10 de mayo de 2010

( IV) Rothemburgo O. D. Tauber, Nurember, Bamberg


En este capítulo visitaremos lugares muy bonitos de esta zona de Alemania, una gran ciudad como Nuremberg, otra fascinante como Bamberg y alguna que ya conocíamos como Rothenburg Ob Der Tauber.

Zona por la que nos moveremos

Recorrido de esta entrada

Situación del parking


Schwäbisch Hall.

Salimos de Bad Wimpfen a la hora de comer y paramos en una zona de descanso de la autopista. Sacamos nuestra mesa y nuestras sillas y bajo la sombra de un árbol, nos ponemos a dar cuenta de nuestras viandas. Mientras la gente de numerosas nacionalidades que van parando se nos quedan mirando como nosotros comemos cómodamente sentados y ellos lo tienen que hacer de pie o sentados en el suelo, que ventaja más grande es viajar así. Hasta nos tomamos nuestro cafetito y después de reposar un rato y ver la tele, salimos en dirección a una ciudad que a mi personalmente me atrae, sin saber el por qué.


Schwäbisch Hall.

Llegamos a esta ciudad y me dirijo a una de las áreas que llevaba preparada, pero enseguida nos damos cuenta que va a ser difícil aparcar, ya que para ir al área hay que cruzar debajo de un puente, y éste no tiene la altura suficiente para pasar con la ac. Esto y las molestas pero necesarias obras que se están llevando a cabo, hacen que tengamos que dar varias vueltas y veamos difícil aparcar, por lo que la tropa se revela y dice que sigamos adelante. Que poco me conocen...


Iglesia de San Miguel. Schwäbisch Hall.

Con mi testarudez, consigo encontrar un aparcamiento bastante cerca del casco histórico. GPS: 49 06 32.43 N 9 43 58.85 E, solo estacionamiento en zona azul, lo suficiente para ver esta ciudad.
No me puedo creer que hayamos podido aparcar y refunfuñando me llevo a la tropa a ver esta población. Os diré que es una de las que más me ha gustado personalmente, es un sitio precioso, lleno de historia y en el que es imprescindible una parada de por lo menos 3 o 4 horas y perderse en sus calles, no os arrepentiréis.


Fuente de la Markplatz. Schwäbisch Hall.

Cruzamos por los puentecitos cubiertos de madera. Esta villa era célebre en la Edad Media, ya que aquí se acuñaba la moneda imperial de plata.
Subimos hasta la Markplatz que está en pendiente, llamándonos enseguida la atención la escalinata de la Iglesia de San Miguel, que sirve de estupendo escenario a los actores de un festival que se celebra todos los años de Junio a Agosto. Rodeando dicha plaza hay bonitas casas de entramado de los siglos XV y XVI.


Rathaus. Schwäbisch Hall.

Contemplamos la fuente de la plaza de 1509 que se apoya sobre un muro decorado con las estatuas de Sansón, San Miguel y San Jorge. Subimos los 53 peldaños de la escalinata que conducen a la Iglesia de San Miguel y admiramos la misma que es de estilo gótico y que contiene en su interior piezas en madera muy bonitas.


Schwäbisch Hall.

Bajamos hacia la zona más comercial del pueblo, sorprendiéndonos una tormenta, por lo que las mujeres aprovechan y se van de compras, mientras los hombres hacemos lo que sabemos, esperar en la puerta...
Aprovecho para dar yo solo un paseo por el pueblo, cuando escampa la tormenta y mientras el resto de la tropa termina de hacer las compras, disfruto de las callecitas de este bonito pueblo.


Schwäbisch Hall.

Ha merecido la pena quedarse a ver Schwäbisch Hall, un pueblecito encantador, situado en un lugar privilegiado, con sus casitas de entramado de madera asomadas al río verde y sus jardines tan bien cuidados. Grupos de chavales y chavalas, sestean en los verdes prados junto al río, aletargados por los calores poco frecuentes en esta zona de Alemania.


Schwäbisch Hall.

Nos marchamos con esa bonita sensación de tranquilidad, sosiego y paz que se respira en la ribera del río Kocher, donde personas y patos viven en perfecta armonía.


Situación de área de Rothenburg


Nuestro siguiente destino era Nuremberg, pero para ello tenemos que pasar muy cerca de una de las ciudades medievales más bonitas de Alemania, Rothenburg, y aunque el año pasado la vimos, este año al venir Alejandro no queremos que se la pierda y nos vamos hacia esta ciudad tan fascinante y maravillosa.


Área de autos de Rothenburg

Llegamos a Rothenburg y como el año pasado no nos gustó demasiado el área donde nos quedamos, decidimos quedarnos en la que sin duda es la mejor área de Rothenburg. GPS ( 49 22 13.80 N 10 10 59.98 E ). con todos los servicios, de pago, creo recordar sobre 10 euros las 24 horas y muy bien situada, a 5 minutos del casco histórico.
Enseguida, después de instalarnos, nos marchamos a ver esta ciudad.


Rothenburg Ob Der Tauber.

Lo primero que nos encontramos es la Spitaltor, esa torre o fortificación tan bien conservada. Construido este entramado en los siglos XVI y XVII, fue antiguamente un hospital.


Plönlein. Rothenburg Ob Der Tauber.

Seguimos por la Spitalgasse hacia la mmarkplatz. Pasamos bajo la Siebersturm y seguidamente llegamos a uno de los puntos más bellos de Rothenburg: El Plönlein, donde es imposible resistirse a hacer varias fotos, qué bonito es.


Rothenburg Ob Der Tauber.

Llegamos a la Markplatz con su imponente Rathaus, edificio gótico del siglo XIV, con su torre de 60 metros de altura.
A estas horas de la tarde ya no hay el trasiego de turista que invaden Rothenburg por la mañanas, por lo que se hace más intimo y da más de si, el paseo por las calles empedradas rodeadas de estas casas tan bonitas.


Rothenburg Ob Der Tauber.

Un paseo más y nos vamos hacia la ac ya que va siendo hora de cenar. Al encenderse la iluminación, Rothenburg se transforma en la ciudad medieval que hace siglos fue y las cosas se ven de distinta manera, uno logra transportarse unos siglos atrás mientras camina pos sus calles.
Antes, aprovechamos una red wifi abierta para echar un vistazo a los correos, messenger, periódicos, etc.


Rothenburg Ob Der Tauber.

Esta mañana es para seguir visitando lo que nos quedó ayer por ver, por lo que nos vamos de nuevo hacia la Markplatz. Bulliciosa como todas las mañanas, ingentes grupos de turistas se agolpan para ver el carillón famoso, aunque no demasiado bonito, del alcalde de Rothenburg que en la edad media protagonizó el famoso trago magistral.



Mucha gente para tan poca cosas, los hemos visto mucho mejores y sin tanto público, pero estas cosas suelen pasar en ciudades tan turísticas.


Rothenburg Ob Der Tauber.

Nos toca visitar la famosa tienda de navidad, que le habíamos prometido a Alejandro en Rüdesheim, cuando visitamos un aperitivo de la misma cadena. Esta sí es impresionante. Tienen de todo y si eres un apasionado de la Navidad, aquí te encontraras en tu salsa y te tendrán que sacar por la fuerza.



Recorremos de nuevo la ciudad, bordeamos sus murallas y pasamos por varias puertas fortificadas. No se cansa uno de recorrer Rothenbur, la verdad y no os molestaré con datos de los numerosos e interesantes lugares que se pueden visitar, ya que cualquier guía lo hará bastante mejor que yo.


Tan solo me limitaré a expresar sentimientos y sensaciones, que vuelven a ser los mismos que la primera vez que visitamos Rothenburg, quizás ahora sean mejores, ya que estamos los cuatro y nos sentimos afortunados de ver juntos esta bonita ciudad y que recomiendo que nadie se la pierda, solo se puede apreciar cuando estás aquí.


Con un hasta luego nos despedimos de este maravilloso lugar, que tanto nos ha emocionado ahora y hace un año cuando lo conocimos por primera vez y del que uno nunca se olvida...


Situación parking Nuremberg

Nos vamos hacia Nuremberg, donde pasaremos un día entero, o mejor dicho, una tarde y una mañana. Nos vamos a un área situada a un par de kilómetros del centro. Tan solo es parking y es gratuito. GPS: 49 27 33.72 N 11 06 46.66 E. Pocas plazas y situado en un entorno maravilloso. Un parque, un río, zonas deportivas y con numerosos carriles bici, que hace que en 10 minutos, en bici, estés en el centro de Nuremberg.


Área de acs de Nuremberg.

Al lado del área sale un carril bici que seguimos y bordeando el río, al cabo de unos 20 minutos nos plantamos en el centro histórico de Nuremberg. Dejamos las bicis al principio del centro histórico, al lado de la Iglesia de San Lorenzo (Lorenzkirche).
Este edificio es el primero que visitamos. Se empezó a construir en el año 1270 y se terminó 200 años más tarde y es de estilo gótico. Una visita a la misma y seguimos ruta.


Schöner Brunnen. Nuremberg

Llegamos a la plaza del mercado y los puestos se están recogiendo, por lo que solo van quedando aquellos que venden productos típicos, los de frutas ya casi no quedan. En uno de estos puestos compramos las famosas galletas de Nuremberg, envasadas en esas bonitas cajas de metal con detalles y dibujos de la ciudad, son muy bonitas y merezca la pena comprarlas, aunque sea para conservar las cajas. Nosotros compramos varias para llevar a la familia y cuando las probamos, comprobamos lo buenas que están, nunca habíamos probado unas galletas así.
Este lugar es muy bonito. Enfrente se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora ( Fraunkirche), construida en 1358 por orden de Carlos IV en un lugar donde estaba antiguamente una sinagoga Judía


Nuremberg.

El interior no es gran cosa, pero el exterior es muy bonito y su famoso carrillón puede verse por las mañanas a las doce.
El reloj que adorna la fachada, muy bonito, es del año 1509.
En el otro extremo de la plaza se puede admirar el Schöner Brunnen o Fuente hermosa, y según cuenta la leyenda quien pide un deseo mientras gira la argolla, éste se cumple. Por si acaso nosotros hacemos lo mismo que algunos turistas hacen y le damos vuelta a una argolla que está brillante de tanto tocarla y darle vueltas, al tiempo que cada uno de nosotros pedimos un secreto deseo...


Lorenzkirche. Nuremberg.

Ya va siendo hora de regresar al área, pero antes decidimos tomar algo en un Mac Donalds, ya que los críos hace tiempo que no degustan la tan ansiada comida basura.
De regreso, tenemos el susto del día y del viaje. Como no podía ser de otra forma, quien nos iba a dar el susto era uno de los nuestros, concretamente Paula, que se adelanta con la bici y se pierde, no llegando a la autocaravana. Nerviosos, empezamos a buscarla y conforme van pasando los minutos, la angustia se va tornando en desesperación al no dar con ella. Y ya cuando parece que la cosa no puede ir peor, aparece montada en su bici, diciendo que se ha perdido, será...
En fin, que otro disgusto más, de esos que no se pasan a la primera. Esperemos que sea el último.


Murallas de Nuremberg.

La noche ha sido muy tranquila en el área. Tras desayunar nos vamos otra vez a terminar de ver Nuremberg. Nos vamos directamente al castillo imperial de Nuremberg. Situado en la parte alta de la ciudad, se accede a él a través de callecitas empedradas, siendo esta parte de la ciudad una zona medieval de las mejores conservadas de Alemania. Concretamente desde la Iglesia de San Sevaldo se inicia el ascenso hacia el castillo


Nuremberg.

Aquí residieron todos los emperadores del sacro imperio germano desde los años 1050 hasta 1571. Se puede visitar el interior del mismo, aunque nosotros no lo hicimos. Todo el conjunto es muy bonito y te transporta a plena edad media. Desde aquí se pueden ver unas estupendas vistas de la ciudad y sirve para situarse. Los alrededores están llenos de restaurantes y tiendas y se pueden admirar algunas casas de entramado de madera muy antiguas y muy bien conservadas.


Castillo de Nuremberg.

Iniciamos el descenso hacia la parte comercial de Nuremberg, volviéndome y contemplando una vez más esta parte de la ciudad tan coqueta y tan bien conservada y que te hace pensar en como debió ser esta ciudad hace 500 o 600 años, verdaderamente una preciosidad.


Murallas de Nuremberg.

También visitamos la Iglesia de San Sebaldo, muy destruida en la Segunda Guerra Mundial, al igual que la mayor parte de la ciudad, aunque todo muy bien reconstruido.
En dicha iglesia hay una exposición muy interesante de fotografías, en las que se muestra el estado en que quedó dicho templo, tras los bombardeos aliados, y la ingente labor de los habitantes de Nuremberg para restaurar el templo de igual manera a como estaba antes de ser destruido, realmente impresionante.


Puente de Nuremberg.

En la ciudad se respira un gran ambiente, los comercios abiertos y la gente paseando por las calles. Los típicos puestos que venden las famosas rosquillas o lazos alemanes, compiten con los puestos de salchichas.
Otro punto interesante para los que vayáis a Nuremberg es la casa del artista Alberto Durero, convertida actualmente en un museo, aunque nosotros no estuvimos.


Nuremberg.

Decidimos pasar a comer en un restaurante, y nos pedimos unos kebaps. No nos terminan de gustar demasiado, los hemos probado mejores y nos vamos bordeando una bonita muralla. Aquí nos ocurre otra anécdota: a la entrada de esta zona amurallada, vemos unos carteles en alemán, claro,por lo que no entendemos lo que quieren decir, pero si que vemos unos dibujos de niños y cámaras con un aspa, como tachados. No le damos importancia y pronto vemos que en las ventanas hay asomadas unas mujeres algo ligeras de ropa. Yo que estoy haciendo fotos a las murallas, no me percato y es entonces cuando varias mujeres empiezan a vocearnos.


Iglesia de Nuestra Señora. Nuremberg.

Yo entiendo que nos quieren decir que no podemos tomar fotos y les digo en castellano, evidentemente, que a ellas no les estoy haciendo fotos, no son mi tipo que digamos, a la vez que dicen no kinder, que creo que es: no pueden entra niños a esta zona, recordando entonces las señales al inicio del recorrido. Al mismo tiempo, estas mujeres dicen: polizei, polizei, y Mati se empieza a poner nerviosa y nos insta a que salgamos de allí lo antes posible, por lo que decidimos salir de esta zona por una de las puertas que se abren en la muralla.


Catedral Nuremberg.

Nos damos cuenta, a posteriori, que hemos pasado por una especie de barrio rojo y nos reímos ante nuestro atrevimiento.
Recogemos de nuevo las bicis y ponemos rumbo a la ac, ya que queremos avanzar en el día de hoy hacia nuestro próximo destino: Bamberg.
A primera hora de la tarde nos despedimos de nuestros vecinos autocaravanistas italianos que se van para Berlin y que también veríamos en Bamberg. Llegamos a Bamberg y nos ponemos a buscar el área que llevábamos en el navegador. No hay suerte, a pesar de verla de lejos, no podemos llegar al acceso de la misma, por lo que decidimos probar suerte en el otro extremo de la ciudad.


Situación parking Bamberg


Localizamos el área a la salida de la ciudad. Tan solo es un estacionamiento, aunque es bastante barato, creo que un par de euros las 24 horas y situado a unos 2 kilómetros del centro histórico de Bamberg. 20 minutos andando, aunque al lado hay una parada de bus que en 5 minutos te deja en el centro. GPS: 49 53 09.55 N 10 54 10.66 E.


Area acs Bamberg.

Nos vamos andando al centro, aunque nos cuesta un poco encontrarlo ya que nos despista el cauce del río,ya que éste tiene varios cauces. Bamberg cuenta con más de 3000 edificios históricos compuestos de una gran variedad de estilos arquitectónicos que van desde el gótico hasta el barroco burgués. Está declarada Patrimonio de la Humanidad desde 1993.

Llegamos al Ayuntamiento antiguo, construído en una isla en el centro del río Peignitz. Esta parte de la ciudad creo que es la que más nos ha gustado, sobre todo la postal del Ayuntamiento desde el río Regnitz.


Ayuntamiento de Bamberg.

Según cuenta la tradición en la edad media el príncipe-obispo de Bamberg se negó a conceder a los burgueses de la ciudad un lugar para edificar el ayuntamiento y éstos crearon una isla artificial donde construyeron este edificio. Es un edificio muy bonito. Adornada su fachada de muy bonitas pinturas, lo que más destaca es el entramado de maderas doradas que se asoman a la corriente del río Regnitz.


Catedral de Bamberg.

Desde el puente que separa el ayuntamiento de la otra parte de la ciudad, se divisa una magnífica postal de casas asomadas al río, que asemejan a un barrio pesquero, un lugar muy bonito. Los rápidos del río en esta parte, son aprovechados por deportistas que con sus canoas hacen piruetas bajo el puente.
Cruzamos al otro lado de la ciudad y seguimos callejeando, hasta que subimos a la Domplatz, donde podemos contemplar la magnífica Catedral y que mañana cuando abra sus puertas visitaremos.


Neue Residentz. Bamberg.

Callejeamos un poco más y cansados de un largo día nos marchamos hacia la ac para descansar y cenar.
El día de hoy será otro más, dedicado a ver por la mañana lo que podamos de Bamberg y por la tarde partiremos hacia Dresde.
Volvemos al Ayuntamiento, pero esta vez nos acerca el bus que cogemos al lado del área. Subimos a la Catedral y la visitamos por dentro. Construida en el 1012, aunque a lo largo de su vida ha sufrido incendios y daños lo que la ha llevado numerosas reconstrucciones. Es de la época de transición del románico al gótico y exteriormente resaltan sus esbeltas cuatro torres.


Interior de la Neue Residentz.

Vemos la famosa figura ecuestre del caballero de Bamberg de autor desconocido, del siglo XIII, que representa a un rey, tal vez San Esteban. También vemos la lápida sepulcral de Enrique II y su esposa Cunegunda. Un obra que se tardó 14 años en construirse. La Catedral es impresionante y la visita se alarga dado el interés de todo lo que hay que ver.
Al salir nos vamos a la Neue Residenz (Nueva Residencia), el palacio de mayores proporciones de Bamberg con dos alas de estilo renacentista y otras dos de estilo barroco.


Bamberg.

Sacamos la entrada y la visitamos por dentro. En la primera planta se exhiben obras de maestros alemanes, exposición que visitamos mientras se forma un grupo para una visita guiada en inglés.También distribuyen guías en castellano.
En la planta segunda se encuentran los aposentos de los príncipes. Lujoso mobiliario y magníficos suelos de parket. Siendo la sala imperial las que más destaca por sus bellas pinturas alegóricas y retratos en las paredes.


Altes Rathaus. Bamberg

Visitamos los jardines de la Residencia desde donde hay magníficas vistas de la ciudad y del convento de San Miguel más arriba.
Descendemos hacia el centro de la ciudad y nuestros pasos confluyen hasta el ayuntamiento. Data del siglo XIV, aunque en el siglo XVIII fue transformado al estilo barroco. El fresco de su fachada es espectacular y los que más llama la atención: la casa del capataz, un pequeño edificio de vigas entramadas elevado sobre un saliente del puente que apunta hacia el curso del río, lo que le da un aire de una popa de barco.


Barrio de los pescadores. Bamberg.

Visitamos el barrio de los pescadores, un lugar muy bonito y romántico. Se puede hacer un paseo en barco desde aquí y disfrutar de la ciudad desde un privilegiado emplazamiento.
Bamberg merece una visita más larga, quizás un par de días sean suficientes para admirar todo el conjunto que posee esta ciudad, perderse por sus calles empedradas y admirar las casas y plazas que uno va descubriendo en cada esquina, pero los chiquillos son los que mandan y tras una buena comida partimos rumbo a nuestro próximo destino: Dresde.



No hay comentarios: