a Iglesias Oviedo.

Llegamos a Oviedo y, a pesar, de no haber apenas tráfico, tardamos una eternidad en cruzar a la otra parte de la ciudad debido a los numerosos semáforos que hay.
Por fin llegamos a las dos Iglesias prerrománicas de Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, situadas en una colina a las afueras de Oviedo.
Estacionamos en un pequeño parking de ésta segunda Iglesia, debido a que el tiempo se nos echa encima y tenemos que hacer la última visita del día o nos perderemos estos dos tesoros.
GPS del parking de San Miguel de Lillo: 43 22 49.41 N 5 52 04.76 W


Santa María del Naranco.

A la subida de estas dos Iglesias hemos visto un aparcamiento muy bien situado y que probablemente sirva para pernoctar, GPS: 43 22 35.49 N 5 51 58.51 W
Bajamos rápidamente ala Iglesia de Santa María del Naranco, pues aquí es donde empieza la visita conjunta de los dos monumentos y tras pagar la barata entrada el guía comienza la visita al escaso grupo de unas 8 o 10 personas que estamos allí.


Santa María del Naranco.

Esto más que Iglesia parece un templo o Palacio de campo, al estar ubicado en un mundo donde antaño se extendía un gran bosque, por lo que más bien tuvo que tener un uso destinado al ocio de los antiguos monarcas del Reino de Asturias.


Santa María del Naranco.

Igualmente que Santa Cristina de Lena y San Miguel de Lillo, está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 1985.
De escasas dimensiones, 20 metros de largo por 6 metros de ancho está dividida en dos pisos, visitando en primer lugar el piso de arriba.


Santa María del Naranco.

Es sorprendente la calidad de los grabados en la piedra que, a pesar del paso de tantos siglos, todavía se conservan y se pueden apreciar, pero lo que más nos llama la atención son los arcos y la bóveda de cañón que se conservan muy bien.


Santa María del Naranco.

La visita así da gusto, sin prisas y destinando nuestro guía de tiempo suficiente para que podamos apreciar todos los detalles. Tan solo un pero, la forma autómata en la que que expone los detalles que, seguramente, ha expuesto infinidad de veces, aunque para nosotros sea la primera.


Santa María del Naranco.

El conjunto resulta de los más coqueto y sorprendente, bonito de verdad. Los tonos de la piedra le confieren un encanto especial, unido a las proporciones tan armoniosas y robustas en un monumento que ha perdurado desde hace tantos siglos hasta nuestros días.


San Miguel de Lillo.

Nos desplazamos andando los escasos 100 metros que nos separan del San Miguel de Lillo, otro auténtico tesoro del arte prerrománico asturiano mandado construir en el año 842 por el Rey Ramiro I .


San Miguel de Lillo.

Parece ser que se ha descuidado el mantenimiento de este edificio y cuando en 2009 se detectó un inminente peligro de derrumbe, así como el deterioro de las pinturas, se decidió emprender trabajos de restauración que actualmente se están llevando a cabo y que hacen que la visita no sea lo interesante que será el día en que dichos trabajos hayan finalizado.


San Miguel de Lillo.

Originalmente esta Iglesia estaba compuesto de tres naves, pero debido a la inestabilidad del terreno en el Siglo XIV se derrumbó parte del conjunto por lo que hoy solo podemos ver una tercera parte de lo que fue en su día.


San Miguel de Lillo.

Aquí no podemos fotografiar el interior debido a la presencia de pinturas y para no deteriorarlas, aunque se ven muy bonitas, así como los relieves sobre todo en la puerta de entrada y de estilo bizantino.


San Miguel de Lillo.

Como curiosidad algo que nos sorprende, la presencia de unos relieves con unas escenas circenses con un saltimbanqui haciendo acrobacias y un domador de leones, algo realmente inaudito en este tipo de templos, realmente curioso.


San Miguel de Lillo.


Ruta seguida desde Oviedo a Llanes.

