20 de octubre de 2011

Verano europeo 2010 ( parte 3ª)


Continuamos nuestro viaje por Bélgica y nuestra siguiente parada será Amberes. Después seguiremos hacia el norte y cruzaremos a Holanda, país que ya tenemos ganas de visitar.
A media tarde salimos del parking del Atomium para llegar a la ciudad de Amberes, visitarla y posteriormente adentrarnos en territorio Holandés.



Ruta que seguiremos en esta parte del viaje.

Llegamos enseguida a Amberes y cruzamos bajo el río Escalda por su tunel y buscamos el lugar de pernocta que llevábamos en el navegador situado justo enfrente de la ciudad y que pensábamos que sería un lugar tranquilo y al mismo tiempo podíamos cruzar por un túnel peatonal bajo el río para visitar la ciudad.
Por más que buscamos el túnel Santa Ana no llegamos a encontrarlo, aunque existe, por lo que después de un rato, decidimos cruzar de nuevo el río y quedarnos en el gran parking situado al lado del río pero en la otra parte de la ciudad, gran decisión.


Pernocta en Amberes.

El parking está muy bien situado, a unos 10 minutos de la catedral, es gratuito, aunque no dispone de servicios, muy recomendable ya que es tranquilo.
GPS: 51 12 51.47 N 4 23 27.15 E
Damos un pequeño paseo junto al río viendo a los cargueros como navegan por el amplio y caudaloso río, así como los cruceros fluviales amarrados en el puerto y volvemos a las autos para mañana dedicarle el día a esta bonita ciudad.


Atardecer en Amberes.

A la mañana siguiente nos ponemos en marcha todo el grupo y en 10 minutos estamos a las puertas de la Catedral de Nuestra Señora.
Dedicada a la Virgen María es la más grande de Bélgica y una de las más importantes Catedrales gótica de Europa.


Catedral de Amberes.

La verdad es que es bonita y dentro se pueden ver unas pinturas bastante interesantes como la elevación y descendimiento de la Cruz. Podéis buscar más información en internet.
Al otro lado de la calle está la Plaza del Mercado, el centro neurálgico de Amberes y lugar imprescindible de visitar.


Ayuntamiento de Amberes.

Lo que más llama la atención de la plaza, aparte de la gran limusina que se puede apreciar en la foto, es la fachada del Ayuntamiento, un edificio construido a mitad del Siglo XVI, que es de los más bonitos que hemos visto por toda Europa.


Fuente de Silvio Brabo, Amberes.

También es bonita la fuente de Silvio Bravo representando al centurión romano que cortó la mano del gigante que cobraba peaje a los marineros que atravesaban el río Escalda y si no pagaban les cortaba una mano, hasta que este centurión se la cortó a él.


Paseo en Carroza.

En la Plaza hay una gran carroza tirada por dos corceles enormes y decidimos darnos un paseo para ver la ciudad desde otra perspectiva.
Es más la ilusión que les hace a los chavales que el interés de la misma, pues a la media hora estamos ya de regreso en la Plaza, al menos el precio que hemos negociado con el dueño de las bestias ha sido bueno y no hemos tenido que abonar el peaje íntegro.


Estación Central, Amberes.

Subimos por la bulliciosa avenida De Keyserlei y empezamos a ver locales y negocios relacionados con el diamante, uno de los recursos económicos más potentes de Amberes.
En la plaza Kon Astridplein está ubicado el museo del diamante por lo que decidimos que es una buena ocasión para acercarnos a conocer este mundillo.


Museo del diamante, Amberes.

La visita es interesante y se pueden ver varios vídeos del proceso de formación, extracción y producción de diamantes así como una buena variedad de ellos expuestos. También se nota que este negocio ha sido dominado por unas cuantas familias con una larga tradición.


Estación Central, Amberes.

Visitamos la imponente Estación Central de Amberes, que es un edificio muy bonito tanto por fuera como por dentro y de unas medidas descomunales que te hacen empequeñecer.
Comemos en el centro de Amberes, y damos por concluida nuestra visita a esta bonita ciudad.
Ponemos rumbo a la zona de Zeeland ya en Holanda para seguir por la zona de los diques de la Escalda Oriental.


Área de Middelberg.

Nuestro primer destino, antes de adentrarnos en los diques es la ciudad de Middelberg, para ello estacionamos en su bien situada área, que comparte estacionamiento con el resto de vehículos. GPS: 51 29 48.74 N 3 36 16.81 E. Hay un aseo de pago donde se puede tirar el químico, no hay más servicios.


Ayuntamiento de Middelburg.

Middelburg se nos presenta como una bonita y coqueta ciudad holandesa, con sus callecitas empedradas y a pesar de ser media tarde, bulliciosas, sobre todo la calle Vlsmarkt, que tiene innumerables terrazas llenas de gente que están degustando los típicos mejillones de la zona.


Calle de Middelberg.

Desconozco si están de fiesta o cual es el motivo por el que hay este bullicio, pero la gente come y bebe que da gusto verlos.
Paseamos por la Abadía del Siglo XVII formado por tres iglesias.


Abadia de Middelburg.

En el resto de la ciudad hay una tranquilidad que contrasta con la otra zona y tras volver a pasar de nuevo por dicha calle, decidimos que va siendo hora de buscar el lugar que toca hoy para pernoctar.


Middelberg y sus bonitos canales.

Ponemos rumbo hacia la zona de los canales y poco a poco vamos llegando a esta zona en la que uno no se cansa de admirar estas obras de ingeniería.
Conforme avanzamos a la izquierda podemos ver el embravecido mar del Norte y a la derecha el mismo mar, pero calmado como cual lago.


Dique de la Scalda Oriental.

Circular por encima de los diques y ver el gran contraste entre la naturaleza salvaje a nuestra izquierda y la misma naturaleza dominada a nuestra derecha, es un espectáculo digno de ver y uno se asombra ante la magnitud de tales construcciones.
Vamos buscando algún sitio para pernoctar y aunque hay zonas entre dique y dique que podrían valer para pernoctar, la gente no termina de ponerse de acuerdo y nos vamos hacia el cercano camping  Zelande. GPS: 51 45 21.65 N 3 51 54.30 E.


Lugar de pernocta.

Pero el mismo ya está con la barrera puesta a pesar de ser sobre las 21:00 horas, por lo que nos buscamos un sitio cercano para pernoctar GPS: 51 45 12.99 N 3 51 37.70 E
No tomé ninguna foto pero es un sitio ideal, ya que tiene aseos donde se puede cargar, vaciar el químico y además es gratuito.


Delta Park.

Al día siguiente nos vamos al Delta Park para darle una pequeña alegría a los más peques del grupo.
Este es un complejo construido a los pies del gran dique y que es como un centro de interpretación del mismo, a la vez que resulta ser como un pequeño parque de atracciones.


Espectaculo en Delta Park.

Las entradas no es que sean muy baratas que digamos, creo recordar que entre los cuatro más el parking pagamos así como 70 u 80 euros, un poco caro la verdad, pero había que hacerlo.


Espectáculo en Delta Park.

Vemos varios espectáculos con focas, visualizamos alguna película en 3D, comprobamos la fuerza del viento, vemos el museo con esqueletos de cetáceos, impresionante el de una ballena.


Museo.

En el museo se puede apreciar la flora y fauna de la zona y es bastante interesante de ver y de oír, ya que reproducen los sonidos de los animales, sobre todo de los cetáceos que son los que más impresionan.
También tenemos la posibilidad de hacer un pequeño crucero con un barco, en el que nos enseñan más de cerca los diques y la fauna de la zona, algunos incluso ven alguna que otra foca en libertad.


Barco que realiza el crucero.

Pero lo que más les gusta a pequeños y no tan pequeños el tirarse por los toboganes, aquí disfrutamos como enanos y lo pasamos estupendamente.


Toboganes en Delta Park.

Las coordenadas del parque son las siguientes: 51 38 11.23 N 3 42 43.39 E.
Página del parque:

Sobre  las 15:00 horas decidimos que ya hemos visto bastante y nos damos por satisfechos, pues ya lo hemos visitado todo lo que hay que ver y nos hemos tirado un montón de veces por los toboganes, además va siendo hora de comer y los menús que nos ofrecen en el restaurante no nos hacen mucha gracia aparte de que son caros, por lo que buscamos un buen lugar para comer fuera del Parque.


Diques.

Tras comer ponemos rumbo a los molinos de Kinderdijk. La tarde es muy agradable, hace un tiempo fantástico y apetece dar un paseo y contemplar esas curiosas construcciones.


Parking junto a molinos de Kinderdijk.

Tenía pensado estacionar en el parking de pago situado en el mismo pueblo, aunque algo más retirado de los molinos, GPS: 51 53 07.57 N 4 37 49.47 E  por lo que nos vamos hacia la misma entrada de los molinos y tenemos suerte de encontrar varios huecos y podemos estacionar gratuitamente. GPS: 51 53 20.89 N 4 38 10.98 E.


Molino de Kinderdijk.

Los molinos están declarados Patrimonio de la Humanidad desde 1997.
Fueron construidos hacia 1740 con el fin de drenar el exceso de agua de los pólderes de Albrasserwaard, y se pueden ver tal cual eran cuando fueron construidos.


Molinos de Kinderdijk.

La forma de visitar este lugar es o bien a pie o en bicicleta por un camino en muy buen estado situado entre dos canales y viendo tanto a derecha como a izquierda los 19 molinos que componen el conjunto monumental.


El grupo viendo los molinos.

Hay una forma mejor de ver los molinos que es a través de una pequeña barca que te lleva por los canales y te acerca todavía más a ellos, aunque parece que hoy no hay este servicio o ya es tarde para el mismo, pues no vemos a nadie.


Paisaje de Kinderdijk.

Existe la posibilidad de visitar un molino por dentro a un precio muy razonable, sobre 3 euros y te muestran el interior del mismo con sus mecanismos de funcionamiento, ya que son puestos en marcha para ver en detalle el proceso.


Molino de Kinderdijk.

Sobre las 19:00 horas ya está cerrado el molino que se visita por lo que nos quedamos con las ganas de ver uno por dentro, otra vez será...
Cogemos de nuevo las autocaravanas y el grupo de pone en marcha, esta vez tenemos que coger un pequeño ferry para no dar una vuelta mayor.


Ferry para cruzar el río.

Las coordenadas para coger dicho ferry son: GPS 51 53 17.93 N 4 37 41.79 E , con ello nos evitamos dar una gran vuelta ya que nuestro siguiente destino es Gouda. Pasamos todos sin ningún incidente, tan solo con la novedad de ser la algo diferente.


Área de Gouda.

Llegamos a Gouda y nos dirigimos a su bien situada área para autocaravanas, situada en un gran parking para toda clase de vehículos, situándose las autos al fondo, es de pago y dispone de toma de agua de pago, creo recordar y se encuentra situada en estas coordenadas. GPS: 52 00 38.48 N 4 43 00.01 E
Sacamos las mesas y cenamos en grupo y damos una vuelta por la ciudad.


Ayuntamiento de Gouda.

La ciudad a estas horas está muy tranquila, casi sumida ya el sueño y la plaza es el único lugar que tiene actividad. Si que vemos en las calles la instalación de cámaras de seguridad que dan sensación de protección, aunque habrá gente que no le guste ser observado.
Tomamos unos cafés en una terraza de la plaza y charlamos con el camarero sobre lo mal que les ha sentado perder la final del mundial contra España, solo podemos consolarlo.


Edificio de pesado del queso.

A la mañana siguiente nos vamos de nuevo a ver la ciudad, de nuevo pasamos por la Plaza, vemos el imponente edificio que servia para pesar el queso tan famoso de esta ciudad.


El imponente Ayuntamiento de Gouda.

Evidentemente lo que más llama la atención en la Plaza es el edificio gótico del Ayuntamiento, una maravilla. Construido entre 1448 y 1450, es el mayor atractivo de Gouda y probablemte lo más fotografiado junto a sus quesos.


Carillón del Ayuntamiento.

Tenemos la suerte de ver el desfile del carillón del Ayuntamiento, que aunque menos presuntuoso que otros que hemos visto anteriormente, éste también es bonito de ver.
Otro edificio también interesante es la Catedral de San Juan Bautista.


Catedral de San Juan Bautista de Gouda.

De esta imponente Catedral lo que más llama la atención es sus vidrieras cromadas que datan de los siglos XVI y XVII, la visita es de pago por si alguno queréis entrar.


Tienda de quesos en Gouda.

Para terminar la visita de Gouda nada más típico que pasar a una de las tiendas donde venden el famoso queso. Es increíble la variedad de quesos que tienen, los hay de todos los colores y sabores, o solo tienen el más conocido por nosotros. La verdad es que probamos unos cuantos y hacemos las compras reglamentarias.
Ponemos fin a la visita y nos vamos para la capital del país, Amsterdam.


Camping Gaasper, Amsterdam.

Nos dirigimos directamente al camping Gaasper, GPS: 52 18 45.54 N 4 59 25.86
Situado a las afueras de Amsterdam, es necesario tomar el tren de cercanías para ir al centro, aunque la estación Gasperplas está a escasos 5 minutos del camping y en poco tiempo te pones en la estación central de Amsterdam.
Va siendo hora de comer y tenemos que hacer algo especial: paella con salchichas. Basi, el chef se encarga de supervisar, Vea pone el caldo, Andrés hace un Alioli impresionante y damos buena cuenta.


Momento de la paella.

Después de un reposo, compramos los ticket del metro en la recepción del camping y nos vamos para Amsterdam. No tenemos suerte pues nuestra linea está en obras y tras algunas estaciones tenemos que hacer transbordo en autobús. Hay mucha presencia de personal que está pendiente de que nadie se cuele y es un poco de cachondeo el sistema, ya que tenemos problemas para salir de la estación y nos aborda un responsable y tras intentar explicarle que vamos en regla, nos conduce al autobús que nos llevará a la estación central.


Estación Central, Amstedam.

Llegamos a la estación Central y cogemos la calle Damrak donde está los famosos botes que te hacen un crucero por los canales de Amsterdam viendo lo más típico de la ciudad, es una buena manera de comenzar nuestra visita.


Uno de los botes que hacen los circuitos.

Para sacar las entradas y como somos un buen grupo, nos aprovechamos de la circunstancia y nos hacen un buen descuento, es lo bueno que tiene el ir mucha gente.


Montelbanstoren de Amsterdam.

El crucero transcurre tranquilamente y cuando dan una explicación en castellano ponemos más atención para ver de lo que se trata.


Canales de Amsterdam.

El crucero dura como una hora y pico y discurre por los canales más representativos de la ciudad, al final más de uno se duerme con esa paz y en suave balanceo del barquito.


Típicas casas de Amsterdam.


Museo Nemo y barco réplica de 1748.

Así transcurre el crucero llegando a su final y re emprendiendo la marcha pie por la ciudad.
Una cosa que no hay que dejar de visitar es la Dam Square, con su bullicio y su gran ambiente.


Dam Square de Amsterdam.

Hay bastante turismo y las calles bullen de actividad. Amsterdam es una ciudad muy cosmopolita y se pueden apreciar toda clase de gentes, es uno de sus principales atractivos.


Tienda de zuecos.

Nos metemos por curiosidad en una típica tienda donde venden infinidad de los famosos zuecos holandeses. Los hay de todos los colores y son muy bonitos.


Tienda de Amsterdam.

Tampoco puede faltar el escaparate gracioso y donde el grupo se detiene , echándonos unas buenas risas con la imaginación que gastan aquí, de echo Amsterdam es de las ciudades más abiertas para el tema del sexo y las drogas.


Barrio rojo de Amsterdam.

Y para terminar el día, nada mejor que dar una pequeña vuelta por el famoso Barrio Rojo de Amsterdam, cosa que ya conocíamos de otro viaje anterior.
A los demás miembros del grupo les hizo gracia la situación y estética de dicho barrio, aunque cuando estás paseando por el mismo un rato ya no te llama tanto la atención.


Parking de bicis en la Estación Central de Amsterdam.

Tras volver a la estación y comprobar la cantidad de bicis que hay aquí, nos vamos hacia el camping a descansar que mañana volveremos todo el día a Amsterdam.


Barrio de las flores, Amsterdam.

Nuestra primera parada hoy es el barrio de las flores, autentico rincón para amantes de las plantas y flores. Se puede encontrar de todo, aunque lo que más abundan son los bulbos de los tulipanes, ahora no es época por lo que se venden para el año siguiente.


Bulbos en mercado las flores.

Compramos unos bulbos para la familia y para nosotros compramos una pequeña planta carnívora, a ver si se come las moscas que de vez en cuando pasan a la auto.
Decidimos no ir a ningún museo pero otros miembros del grupo si que quieren ir por lo que nos despedimos y quedamos para después.


Estatua a Ana Frank.

Uno de los lugares que queremos ver es la casa de Ana Frank. Nos ponemos en la cola y tras una media hora accedemos a la misma.
Es bastante interesante la visita, ya que te explican como se llegó a esta situación y las consecuencia que tuvo para la familia. Se exponen textos y fotografías originales y tras recorrer las habitaciones de la casa donde vivió Ana, le recorre a uno una rara sensación.


Casa de Ana Frank.

Convertida en un museo, al ver las habitaciones donde la niña vivió y escribió su famoso diario, no comprende uno como pudo ocultarse aquí con su familia durante dos largos años y medio de los alemanes por el simple echo de ser una familia judía.
Para saber más:
http://www.annefrank.org/es/

Algo cansados decidimos volver al camping para descansar. Los más pequeños juegan un rato en el parque que hay en las inmediaciones del camping ya que es una zona de recreo.


Campeonato de ping-pong.

La tarde la pasamos en el camping con alguna que otra actividad para los peques y no tan peques, el caso es que lo pasamos bien y con ello damos por concluida nuestra visita a Amsterdam.
Basi tiene información de una ciudad próxima que es bonita y aunque no la llevábamos en la ruta, decidimos sustituirla por Giethoorn, la Venecia holandesa, ya que nos pilla muy arriba y luego hay que bajar hasta Colonia.


Parking en Leiden.

Se trata de Leiden y sus canales. Ponemos rumbo a Leiden que está a unos 47 kilómetros de Amsterdan y aparcamos justo debajo de un gran molino. GPS: 52 09 51.20 N 4 29 13.26 E es zona azul y no dispone de servicios aunque está bien situado y cerca del centro.


Canales de Leiden.

Se le ve una ciudad moderna y con un buen ambiente, además hay mercado y nos acercamos a ver los productos que se venden.


Otro canal de Leiden.

Se respira una tranquilidad por sus calles. La ausencia de tráfico rodado, hace mayor la sensación de paz y quietud, tan solo circulan las bicicletas y gente andando que va de aquí para allá.


Catedral de Leiden.

Visitamos la Catedral llamándonos la atención un antiguo reloj que está expuesto. El mecanismo es a base de poleas y cuerdas, muy curioso.


Bonita perspectiva de Leiden.

Nos damos por satisfechos y seguimos nuestra ruta tomando la autopista que hemos traído y ponemos rumbo a Marken, otro típico destino holandés.


Mapa con la ubicación de Marken y Volendan.


Parking en Marken.

Llegamos a este pueblo costero y nos metemos en el parking situado al lado del pueblo. GPS: 52 27 25.37 5 06 19.73 E  de pago, excesivamente caro, ahora no lo recuerdo pero es una buena clavada os lo aseguro, además no dispone de ningún servicio. Vimos alguna auto aparcada a las afueras, es para llevar bici y acercarte al pueblo.


Marken.

El pueblo en si es bastante bonito, algo sobredimensionado diría yo, pero merece la pena acercarse hasta aquí, pues las casitas y paisajes son muy bonitos.



Típicas casas de Marken.

Tenemos suerte ya que no hay demasiados turistas y podemos movernos a nuestras anchas y sacar buenas fotos para el recuerdo.


Foto de familia en Marken.


Marken.

Visitamos tranquilamente el pueblo, la pequeña y coqueta iglesia y los numerosos puentes colgantes que sirven para cruzar los canalitos.
Re emprendemos la marcha y nos vamos directamente a Volendam, nuestro próximo destino.


Lugar de pernocta.

Nos vamos al parking que hay a la entrada del pueblo. GPS: 52 29 28.48 N 5 03 49.94 E gratuito pero sin servicios, en principio no está permitido pernoctar, aunque nosotros lo hicimos con el consentimiento del guardia de seguridad de la zona.
Existe un área al lado, por lo que es otra buena opción para pernoctar.


Calles de Volendam.

Hace una tarde con mucha calma y el paseo por el pueblo se agradece, nos compramos unos helados que vamos tomando conforme vamos descubriendo este bonito pueblo costero.


Casas y canales de Volendam.

Aconsejo a los que se acerquen por allí que salgan de la Calle Haven que es la principal y más concurrida, a tan solo unas pocas calles paralelas descubriréis el Volendam más bonito y desconocido.


Canal de Volendam.

Perderse por un sitio así es lo más recomendable, descubrir detrás de cada esquina un rincón bonito, una casa preciosa, un canal donde nadan los cisnes, etc.


Otra foto más de Volendam.

Aquí hasta el cementerio que está en el mismo pueblo es bonito, lo tiene super cuidado y nos ponemos a medio chapurrear con un señor que está al cargo del mismo, nos enseña la zona común donde los más pequeños del pueblo yacen.
Con esto damos por concluida nuestra visita y nos vamos a las autos donde cenamos en grupo, pernoctando allí con la complacencia del vigilante de seguridad.
Hemos terminado nuestro periplo por tierras holandesas y mañana seguiremos ruta por Alemania con destino y parada en Colonia.


1 comentario:

Automecanica Servicios dijo...

gracias por publicar su viaje. estamos por hacer un recorrido similar y la información es de mucha utilidad ya que será nuestra primera experiencia en auto caravana .
salud