Partimos de Oviedo y en dirección hacia el punto más al este de nuestra ruta por la costa asturiana, Llanes, donde luego iremos regresando por nuestros pasos en dirección hacia las playas de las Catedrales en Lugo, donde dejaremos el mar y bajaremos hacia la zona de Orense.



Zona de pernocta en Llanes.



Parking en Llanes.

Llegamos a Llanes y nos dirigimos a la playa del Toró, donde hay un aparcamiento y creemos se puede estacionar. Enseguida nos damos cuenta que no va a poder ser ya que existe una limitación de altura. Nos vamos para el centro del pueblo y vemos un camping muy bien situado, pero sin apenas ocupación, ahora entendemos lo de la limitación de altura.


Llanes.

Buscamos otro parking concretamente un gran parking cerca de la playa del Sablón, el cual está lleno, por lo que decidimos aparcar en la Avenida de las Gaviotas, en batería, pero vemos que sobresale mucho la auto y si viene un vehículo de grandes dimensiones tendrá problemas para pasar.


Llanes.

Por tanto nos ponemos en la esquina en cordón para no molestar, mala idea, pues al mes nos llega una denuncia por no aprovechar correctamente el estacionamiento. 45 euros tienen la culpa, por tanto el consejo, aparcar a las afueras del pueblo que al día siguiente vimos que habían hecho algunas autos.
Por este motivo no ponemos las coordenadas del parking.


Llanes.

De todas formas sigo pensando que la auto estaba bien aparcada y no molestaba, y que la existencia de un camping en la localidad algo tendrá que ver en las instrucciones que se le dan a los Agentes del orden, es solo una intuición, por tanto donde haya camping mucho cuidado con donde se estaciona aunque no haya prohibición expresa hacia nuestros vehículos.


Llanes.

El caso es que después de pensarnos si dejamos la auto aquí y comprobar que no molestamos, decidimos pasar la noche aquí. Nos vamos hacia el centro del pueblo que parece que tiene gran ambiente cuando lo hemos cruzado.


Llanes.

Hay bastante turista por las callejuelas del pueblo y tras dar unas vueltas, cenamos de tapas y probamos la típica sidriña asturiana.


Playa del Sablón, Llanes.

La noche ha sido tranquila y dedicaremos la mañana a pasear por Llanes, ya que anoche no nos dio tiempo a ver casi nada.
Lo primero que hacemos es pasear por el cercano Paseo de San Pedro, una zona de acantilados muy bonita y donde podemos contemplar el inmenso mar.


Paseo de San Pedro, Llanes.

El día está grisáceo, más bien invernal, aunque mientras no llueva nos vale.
Vemos que en este Paseo se rodaron algunas escenas de la película "historia de un beso" de Garci, y como tal hay un pequeño reconocimiento.



Llanes.


Playa del Sablón, Llanes.


Puerto de Llanes.

Bajamos hacia la zona del puerto que es la zona que más nos gusta, siendo curioso la formación del puerto deportivo ya que aprovecha una ría que discurre por el medio del pueblo, realmente bonito y diferente a los que estamos acostumbrados a ver por la zona de levante.


Puerto de Llanes.


Puerto de Llanes.

Además algunas de las casa que pegan al puerto presentan unas fachadas muy bonitas con tonos ocres y ventanales de madera, mezclándose también la piedra en algunas de ellas.


Puerto de Llanes.


Playa del Toró.

Seguimos andando por donde vinimos ayer y llegamos a la playa del Toró, con sus agujas de piedra, cosa que imagino hará muy difícil el baño en época estival. Curioso las formaciones de piedra en plena playa.


Llanes.

Nos damos un pequeño refrigerio en un bar del centro y vemos que a pesar de ser Semana Santa no hay demasiado ambiente, cosa que nos confirma el dueño del local, parece que aquí solo hay verdadero ambiente en verano y debe ser casi agobiante diría yo.


Llanes.

Paseamos un buen rato más por el centro del pueblo, encontrándonos con casas muy bonitas con esos colores ocres, grandes ventanales y mezclando piedra en muchas de ellas.


Iglesia de Santa María del Conceyo, Llanes.


El Torreón, Llanes.

Pues hemos echado la mañana en Llanes, tranquilamente hemos paseado por sus playas, paseos y calles y las sensaciones que nos ha dejado han sido positivas para mí, no tanto para Mati que no le ha dicho demasiado. Sí es cierto que el pueblo tiene un gran potencial, pero nos da la sensación que no se saca todo el partido que Llanes podría tener, es una sensación, ya digo.


Ruta entre Llanes y Ribadesella.


Parking en Ribadesella.

Enseguida llegamos al cercano Ribadesella, repostamos y cargamos agua en una gasolinera y nos vamos al parking del Centro Rupestre de la Cueva de Tito Bustillo,  GPS del Centro: 43 27 30.58 N 5 04 01.43 W
Sacamos las entradas en el centro y tenemos suerte pues solo les quedaban dos para el día de hoy, pensábamos que no habría tanta demanda.
El precio son 7,5 euros por persona e incluye la visita de la Cueva Tito Bustillo, la Cuevona y el Centro Rupestre que es un centro interpretativo de la Cueva de Tito Bustillo.

Para saber más:



Parking en Ribadesella.

Tras comer en el parking y ser la hora de nuestra visita nos vamos hacia la Cueva que está a escasos 100 metros del Centro. Se forma nuestro grupo de no demasiadas personas y accedemos a la Cueva.
Lo interesante son las pinturas prehistóricas que van desde el año 22.000 hasta el 10.000 antes de Cristo. Fué descubierta en el año 1968 por el grupo de espeleología Torreblanca.


Centro arte rupestre Tito Bustillo (foto Google Earth)

Entre sus miembros se encontraba Celestino Bustillo que poco después murió en un accidente de montaña y en su honor se le pone su nombre a la cueva.
Bueno vamos con la visita. El lugar por el que se accede coincide con un pequeño arroyo, no siendo el lugar original de de entrada de la cueva, ya que ésta quedó sepultada por un derrumbe que ocurrió hace bastante tiempo, de ahí el buen estado de conservación de la misma al haber permanecido prácticamente cerrada durante miles de años y solo ser descubierta por una sima en el techo de la cueva.
Este tipo de visitas son las adecuadas para apreciar lo que realmente estamos viendo. Un guía bastante puesto en el tema, un escaso grupo y la importancia de las pinturas de la cueva.


Ribadesella.

El guía consigue crear un ambiente en el que por momentos podemos sentir el espíritu de la cueva, de cómo podían vivir las personas que generación tras generación la han habitado y han dejado sus huellas en forma de magníficas pinturas en la que abundan la fauna de la zona en aquella época magdaleniense.
Después visitamos la Cuevona, situada encima de la anterior cueva y que carece del interés de la anteriormente vista aunque las proporciones de la cueva son inmensas.
El centro de interpretación lo dejamos para el final y en él se expone la historia del descubrimiento de la cueva, testimonio gráficos de dicho hallazgo, así como explicaciones de las pinturas que acabamos de ver en la cueva.


Ribadesella.

Nos llevamos la auto más cerca del puente que une las dos partes de la ría y damos una vuelta por las calles del centro del pueblo.


Ribadesella.

No nos termina de llenar el centro de Ribadesella, lo vemos algo soso, insulso, como que le falta encanto, pero bueno son nuestras sensaciones, la zona del puerto no está mal.


Ribadesella.


Casa indiana, Ribadesella.

Ya cuando nos marchamos del pueblo, podemos ver que pegando al mar hay una serie de casonas muy bonitas y que pueden ser dignas de ver,por lo que paramos a echar un vistazo.


Playa de Santa Marina, Ribadesella.


Playa de Santa Marina, Ribadesella.

Efectivamente se trata de una serie de casas tipo palacete que, al parecer, se construyeron por gente de la zona que marcharon a las Americas y les fue bien la aventura y al regresar se hicieron estas casonas.


Casa indiana, Ribadesella.

Unas mejor conservadas que otras, alguna rehabilitada como hotel, pero todas ellas tienen su encanto por lo diferentes que son y el exquisito gusto de sus diseñadores y propietarios.
Un tranquilo Paseo por el Paseo de Agustín de Argüelles Marina, os hará disfrutar tanto de estas casas como de la playa.


Casa indiana, Ribadesella.



Ruta entre Ribadesella y Lastres.


Punto de pernocta en Lastres.

Ponemos rumbo al último destino por hoy, Lastres. Subimos hasta la parte alta del pueblo, el parking de la ermita de San Roque, donde pernoctaremos hoy.
GPS parking ermita San Roque, Lastres: 43 31 00.10 N 5 16 10.63 W


Lastres de noche.

El parking es de tierra, sin servicios, gratuito y situado tras una subida algo durilla, pero si os gustan las vistas, éste es el lugar, además muy tranquilo y al lado hay un restaurante con mirador donde se puede tomar algo mientras se contempla Lastres abajo, precioso.
Nosotros bajamos al pueblo y paseamos por la entramado de callejuelas,pues por la noche los lugares tienen un encanto diferente.
Tras una cena típica en un restaurante del pueblo nos subimos de nuevo a la auto para reponer fuerzas, mañana toca ver el pueblo con tranquilidad.


Pernocta en Lastres.


Pernocta en parking de la ermita de San Roque, Lastres.


Vistas desde el salón de nuestra auto.


Lastres desde el mirador de la Ermita.

El día ha comenzado precioso, un sol radiante nos va a acompañar en nuestra visita del pueblo que se ha hecho más famoso si cabe debido a que en sus calles se rodó la serie de Antena 3 "Doctor Mateo" y que tanto éxito tuvo, aunque reconozco que nosotros no la seguimos, pero que la gente que sí lo hizo vienen en masa a ver los lugares que sirvieron para los rodajes, de hecho podemos ver rutas en el pueblo indicando estos lugares.


Iglesia de Santa María de Sábada, Lastres.

Bajamos la empinada cuesta y por una senda llegamos a la Iglesia del pueblo que en estos momentos está vacía por lo que echamos un vistazo a su austero interior.


Lastres.

Vamos bajando al centro del pueblo y podemos ir apreciando la hermosura de este pueblo situado en una colina que se asoma al mar haciendo equilibrios por no abocarse al cercano y azul mar.


Lastres.

Nos dejamos perder por el entramado de callejuelas de Lastres. Subimos escaleras, al momento bajamos de nuevo, torcemos por laberínticas callejuelas, nos asomamos a las placetas adornadas por motivos vegetales y florales.


Lastres.

Donde aquí reina indudablemente la piedra de las calles y de las casas auténtica protagonista de Lastres.


Lastres.


Plaza en Lastres.

Sin duda estamos en uno de esos lugares que le impactan a uno y que quedan en nuestra retina, de esos que uno apunta en la lista de su memoria y recuerdos para volver en cuanto se pueda.


Lastres.

Evidentemente el día también acompaña, el sol radiante que nos está deleitando el día hace que la paleta de colores de las casas, la vegetación que rodea al pueblo y el omnipresente azul del mar, sea lo que nos impacte y el motivo por el que nos guste tanto Lastres.


Otro parking en Lastres.

Vemos que hay un par de autos estacionadas en otro parking a otra salida del pueblo donde también sea propicio para pernoctar cuyas coordenadas son: 43 30 36.07 N 5 16 15.65 W
Ya hemos visto casi todo el pueblo o por lo menos lo más destacado, por lo que seguimos ruta por la costa asturiana ya que nos queda mucho que ver todavía. El siguiente destino Tazones, pero eso será en la siguiente entrada.




No hay comentarios: